lunes 06 de febrero de 2023
ACTUALIDAD anticipo exclusivo

“Guía del cannabis para la mujer”: un libro que suma una mirada sobre los beneficios de la planta

La autora estadounidense Nikki Furrer explica por qué es beneficioso el consumo de marihuana y qué se debe tener en cuenta para un debate con información.

10-01-2023 14:26

“Guía del cannabis para la mujer” es un libro de Editorial Ariel escrito por la estadounidense Nikki Furrer que tiene una ruta narrativa clara: desarticular los argumentos del prohibicionismo con datos, vivencias y algo de ciencia. Por eso, la autora explica por qué el cannabis es bueno para tener sexo, para comer, para el dolor de espalda y el sueño.

El anclaje punitivista contra la planta fue solventado por las palabras que Richard Nixon dio en junio de 1971 como presidente de Estados Unidos. Allí declaró a las drogas como “el enemigo número uno” del país, invitando a un avance mundial para “lidiar con los problemas de las fuentes de oferta”. Furrer no menciona la denominada “Guerra contra las drogas”, pero su libro apunta a mostrar una mirada paralela, exorcizada de cualquier prejuicio.

Por eso su relato está lleno de historias personales con clientes en el dispensario que fundo en la Zona Oeste del país norteamericano. Allí es posible encontrar desde una mujer de 60 años que camina con un bastón y no puede dormir hasta personas que se relacionan con el cannabis para aumentar su apetito.

En seis partes, brinda detalles desde lo cotidiano y lo científico, esgrime por qué se debe consumir cannabis, por qué “nos hace sentir felices y saludables”, qué variedad comprar, como inhalarlo, como comerlo y de qué manera implementarlo para dolores en el cuerpo. Además, en esa última parte se detallan los beneficios de la planta en el sexo.

 20221015_cannabis_medicinal_cedoc_g
El cannabis de uso medicinal ha ganado terreno en el último lustro en Argentina.

Dice la autora: “Desde el inicio de los tiempos, y hasta 1937, el cannabis se utilizó para mejorar la salud, el bienestar y la belleza. La Reina Victoria usaba una tintura de marihuana para aliviar sus cólicos menstruales. Se ha dicho que JFK (NdR: John Fitzgerald Kennedy, ex presidente de Estados Unidos) se prendió uno en la Casa Blanca para aguantar el dolor. Se ha encontrado marihuana en tumbas antiguas. Hasta la Prohibición, las farmacias estaban bien abastecidas de tinturas y cremas de marihuana, y los farmacéuticos creaban medicamentos de marihuana hechos a medida”.

Sistema endocannabinoide y formas de consumo: el adelanto de “Guía del cannabis para la mujer”

En 1988 la neurofarmacóloga y bioquímica Allyn Howlett concluyó en que el cerebro tenía receptores de cannabinoides a los cuales denominó CB1. La ciencia afirma que este componente se encuentra en órganos centrales como el cerebro, los pulmones y el intestino. En 1993, Sean Munro descubrió el receptor CB2, localizado en el bazo, en las células gliales del cerebro, en células óseas, musculares y hepáticas, y en las neuronas del tallo cerebral.

Todos estos receptores desperdigados en el cuerpo son parte del sistema endocannabinoide a los cuales Nikki Furrer denomina “candados” que son abiertos por las “llave” del cannabis. “Los estudios han demostrado que cuando se desarrollan en el cuerpo afecciones como el dolor, la ansiedad, la artritis y la EM, el sistema endocannabinoide responde creando más receptores y endocannabinoides para hacernos sentir mejor y reducir el dolor”, detalla la autora.

El compuesto cannábico más utilizado en la actualidad para paliar los dolores del cuerpo es el CBD (cannabidiol). En el libro se destaca que “reduce la inflamación, el dolor, la artritis, los espasmos musculares y la epilepsia, y también combate las células cancerosas”.

El Conicet lanzó una empresa de base científica que busca estimular la industria del cannabis medicinal

Furrer da una definición contundente sobre la diferencia entre el CBD y el THC, los dos cannabinoides más famosos de la planta. “La diferencia es que el THC nos coloca, el CBD no. El CBD no nos da risitas ni bajones o antojos como el THC. Mientras que el THC está de fiesta, el CBD está en casa haciendo la tarea”, resume. Ambos, sin embargo, tienen beneficios en común como la función analgésica, antioxidante y antiinflamatoria.

El recorrido de Furrer a lo largo del libro ofrece una mirada pedagógica sobre la planta. No significa necesariamente que cambiarán los hábitos de quienes son usuarios de la marihuana y quienes no, pero el aporte más valioso es presentar argumentos que redescubren los beneficios del cannabis.

En ese plano enseña las distintas formas de consumo que existen. El cannabis se inhala, se come e incluso se implementa por aplicaciones sublinguales y en el recto. “Son la forma más eficaz de consumir marihuana”, dice la escritora.

Tal vez para entender el contenido entero baste una cita de las primeras páginas, donde cuenta cuál es el objetivo del trabajo. “Por supuesto hay muchos libros sobre marihuana (de cocina y de jardinería, sobre la historia de su legalización) pero no podía encontrar uno que llevar a mi madre a su primer viaje de compras al dispensario o a su primera vez colocada. Porque mientras más sepamos sobre el cannabis, más sencillo será usarlo de un modo que sea eficaz para nosotras”, dice Furrer, que más allá del título que invita a las mujeres, hace extenso el convite para todos los géneros.

GI / MCP

En esta Nota