jueves 23 de septiembre de 2021
ACTUALIDAD PASO 2021
12-09-2021 23:43
12-09-2021 23:43

María Eugenia Vidal y una victoria de menor a mayor: Larreta, los aliados, discurso anti-K y recorridas sin respiro

El desafío de la candidata ahora es retener todo el caudal electoral de las tres fuerzas y sumar votos anti K. Los cambios en su campaña, el rol del jefe de Gobierno y el futuro de JxC en la Ciudad. Detalles inéditos de una noche vidalista.

12-09-2021 23:43

María Eugenia Vidal fue de menor a mayor en estas PASO 2021. Hace tres semanas, en un acto con jóvenes, ensayó en Parque Thays el discurso más duro contra el kirchnerismo que se le conozca. “Nosotros no les vamos a decir cuándo van a tener sexo”, les planteó en medio de un insólito debate sobre el tema de parte de la candidata del Frente de Todos, Victoria Tolosa Paz. Ese día, acompañada del candidato a legislador porteño, Emmanuel Ferrario, sintió que encontró el tono de su campaña. Su frase fue viralizada por su equipo. Y, a partir de allí, comenzó a construir una campaña que la tuvo como protagonista.

Venía de las primeras semanas donde tuvo que explicar el paso de distrito y permanecer a la defensiva para pasar a ser una Vidal “intensa”, como suele autodenominarse: entrevistas en medios de comunicación y, sobre todo, hasta cinco recorridas y encuentros con vecinos por día. En materia política, la ex vicejefa porteña se refugió en dos cuestiones centrales: por un lado acercarse a todos los aliados, desde Patricia Bullrich (con quien generó un vínculo personal que no habían tenido) pasando por haber sumado a Mauricio Macri. Y también con los tres pilares de la gestión del Gobierno de la Ciudad: Soledad Acuña (Educación), Fernán Quirós (Salud) y, claro, su amigo Horacio Rodríguez Larreta, quien le ofreció la candidatura y la convenció para que juegue en la Ciudad.

CABA: con 98% de mesas escrutadas, Juntos duplica los votos del Frente de Todos

La relación entre Vidal y el jefe de Gobierno porteño nunca estuvo en duda pero hoy pasa su mejor momento. La amistad que construyeron desde que en 1997 él la llevó a trabajar al Anses y a la Fundación Sophia hoy se tradujo en una victoria electoral clave para Larreta pero también para ella. En el búnker de Costa Salguero se fundieron en un abrazo cuando bajaron del escenario.

Juntos por el cambio 20210912

También jugó sus cartas con la boleta: hasta se la vio con Fernando Iglesias, con quien históricamente comparte poco, pero decidió que era momento de sumarlo también a las actividades proselitistas. Bajo esos pergaminos, su discurso se fue endureciendo progresivamente de manera natural ya que los tres primeros candidatos debajo suyo son “halcones”: el radical Martín Tetaz, la “lilita” Paula Oliveto y el propio Iglesias.

Y enfrente, para las PASO, había un “halcón-bulldog”: Ricardo López Murphy, quien nunca cesó en sus duras críticas al kirchnerismo. Ahora, el ex ministro de Defensa será cuarto en la boleta que encabeza la ex vicejefa y Roberto García Moritán quinto en la lista de legisladores porteños.

Javier Milei, exultante, arengó a sus libertarios tras conquistar el 13%: "Este es solo el primer paso"

Las PASO de María Eugenia Vidal

Durante el día, tras almorzar con su familia en la casa de sus padres en Haedo, Vidal fue siguiendo en su teléfono celular lo que ocurría. Su histórica mano derecha, quien estuvo en el búnker, Federico Salvai, le daba calma. Le llegaban supuestos bocas de urna con Leandro Santoro, el candidato K, en casi 30%. Terminó debajo de 25%. O una versión de que ella no llegaría a 30%. Lo superó por más de 3%.

Pasadas las 20 horas Vidal llegó al búnker de Costa Salguero con sus dos hijas. Ya estaban Macri, Bullrich y Larreta. Abrazó a uno por uno hasta que empezaron a llegar los resultados de las mesas testigo que la daban arriba como la candidata más votada de la Ciudad. En esos momentos entró López Murphy, quien saludó al jefe de Gobierno y luego a la candidata con un abrazo efusivo. Se escucharon aplausos en el VIP de Costa Salguero.

Esteban Bullrich en una recorrida con Vidal y Larreta

La construcción del acuerdo electoral fue complejo. El jefe de la campaña porteña, el secretario General, Fernando Straface, pasó buena parte de la previa a las PASO haciendo equilibrio: había que sumar a todos actores, desde la UCR y la Coalición Cívica pasando por Confianza Pública (el partido de Graciela Ocaña) hasta la boleta de Republicanos Unidos que llevó a Ricardo López Murphy.  

Ahora el desafío de Vidal pasará por, no solo retener los 48 puntos de las PASO, sino por ir a buscar más votos. Larreta ya la desafió: si se incrementa el nivel de participación puede haber más votos para JxC. Incluso bajo su mirada, hay entre un 65% y un 70% del electorado porteño que podría votar esa boleta.

Para noviembre todo está abierto: JxC tiene que revalidar la elección de 2017 donde Martín Lousteau fue por afuera y Elisa Carrió por adentro y sumaron 62%. Una tarea política casi imposible. Pero una meta altísima que le queda por delante a Vidal.