ACTUALIDAD
Elecciones 2023

Patricia Bullrich pone en juego el futuro de JxC y aspira a llevarse el voto útil anti K

La candidata presidencial puso todo en las últimas dos semanas: apoyo de Macri, Larreta como jefe de Gabinete y críticas a la corrupción kirchneristas más una fuerte diferenciación con Milei. Qué escenarios se abren y qué espera la exministra de Seguridad. Los detalles del fin de una campaña álgida.

Bullrich
- | CEDOC

“Vivan esta elección como lo que es: la más importante de la historia de Juntos por el Cambio. Es un momento bisagra. Dejemos todo en la cancha para que Patricia sea la próxima presidenta de los argentinos”. Los aplausos para el gobernador electo de Chubut, Ignacio “Nacho” Torres, en la última cumbre, reservada, del PRO hace menos de un mes en Belgrano fueron una de las tantas catarsis por las que viene dándose el último tramo de la campaña de JxC.

Es que el clima, enrarecido por la disparidad de las encuestas y el escenario de las PASO en tercios, complicaron las aventuras electorales, en especial para la candidata presidencial. Acaso por ello, hoy Patricia Bullrich se jugará mucho más que su intento de llegar a la Casa Rosada: el futuro del frente opositor que se construyó en 2015 con Mauricio Macri, el radical Ernesto Sanz y Elisa Carrió, y que, tras la derrota de 2019, logró mantenerse unido a pesar de las internas.

En este marco, la elección de hoy marcará el futuro de manera inequívoca. Bullrich siente que, tras los últimos 15 días de campaña, donde anunció a Horacio Rodríguez Larreta como jefe de gabinete, logró que Macri sea más duro con Javier Milei y tuvo una épica anti kirchnerista, se colará en la segunda vuelta a suerte o verdad.

De todas formas, el test pondrá a prueba también el futuro. Hay quienes sostienen que JxC podría desaparecer con una derrota e incluso ya se habla de una “liga de gobernadores” pero con otro formato e incluso otros nombres que puedan sobrevivir políticamente hablando. Eso sí: ese rearmado no tendría a Macri como actor central. En eso acuerdan la Coalición Cívica, la UCR y un sector del PRO. De hecho se abriría la lucha sobre un eventual apoyo – en un eventual ballottage e incluso en futuras leyes – con Milei. Resistencias sobran hoy. Incluso dentro del bullrichismo.

Es más: intercedió de manera personal Hernán Lombardi ante la ausencia de críticas certeras contra Milei. Por ello en las últimas dos semanas hubo video, alocuciones y hasta un tweet donde el expresidente cuestiona la falta de equipo de LLA y, en un posteo en Twitter, habla de la libertad de expresión como pieza fundamental de la democracia y contraponiendo las actitudes de Milei ante los medios de comunicación.

Pero, sin la hipótesis derrotista como marco, desde el segundo debate presidencial, apuntan en el equipo bullrichista, la exministra de Seguridad se soltó más y dejó de cuidarse con las declaraciones. En particular con un discurso durísimo contra “la corrupción kirchnerista” basándose en el caso Insaurralde y en el de “Chocolate” Rigau, además de serias críticas a la economía de Sergio Massa. Y, por otro lado, contra las presuntas contradicciones de Javier Milei y las propuestas alocadas como la de la candidata Lilia Lemoine sobre la posibilidad de que un padre no se haga cargo de sus hijos.

Con todo, hoy la candidata irá a votar pasado el mediodía cerca de su departamento a media cuadra del Jardín Botánico, en Palermo, y luego almorzará en familia con su marido, Guillermo Yanco. Seguramente participe su único hijo, Francisco, con sus nietos, por quienes tiene una devoción particular.

Tras ello, piensa reunirse con su equipo más pequeño en las oficinas en la calle Irigoyen, frente a Plaza de Mayo. Antes de las primarias, frente a ese edificio se concentraron un grupo de militantes al grito de “Patricia presidente”. Recién estará en el búnker de Parque Norte – el mismo que se usó en las PASO – después de las 20 horas. El salón Golden Center será nuevamente el lugar elegido: tiene escaso espacio para la militancia y menor aún para el periodismo. Aún en el PRO añoran el predio de Costa Salguero donde el espacio para dirigentes, candidatos y prensa era cuatro veces mayor.

Por su lado, el compañero de fórmula, Luis Petri, le toca votar en su Mendoza natal a las 9.30 de la mañana, con lo cual se encontrarían por la tarde.

Por su parte, Néstor Grindetti, candidato a gobernador bonaerense y pieza clave para cualquier resultado nacional, tiene pensado desayunar en una confitería de Lanús junto a su jefe de campaña, el diputado provincial Adrián Urreli, luego pasará por una parroquia para celebrar misa y finalmente, antes del mediodía estará votando en su municipio.

Para el almuerzo se reunirá con todo el equipo de JxC en la Provincia: Cristian Ritondo, primer candidato a diputado, Maximiliano Abad, radical y candidato a senador nacional, más Diego Santilli, Joaquín de la Torre y el intendente platense Julio Garro, entre otros.

Por la tarde descansará y recién llegará al búnker pasadas las 19 horas cuando las mesas testigo empiecen a dar las primeras estimaciones.