sábado 21 de mayo de 2022
ACTUALIDAD el futuro del gobierno
14-05-2022 23:50

Sin cese al fuego por la economía, los socios del FdT están dispuestos a abrir un canal de diálogo

Guzmán seguirá siendo apuntado por los Kirchner y Massa, que intentarán recomponer con el Presidente. El ministro buscó reunirse con la vice, pero Máximo dejó en claro el rechazo.

14-05-2022 23:50

El celular de Máximo Kirchner y el de Mariano Cabral se encendieron esta semana con un levantamiento de bandera blanca. En momentos en que el índice de inflación dejaba otro mal número, el hijo y el secretario de Cristina Kirchner recibieron un mensaje por el que Martín Guzmán se ponía a disposición y mostraba su interés por reunirse con la vicepresidenta. Pero el kirchnerismo, al que ahora se sumó –para quedarse– Sergio Massa, no está dispuesto a cesar el fuego contra el ministro mientras sí empiezan a mostrar gestos que abrirían instancias para recuperar el diálogo perdido con el Presidente.  

Quien buscó tender un puente fue Rodrigo Ruete, subsecretario de Relaciones Institucionales del Ministerio de Economía y hombre de Guzmán cuando se trata de relaciones políticas. El mensaje que envió este dirigente no cayó bien en un kirchnerismo que cree que no hay vuelta atrás en el vínculo con el ministro y la respuesta fue pública: Máximo Kirchner volvió a cuestionar duramente a Guzmán.

El kirchnerismo cree que no hay vuelta atrás en el vínculo con el ministro

“El ministro de Economía dice que no tiene apoyo político. Ahora me pregunto: tiene el apoyo del FMI y Kristalina, tiene el apoyo de la CGT, tiene el apoyo del Presidente y de Clarín. ¿Qué más apoyo querés?”, dijo el diputado en un acto en Lanús. Si a Guzmán le quedaban dudas, esa fue la respuesta a su pedido de tregua. El legislador no está dispuesto a sentarse con el funcionario y mucho menos la vicepresidenta. Tal como adelantó PERFIL, el “debate” por la redistribución del ingreso se dará desde el Congreso y el ministro de Economía deberá ir detrás de ellos.

Un texto por el que todos los que tengan bienes en el exterior sin declarar deben realizar un aporte especial para pagar la deuda con el Fondo Monetario Internacional, la presentación de un proyecto de resolución en el que solicita que se adelanten los aumentos pautados por el Consejo del Salario para el mínimo, y la iniciativa de un plan de pago de deuda previsional para que personas en edad de jubilarse puedan abonar períodos faltantes y acceder a la jubilación, fueron los tres movimientos que hizo el kirchnerismo adelantando cómo será, a partir de ahora, la discusión económica dentro del Frente de Todos.

Horas atrás, Massa también decidió enviarle un mensaje a Guzmán desde el Congreso. El jueves por la mañana, el titular de la Cámara de Diputados le envió una carta al ministro para que adelante el aumento del piso a partir del cual los trabajadores en relación de dependencia tributan el Impuesto a las Ganancias. Esta iniciativa sorprendió al ministro, pero no a Alberto Fernández ya que el líder del Frente Renovador lo habló con el Presidente el día previo.

Massa y el jefe de Estado chatearon el miércoles antes del partido que Argentinos Juniors jugó contra Estudiantes y que Tigre enfrentara a River. El diputado le planteó que la oposición estaba preparando un reclamo similar, por lo que Massa no podría perder esta bandera por la cual ya había conseguido que 1,5 millones de trabajadores dejaran de pagar Ganancias.

Fernández avaló la iniciativa, pero Guzmán respondió de manera dura horas después. “Es una obviedad que se actualizará el piso a partir del cual los trabajadores en relación de dependencia pagan (el impuesto a las) Ganancias en función de la evolución de la inflación”. El ministro que sigue teniendo el respaldo del Presidente agregó: “Es lo que razonablemente establece la ley para que el beneficio a las trabajadoras y los trabajadores no se pierda con la inflación, y es lo que el Gobierno ejecutará”.

Estas declaraciones no cayeron bien en la intimidad del titular de la Cámara de Diputados, desde donde preparan otra iniciativa que va a molestar al ministro. Además, recuerdan que días atrás, el ministro recibió el respaldo de Massa en la discusión por la quita de subsidios energéticos. Fue cuando ante la AmCham dijo que “la Argentina tiene un régimen de subsidios que funciona como ‘Hood Robin’” para defender un “régimen de subsidios segmentados”. Prometen que ése será el último gesto del legislador con Guzmán y que ahora no solo tendrá que lidiar con un Máximo Kirchner molesto.

“Lo que no entiendo es cómo tiene tiempo de estar riéndose de CFK en la televisión a 24 horas de conocer el número de inflación. Salvo que la inflación no le importe”, le dijo un dirigente K a este medio después de enviar el video en el que en TN muestran una animación de Guzmán esquivando golpes de socios del Frente de Todos con el ministro en el piso respondiendo con humor.

A esto también se refirió Máximo Kirchner: “Vemos dirigentes de monopatín en los medios, que van con el monopatín, de medio en medio, y logran que los traten bien. No sé las concesiones que harán”. Otra frase que grafica que Guzmán deberá enrollar la bandera blanca.

No habrá cese al fuego cuando se trate de la figura del ministro de Economía, pero los socios de la alianza que se concentra en el Congreso aseguran que están dispuestos a abrir instancias de diálogo con el Presidente si el jefe de Estado acepta, como esta semana, las medidas que se lanzan desde el Congreso.

 

En el entorno de Máximo aseguran que el discurso de Lanús no estuvo dirigido a Alberto

Desde el entorno más íntimo de Máximo Kirchner aseguran que el discurso en Lanús no estuvo dirigido al Presidente y resaltan algunas frases del diputado con elogios al jefe de Estado que estaban ausentes semanas anteriores. “Gracias a Dios el presidente Alberto Fernández escuchó con buen tino y acompañó esa idea por lo cual no le agradezco yo en mi nombre, sino en el nombre de trabajadoras y trabajadores”, fue una de las palabras que buscaron distender la relación, además de resaltar el rol que tuvo el Estado durante la pandemia: “Hubo un Estado que entendió que tenía que estar presente y lo hizo a través de dos políticas públicas, si bien no perfectas, necesarias y eficientes al fin que buscaron: el ATP que ni siquiera muchos trabajadores saben que la plata la puso el Estado y el IFE”.

El Presidente también hace su propia lectura sobre la última aparición CFK: rescata que su compañera de fórmula ya no haya criticado el acuerdo con el FMI y lo ve como un buen gesto que demuestra que esa discusión quedó atrás. De todos modos, Fernández parece no incomodarse ante la crisis interna que protagoniza junto a Cristina Kirchner y cree que forma parte de la nueva normalidad de su gobierno. Asegura que tiene la decisión política de avanzar con temas que generan controversia en su propio frente y no cree que las diferencias políticas sean insalvables: “Los dos queremos llegar a Mar del Plata, solo que Cristina quiere ir por la ruta 11 y yo por la 2”, describe.