sábado 13 de agosto de 2022
BLOOMBERG Sin control

Las subas de precios diarias potencian la crisis inflacionaria en Argentina

Incluso en una economía global que se vio repentinamente agitada por la inflación, la situación es extrema y marca el inicio de una nueva fase vertiginosa que aumentará la presión sobre el Gobierno.

08-07-2022 09:42

El domingo por la mañana, los argentinos se levantaron temprano y corrieron a la tienda de abarrotes, a la panadería, al centro comercial, o a donde pudieran ir para abastecerse rápidamente.

La noche anterior había caído una bomba política: Martín Guzmán, el ministro de Economía, había renunciado repentinamente. Y los argentinos, acostumbrados desde hace mucho tiempo al caos financiero, sabían que la crisis actual estaba a punto de empeorar. Entonces, antes de que el peso pudiera desplomarse cuando los mercados reabrieran y antes de que los minoristas pudieran subir los precios, querían comprar lo esencial lo antes posible.

Se convirtió en una carrera contra la inflación en un país que ya tenía una de las tasas más altas del mundo: un 60% anual hasta mayo. El tipo de cambio paralelo de Argentina, libre de los estrictos controles de divisas del Gobierno, ha caído un 17% en lo que va de la semana, lo que llevó a los dueños de tiendas de Buenos Aires a publicar letreros anunciando un recargo del 20% en todos los precios listados.

Por qué la inflación de Argentina no se puede comparar con las de otros países

Los precios de los colchones y las bicicletas subieron un 18% en solo una semana, mientras que los televisores ahora cuestan un 13% más y los precios de los teléfonos celulares aumentaron un 8%, según datos de alta frecuencia analizados por la consultora Ecolatina, con sede en Buenos Aires.

Nadie tiene una estrategia, solo estamos viviendo el momento”, dijo el jueves por la tarde Maximiliano Martínez, gerente de una pequeña tienda de electrodomésticos en una zona comercial de Buenos Aires. Al igual que otros, Martínez aumentó los precios de todos los artículos de su tienda (máquinas de café, tostadoras, licuadoras, auriculares) en un 20%. Él dice que sus proveedores inmediatamente subieron sus precios en un 35%. Está tratando de comprar etiquetas de precios digitales, dijo, porque se está volviendo difícil actualizar los precios en constante aumento. “No puedo cambiar todas las etiquetas de precios”.

Incluso en una economía global que se vio repentinamente agitada por la inflación, esto es extremo. Y presenta el espectro de que la perenne espiral inflacionaria esté entrando en una nueva fase vertiginosa que aumentará la presión sobre el asediado presidente Alberto Fernández y que causará más dificultades a una población que lleva años perdiendo poder adquisitivo.

La inflación y la geopolítica empañan perspectivas de crecimiento en Estados Unidos

Guzmán, aunque no era el favorito de Wall Street, era visto como el garante del tenue y crucial pacto financiero del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional. Las reservas de divisas fuertes del país están disminuyendo; sus bonos extranjeros, que acaban de reestructurarse en 2020 después de un tercer default de pago en este siglo, se cotizan a solo 20 centavos por dólar; y la brecha entre el tipo de cambio paralelo —a 295 pesos por dólar— y el tipo de cambio oficial —a 127 por dólar— se disparó a niveles no vistos desde el último pánico devaluatorio de 2020.

Para empeorar las cosas, Fernández está enfrascado en una guerra territorial con su poderosa vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner. Guzmán quedó atrapado en el medio. Se considera que su reemplazo, una economista poco conocida llamada Silvina Batakis, está más alineada con la expresidenta Fernández de Kirchner, líder del ala más radical y populista de la coalición gobernante.

Normas

No quieres estar en la vereda opuesta a Fernández de Kirchner, especialmente en el tema de los precios. Basta con preguntarle a Federico Braun, presidente de la cadena de supermercados La Anónima, quien bromeó en una conferencia de negocios en junio sobre que está subiendo los precios todos los días debido a la alta inflación. Ese mismo día, Kirchner y los legisladores leales a ella arremetieron en su contra, desatando una pesadilla de relaciones públicas.

No son solo los grandes nombres. Incluso las pequeñas empresas temen a la reacción negativa de los clientes por elevar los precios. El año pasado, el gerente de una panadería de Buenos Aires subió los precios cada dos meses. Ahora espera hacerlo de forma casi semanal. El gerente, que pidió no ser identificado por temor a perder clientes, dice que en lo que va del año sus insumos se han disparado: el precio de la mantequilla ha subido un 80%; el de la leche, casi un 100%; y el del trigo, un 120%.

What A Difference A Week Makes | Even by Argentine standards, prices soared after Guzman resigned Saturday

El gerente informó que los clientes se apresuraron el domingo y el lunes a comprar bolsas de granos de café importados, abasteciéndose antes de que los precios se dispararan o surgiera escasez. Los propios dueños de negocios también se están abasteciendo. Víctor Natasi, dueño de la tienda de vinos Autre Monde en Buenos Aires, redobla su estrategia con sus proveedores.

“Lo primero es comprar vinos de alta gama que aumentan de valor con el tiempo y tienen una buena vida útil antes de que suba el precio”, dice Natasi. Si no se abastece rápidamente, “podría observar un recargo repentino del 20% al 30% de un día para otro”.