jueves 29 de julio de 2021
BLOOMBERG Estados Unidos
15-07-2021 10:26

Joe Biden mantiene prohibición de viaje a europeos pese a súplicas

Los Gobiernos europeos están cada vez más frustrados con la Administración de Biden por negarse a levantar las reglas de viaje que impiden que la mayoría de sus ciudadanos viajen a Estados Unidos y se refirieron a reglas inconsistentes, costos económicos y una estrategia obsoleta para detener el coronavirus.

15-07-2021 10:26

Los Gobiernos europeos están cada vez más frustrados con la Administración de Biden por negarse a levantar las reglas de viaje que impiden que la mayoría de sus ciudadanos viajen a Estados Unidos y se refirieron a reglas inconsistentes, costos económicos y una estrategia obsoleta para detener el coronavirus.

EE.UU. ha eliminado la mayor parte de sus restricciones pandémicas nacionales, pero los viajes internacionales se han mantenido restringidos en medio del aumento en los casos de la variante delta, que es altamente contagiosa.

Los diplomáticos dicen que la Administración de Biden no ha dado ninguna indicación de la fecha en la que podría revertir las reglas que prohíben los viajes desde la zona Schengen de 26 países, meses después de la creación de un grupo de trabajo para abordar el problema, incluso cuando las tasas de vacunación aumentan y la evidencia científica sugiere que la prohibición tiene poca eficacia.

Europa en la era Biden

El problema seguramente surgirá el jueves cuando Angela Merkel comienza la que probablemente será su última visita oficial a Washington como canciller alemana. Las visitas europeas a EE.UU. en mayo todavía estaban un 95% por debajo de los niveles prepandémicos, según la Asociación de Viajes de EE.UU.

Un diplomático europeo, que pidió no ser identificado al discutir la molestia de su nación con EE.UU., dijo que la situación ahora es desesperada y que el malestar va en aumento. Si bien Europa alivió muchas restricciones a los viajeros estadounidenses en junio, EE.UU. se ha negado a hacerlo, lo que perjudica esencialmente la temporada turística de verano. La prohibición también complica la vida de los viajeros de negocios, estudiantes y otras personas.

Inconsistente con la ciencia

En términos más generales, los críticos argumentan que la prohibición de que ciudadanos no estadounidenses viajen a EE.UU. dentro de los 14 días posteriores a su estadía en Europa, medida que impuso Donald Trump en marzo de 2020, es inconsistente con la insistencia de la Administración de Biden en regirse por la ciencia.

Las asediadas aerolíneas estadounidenses también se están frustrando, ya que las rutas transatlánticas tienden a ser muy rentables.

Que países levantaron las restricciones por el COVID-19 y se puede viajar estando vacunado

Otro funcionario europeo que también solicitó permanecer en el anonimato dijo que se está volviendo cada vez más difícil para las empresas europeas mantener y aprovechar sus inversiones en la economía estadounidense si los viajes de negocios permanecen suspendidos, lo que podría provocar la pérdida de puestos de trabajo. La Unión Europea continúa siguiendo de cerca la situación de salud en ambos lados del Atlántico y se podrían hacer ajustes a las reglas de viaje de manera rápida y coordinada, dijo el funcionario.

Si bien EE.UUU. esperaba levantar las restricciones este verano, el aumento en la variante delta del coronavirus ha hecho que una flexibilización de la prohibición de viajar sea cada vez más improbable, a pesar de que la variante ya está muy extendida en el país. De hecho, la variante delta ahora representa más de la mitad de los casos en EE.UU., según estimaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Una carta del 7 de julio firmada por un grupo bipartidista de 75 miembros del Congreso de EE.UU. instó al Gobierno a levantar las restricciones de viaje, argumentando que los estudios han demostrado que es poco probable que los viajeros entrantes porten o transmitan el virus. Dijeron que mantener las restricciones de entrada daría como resultado la pérdida de 1,1 millones de puestos de trabajo y US$175.000 millones para fin de año.