Despejado
Temperatura:
19º
Ciudad:
Buenos Aires
viernes 20 de septiembre de 2019 | Suscribite
BLOOMBERG / OPINIÓN
lunes 9 septiembre, 2019

En huelga, British Airways comete gran error para una aerolínea

Las huelgas de pilotos que dejaron en tierra casi todos los vuelos de British Airways (BA) durante los próximos dos días son un buen ejemplo.

Galería de imágenes

Chris Bryant


Fotogalería
British Airways Will Seek Injunction to Block Any Pilot Strike Foto: Bloomberg

En el negocio de las aerolíneas no hay nada más perjudicial para la armonía interna de una empresa que obtener ganancias. Las huelgas de pilotos que dejaron en tierra casi todos los vuelos de British Airways (BA) durante los días 9 y 10 de septiembre son un buen ejemplo.

A diferencia de la mayoría de los sectores industriales, la situación habitual de las aerolíneas es gastar grandes sumas de dinero a cambio de escaso rendimiento (Warren Buffett opinó que esto hace que el sector se transforme en una trampa para los inversionistas). En cierto sentido, esta pésima reputación es efectivamente útil: el personal sindicalizado no se esforzará demasiado por obtener salarios más altos si consideran que esta acción podría hacer que su empleador se vaya a la quiebra.

No obstante, la industria recientemente rompió con su baja tendencia de ganancias y se espera que los rendimientos de capital vuelvan a ser positivos por quinto año consecutivo. International Consolidated Airlines Group SA (IAG), la matriz de British Airways, es un buen ejemplo. Su beneficio neto aumentó a 2.900 millones de euros (US$3.200 millones) el año pasado y el rendimiento de capital invertido se elevó a un muy respetable 16,6%, según cálculos de la compañía. Por lo tanto, IAG se sintió capaz de pagar 1.300 millones de euros a los accionistas en dividendos durante el año pasado. Los analistas generalmente observan estos resultados con admiración.

Aunque muchos pilotos de BA son bien pagados, sienten que han sido desfavorecidos y parecen tener a la aerolínea en una incómoda posición. Los pilotos siguen siendo indispensables para hacer despegar o aterrizar un avión. Y pueden aprovechar la imagen pública de BA contaminada recientemente por varios problemas de datos de TI y con clientes. Esto alimenta la percepción de que la calidad del servicio de BA no es como antes (la aerolínea celebra su centenario, pero ya se habla poco de que sea "la aerolínea favorita del mundo"). Los pilotos probablemente apostarán a que la aerolínea actuará rápido para evitar mayores daños a su imagen.

A pesar de la admiración de los analistas de renta variable, los inversionistas también tienen motivos para sentirse perjudicados. El sólido beneficio de BA y la asignación disciplinada de capital no se han traducido en un mayor precio de las acciones. La acción ha caído un tercio en el último año. IAG se valora en apenas cuatro veces sus ganancias anuales, un nivel que generalmente indica un futuro colapso en las ganancias. El precio de la acción al múltiplo de ganancias es peor que el de la mayoría de sus colegas operadores aéreos. Incluso los difamados fabricantes de automóviles de Europa son más apreciados por los accionistas.

Y los conflictos laborales no son la razón de la baja popularidad de la compañía en el mercado de valores. La huelga de esta semana le costará alrededor de 80 millones de libras, solo el 4% de las ganancias anuales esperadas. Por el contrario, los inversionistas parecen preocupados por la posibilidad muy real de un brexit sin acuerdo. La demanda podría sufrir si el Reino Unido entra en una recesión y la libra pierde aún más poder adquisitivo en el extranjero. Los clientes británicos representan aproximadamente un tercio de los ingresos de IAG.

Además, IAG tiene su sede en España y tendrá que seguir cumpliendo después del brexit con la norma de la Unión Europea que exige que las aerolíneas del continente sean propiedad mayoritaria de ciudadanos de la UE. IAG ha mostrado bastante ambigüedad en este tema, pero insiste en que los reguladores nacionales de Europa están conformes con sus arreglos. También insiste en que ningún acuerdo tendría un "impacto significativo a largo plazo" en el negocio.

Los inversionistas no parecen estar listos para creerle a la compañía, y ¿quién puede culparlos? En una actualización el lunes, el rival de BA Air France-KLM lucía triste respecto la reciente demanda de viajes aéreos. Este es un mal momento para los reiterados ataques que la misma aerolínea británica se inflige.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4758

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.