BLOOMBERG
Energía

El consumo mundial de carbón alcanzaría un nuevo récord en 2022

Es probable que el uso aumente un 1,2% en 2022, superando los 8.000 millones de toneladas. La medida responde a la caída en el suministro de gas de Rusia al continente a raíz de las sanciones a ese país por la invasión a Ucrania.

Carbón
Carbón | Cedoc

El consumo mundial de carbón alcanzaría el nivel más alto de la historia este año a pesar de los ambiciosos objetivos globales destinados a alejar a las naciones de la quema del combustible fósil.

Es probable que el uso de carbón aumente un 1,2% en 2022, superando los 8.000 millones de toneladas en un solo año por primera vez, según un informe de la Agencia Internacional de la Energía publicado el viernes. También indicó que el consumo probablemente se mantendrá en ese nivel hasta 2025, ya que las reducciones en las economías avanzadas se compensan con la demanda en los mercados emergentes de Asia, como China e India.

Alemania recurre al carbón para compensar el faltante de gas ruso

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

La gran dependencia de Europa del carbón este año se debe en gran medida a un menor suministro de gas de Rusia al continente, lo que lo obligó a recurrir a otras fuentes de energía. Esto sucede en un momento en que los líderes europeos buscan hacer el giro hacia las energías renovables para asegurar una fuente de energía limpia en el futuro.

El análisis “resalta la necesidad urgente de aumentar de manera masiva la energía renovable y la eficiencia energética para que podamos reducir las facturas de los hogares, asegurar nuestro suministro de energía y mantener intactos los objetivos climáticos esenciales”, dijo Alexandru Mustața, activista de Europe Beyond Coal. “Es importante destacar que ningún país europeo ha buscado cambiar sus planes de suprimir el carbón por completo para 2030, y Europa sigue en vías de eliminarlo para fines de la década”.