miércoles 06 de julio de 2022

El embargo al petróleo crudo ruso podría ser la última medida de la Unión Europea por un tiempo

Los líderes de la Unión Europea superaron semanas de división para llegar a un acuerdo sobre la prohibición parcial del petróleo ruso, pero los pedidos para atacar otra de las grandes fuentes de ingresos de Putin, el gas, están abriendo nuevas brechas en el bloque.

31-05-2022 10:34

Los líderes de la Unión Europea superaron semanas de división para llegar a un acuerdo sobre la prohibición parcial del petróleo ruso, pero los pedidos para atacar otra de las grandes fuentes de ingresos de Putin, el gas, están abriendo nuevas brechas en el bloque.

En la medida más contundente contra el lucrativo sector energético ruso, los jefes de Gobierno acordaron prohibir la compra de petróleo y productos petrolíferos por vía marítima a Rusia, con una exención temporal para el crudo de los oleoductos. Aunque todavía hay que concretar los detalles, el acuerdo prepara el terreno para un sexto paquete de sanciones para castigar al presidente Vladímir Putin por invadir Ucrania.

“Ayer se demostró que la UE es capaz de mantener la unidad frente a la agresión rusa”, dijo a la prensa el martes el primer ministro checo, Petr Fiala, en el segundo día de la cumbre de líderes en Bruselas. “Las conversaciones fueron pragmáticas y fueron más rápidas de lo esperado, lo que es un mensaje fuerte para Putin.

El primer ministro letón, Krisjanis Karins, afirmó que el bloque debe avanzar en el tema del gas cuando los embajadores están listos para discutir el paquete el miércoles. Pero señaló que el desafío es mayor porque el suministro de este combustible —del que dependen en gran medida los miembros de la UE, como Alemania— es más difícil de sustituir. “El petróleo se puede transportar fácilmente en camiones”, dijo a Bloomberg TV. “Para trasladar el gas se necesita equipo especializado”.

Crude Dependency

En las semanas en que la UE discutió sobre el petróleo, Polonia y los miembros bálticos del bloque argumentaron que hasta que no se incluya el gas, las sanciones no serán suficientes. Pero los miembros están divididos en cuanto a discutir esto en un próximo séptimo paquete, y algunos líderes ven improbable una acción rápida.

“Este paquete es un gran paso adelante, deberíamos detenerlo ahora mismo”, declaró a la prensa el primer ministro belga, Alexander De Croo, que dijo que un embargo de gas es “mucho más complicado”.

El valor del petróleo escaló a u$s120

Aunque el primer ministro irlandés, Michael Martin, calificó el acuerdo alcanzado el martes por la noche de “momento decisivo” para la dependencia energética de la UE de Rusia, dejó claro que el consenso sobre el gas sería más difícil. El esloveno Janez Janša deseó a sus colegas “buena suerte” en la búsqueda de una solución, mientras que la estonia Kaja Kallas, que ha sido una de las más firmes defensoras del bloque de medidas más estrictas contra Putin, también se mostró cauta. “Creo que el gas tiene que estar en el séptimo paquete”, dijo Kallas. “Pero también soy realista, no creo que esté ahí”.

El sexto paquete prevé cubrir más de dos tercios de las importaciones de petróleo de Rusia, “cortando una enorme fuente de financiación de su maquinaria bélica”, dijo en Twitter el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

Petróleo ruso

Una vez que los funcionarios y los diplomáticos se pongan de acuerdo sobre los detalles técnicos, las sanciones deberán ser adoptadas formalmente por los 27 países. La Comisión Europea ha propuesto prohibir el transporte marítimo de petróleo seis meses después de su adopción, mientras que los productos refinados del petróleo se detendrían en ocho meses.

Los envíos de petróleo a través del gigantesco oleoducto de Druzhba a Europa central se mantendrán hasta que se encuentre una solución técnica que satisfaga las necesidades energéticas de las naciones sin salida al mar, incluida Hungría, que seguirá recibiendo petróleo ruso por oleoducto.

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, había bloqueado un embargo en busca de garantías de que sus suministros energéticos no se interrumpirían, pero Budapest recibió garantías de los líderes de la UE de que podría recibir suministros de reemplazo si se interrumpen los oleoductos, según dos personas familiarizadas con las conversaciones.

Rusia e Irán buscarán potenciar el comercio bilateral de energía en medio de las sanciones

La mayor parte de los suministros actuales de los oleoductos se destinan a Alemania y Polonia, que han señalado que se desprenderán de los suministros rusos independientemente de cualquier acción de la UE. Berlín se comprometió por escrito a mantener ese compromiso el lunes, dijo una de las personas. Si ambos países cumplen lo prometido, el efecto total, junto con el embargo marítimo, sería la reducción del 90% de las ventas de crudo ruso a la UE para finales de año.

Los suministros marítimos representan alrededor de dos tercios de las importaciones rusas de petróleo, y una vez en vigor, la medida le costaría a Putin hasta US$10.000 millones al año en ingresos perdidos por exportaciones, según cálculos de Bloomberg. Esto se debe a que la prohibición obligaría a Rusia a vender su crudo con un descuento a Asia, donde ya se está negociando unos US$34 el barril más barato que el precio de los futuros del Brent.

Petróleo Rusia

Pero es una pequeña parte de los US$270.000 millones que el Gobierno ruso prevé destinar a las exportaciones de energía este año. El año pasado, Rusia envió unos 720.000 barriles diarios de crudo a las refinerías europeas a través de su principal oleoducto a la región. Esta cifra se compara con los 1,57 millones de barriles diarios transportados por mar desde sus puertos del Báltico, el mar Negro y el Ártico.

Otras medidas del paquete de sanciones propuesto por la UE incluyen:

  • Eliminar a otros tres bancos rusos del sistema de pagos internacionales SWIFT, incluido el banco más grande de Rusia, Sberbank.
  • Prohibir la prestación de servicios de consultoría a empresas rusas y el comercio de una serie de productos químicos.
  • Sancionador a Alina Kabaeva, exgimnasta olímpica “estrechamente asociada” a Putin, según un documento de la UE; y al patriarca Kirill, quien encabeza la Iglesia Ortodoxa Rusa y ha sido un firme partidario del presidente ruso y la guerra en Ucrania. Hungría, sin embargo, se opuso a sancionar a Kirill, dijeron las fuentes citadas.
  • Sancionar a decenas de militares, incluidos los considerados responsables de los crímenes de guerra denunciados en Bucha, así como a empresas que proporcionan equipos, suministros y servicios a las fuerzas armadas rusas.