viernes 28 de febrero de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG
miércoles 15 enero, 2020

Emisiones subirán en EEUU ante auge industrial impulsado por gas

Se ha propuesto o permitido una larga lista de plantas petroquímicas, terminales de gas natural licuado y otras instalaciones.

Akshat Rathi y Rachel Adams-Heard

Consecuencias del Cambio Climático Foto: Agencia Afp
miércoles 15 enero, 2020

El acceso al gas natural barato ha ayudado a desplazar al carbón y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Pero también ha incentivado una construcción masiva de infraestructura de combustibles fósiles a lo largo de la costa del Golfo de EE.UU. que, según un estudio, podría aumentar las emisiones de carbono en 500 millones de toneladas métricas al año.

Se ha propuesto o permitido una larga lista de plantas petroquímicas, terminales de gas natural licuado y otras instalaciones en las costas de Texas y Louisiana, ya que compañías como Exxon Mobil Corp., Phillips 66 y Qatar Petroleum buscan extraer gas de shale barato de los campos petroleros cercanos. Si todas se construyen, podrían agregar más de 500 millones de toneladas de emisiones de carbono anualmente para 2030, según un estudio publicado en Environmental Research Letters. Eso equivale a aproximadamente 10% de las emisiones actuales de EE.UU., o 131 plantas de energía a carbón.

El gas natural es frecuentemente elogiado como un “combustible puente”, un sustituto del carbón y otros proveedores de energía más sucios hasta que el almacenamiento de energía barato haga que la energía solar y eólica sea una fuente de energía tan flexible como los combustibles fósiles. Pero muchos ambientalistas y algunos formuladores de políticas argumentan que la construcción de infraestructura nueva y costosa compromete aún más a Estados Unidos a la dependencia de los combustibles fósiles en un momento en que el cambio climático requiere un movimiento dramático hacia fuentes de energía bajas en carbono.

Si bien los estudios anteriores han estimado las emisiones que se producen durante la producción de petróleo y gas, hay menos investigación sobre las emisiones de las actividades intermedias, como el envío de hidrocarburos a las tuberías, o aguas abajo, como convertir fracciones de gas natural en plásticos. El nuevo estudio de la Universidad de Texas en Austin encuentra que hasta 70% de todas las emisiones de la acumulación de petróleo y gas podrían provenir de emisiones intermedias y posteriores.

“La gran idea aquí es que el cambio en el precio del gas natural cambia los incentivos para invertir en algunos tipos de infraestructura aguas abajo”, dijo en una entrevista Andrew Waxman, profesor asistente de la Universidad de Texas en Austin y autor principal del último estudio. “Habiendo desarmado el modelo del IPCC, [la construcción petroquímica] no está incorporada explícitamente en su modelado”, dijo en referencia al Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de Naciones Unidas.

El estudio de Waxman, que cuenta con fondos de una fundación llamada como el pionero del fracking George Mitchell, busca agregar granularidad al pronóstico global de emisiones de carbono. Su investigación adopta un enfoque “de abajo hacia arriba”, analizando las emisiones a nivel de proyecto y agregando, en comparación con las estimaciones de “arriba hacia abajo” de nivel superior. La mayoría de los pronósticos de emisiones globales “no modelan instalaciones individuales”, asegura Zeke Hausfather, analista de sistemas de energía y científico investigador de la Universidad de California, Berkeley, quien no participó en el estudio.

Hay, por supuesto, limitaciones a ese enfoque. Las estimaciones del estudio incluyen proyectos propuestos, pero que no se pueden construir. Esto es particularmente relevante para las instalaciones de exportación de gas natural licuado o GNL, muchas de las cuales es poco probable que se construyan ante las dificultades de sus desarrolladores para convencer a los compradores extranjeros de que firmen los contratos a largo plazo necesarios para el financiamiento. En su estudio, Waxman considera que las terminales de GNL se encuentran entre los emisores más altos, contribuyendo con más de 100 millones de toneladas de emisiones de carbono al año, aunque la gran mayoría de ellas provendrían de proyectos propuestos pero que aún no están en construcción.

El estudio tampoco incluye emisiones de explosiones y otros accidentes, que ocurren de vez en cuando en Texas y Louisiana. Además, la investigación no considera las emisiones derivadas de cómo se usa ese combustible en última instancia.

Aún así, el análisis de Waxman sugiere que “incluso las estimaciones de límite inferior de las emisiones incrementales del desarrollo regional son grandes”. Su grupo ahora planea analizar posibles políticas y soluciones técnicas para abordar las emisiones proyectadas de estas instalaciones. “Dada la gran magnitud de las emisiones en nuestro informe, creemos que esto pone de relieve cómo centrar la atención en las soluciones políticas en el Golfo, y la región suroeste podría tener un gran impacto en ausencia de una política climática nacional integral”, asegura.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4919

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.