BLOOMBERG
Energía

Por la falta de dólares para importar, se agrava la falta de combustible en Argentina

Mientras que los barcos de importación esperan que se pague a los proveedores extranjeros para descargar combustible, crecen las filas en las estaciones de servicio.

Argentina Bonds Fall With Tighter Foreign-Exchange Controls
Argentina Bonds Fall With Tighter Foreign-Exchange Controls | Photographer: Erica Canepa/Bloomberg

Los conductores argentinos se enfrentan a largas filas en los surtidores y a gasolineras cerradas, mientras la escasez de dólares del Gobierno deja varados en el mar a los barcos que esperan para importar combustible.

Escenas que recuerdan a las de Venezuela en los últimos años han aparecido recientemente en Argentina, con automóviles que dan vuelta a la manzana intentando cargar combustible en las estaciones. Jorge Ferro, un consultor de 42 años de Buenos Aires, intentó llenar el tanque el miércoles en una gasolinera Axion en el acomodado barrio de Recoleta, pero los empleados le dijeron que no tenían “súper” y que solo podían ofrecerle 4.000 pesos (US$11) de gasolina premium.

“Cuando les dije que iba a ir a otra estación, me dijo que todas las gasolineras cercanas estaban cerradas”, dijo Ferro en entrevista telefónica.

Control de precios: denuncian faltantes de nafta en el interior del país

Las crecientes filas en los surtidores y las gasolineras en medio de la oscuridad de la noche son signos tangibles de una crisis fiscal fuera de control. El banco central de Argentina se está quedando sin dólares para pagar a los importadores, con una inflación cercana al 140% y una recesión en ciernes. La petrolera estatal YPF tiene tres buques cisterna esperando con gasolina y diésel para su importación, pero no puede descargar el combustible hasta que se pague a los proveedores extranjeros BP Plc. y Gunvor, según dos personas con conocimiento directo.

YPF y Gunvor declinaron hacer declaraciones, mientras que BP Plc no respondió a una solicitud de comentarios. Dos de los tres barcos, llamados Pacific Blue y NCC Nasma, están anclados en el Río de la Plata, más cerca de la costa de Uruguay, según datos recopilados por Bloomberg. YPF importó el 6% de su gasolina para automóviles en el segundo trimestre de este año, según su más reciente llamada de resultados.

Los motivos de la escasez de combustible

La incertidumbre electoral es otro de los grandes motivos de los problemas que enfrentan los automovilistas. Antes de las elecciones generales del 22 de octubre, algunas gasolineras suspendieron las ventas mientras los clientes intentaban abastecerse de gasolina, por temor a una fuerte devaluación de la moneda que, por ahora, parece aplazada. El ministro de Economía, Sergio Massa, se enfrentará al outsider Javier Milei en la segunda vuelta del 19 de noviembre. Incluso después de las elecciones, algunas gasolineras dicen que están sin stock de combustible.

La escasez de dólares en Argentina hace que YPF no pueda pagar por ahora las importaciones de gasolina. El cargamento retenido tiene un volumen de 120.000 metros cúbicos, lo que representa el 7% de las ventas mensuales de gasolina del país, o unos US$150 millones, según dijo una fuente. Argentina no tiene acceso a capital internacional y está luchando por cumplir un acuerdo de US$44.000 millones con el Fondo Monetario Internacional, su única fuente importante de financiación.

El suministro de combustible también se ve presionado por la regulación: los precios de la gasolina están congelados hasta el 31 de octubre, mientras el litro de combustible en el surtidor cuesta alrededor de 40 centavos en Argentina, el nivel más bajo en América Latina detrás de Venezuela y Ecuador, dijo una persona. Argentina importa el 32% de su combustible: el 20% de su diésel y el 12% de su gasolina súper. El problema se ha venido agravando en la última semana y especialmente en las provincias más alejadas de la capital del país.