26th de February de 2021
BLOOMBERG
25-09-2019 11:16

¿Impugnar a Trump afectará las elecciones?: Jonathan Bernstein

Tras el anuncio de una investigación formal de juicio político por parte de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, vale la pena considerar la política electoral involucrada. Es prematuro especular sobre tales cosas, por supuesto. No ha habido encuestas sobre la denuncia del funcionario que provocó este anuncio. Tampoco sabemos si la Cámara terminará votando por un juicio político o qué hará el Senado. Pero sí podemos pensar en la manera en que normalmente funcionan la opinió

Jonathan Bernstein
25-09-2019 11:16

Tras el anuncio de una investigación formal de juicio político por parte de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, vale la pena considerar la política electoral involucrada. Es prematuro especular sobre tales cosas, por supuesto. No ha habido encuestas sobre la denuncia del funcionario que provocó este anuncio. Tampoco sabemos si la Cámara terminará votando por un juicio político o qué hará el Senado. Pero sí podemos pensar en la manera en que normalmente funcionan la opinión pública y las elecciones, y cómo pueden influir las incertidumbres de un juicio político.

Hasta el momento, el presidente Donald Trump es impopular y, según las encuestas, el juicio político también. Espero que esto último cambie. Cuanto más se unan los demócratas altamente visibles a favor del juicio político, más probable es que los votantes demócratas e independientes a quienes no les gusta Trump se inclinen hacia su posición. No me sorprendería si ese cambio ocurre rápidamente, al menos si los medios de comunicación brindan una cobertura de saturación a la historia y los votantes comienzan a conocer más al respecto.

Creo que es mucho menos probable que cambie la popularidad de Trump. Sí, los índices de aprobación del presidente Richard Nixon cayeron drásticamente en el transcurso del escándalo de Watergate. Pero hay muchas diferencias, comenzando con el hecho de que Trump tiene mucho menos terreno que perder. Es posible que nuevos hechos impulsen a los partidarios moderados de Trump a transformarse en oponentes moderados de Trump (y así sucesivamente para otros niveles de apoyo), pero yo no contaría mucho con esto. Lo que realmente podría perjudicar a Trump sería que numerosos republicanos de alto perfil se volvieran en su contra. Esto es poco probable, porque esos republicanos saben que cuanto menos popular sea Trump, peor les irá a los candidatos del partido en las próximas elecciones. Pero si los índices de aprobación de Trump se vieran afectados, justamente eso es lo que sucederá.

¿Podría el juicio político hacer que Trump se vuelva más popular? Esto también es posible pero poco probable. El presidente Bill Clinton probablemente fue ayudado por un juicio político partidista que la mayoría de los líderes de opinión neutrales, e incluso algunos republicanos, consideraron una mala idea. No creo que esa sea la opinión de las élites esta vez. Sin embargo, si esto termina uniendo a los republicanos del Congreso, y a algunos demócratas que se oponen, posiblemente ayudaría a Trump. Pero yo no contaría con esto. Una razón: Trump seguirá haciendo cosas que a las personas que se han vuelto contra él no les gusta.

Supongamos que Trump sobrevive y se convierte en el candidato republicano el próximo año, los efectos del juicio político per se en las elecciones presidenciales probablemente serán leves e incluso inexistentes. No sabemos cuánto tiempo duraría un juicio político y un procesamiento, pero los votantes tienden a tener recuerdos sorprendentemente breves.

¿Qué pasa con las elecciones al Congreso? En 1974, los republicanos perdieron categóricamente tras la renuncia de Nixon. Esa fue, en gran parte, una historia sobre las expectativas: dado que ambos partidos esperaban un desastre para los republicanos, los demócratas fuertes corrieron mientras que los republicanos fuertes no, y los demócratas maximizaron sus recursos mientras que los republicanos no lo hicieron. Los votantes no estaban tratando de castigar a Nixon (o al nuevo presidente Gerald Ford), pero los efectos de una presidencia altamente impopular eran importantes. En 1998, a los demócratas les fue muy bien por un período intermedio con un presidente en su segundo mandato y, de hecho, obtuvieron escaños en la Cámara. El experto en elecciones del Congreso Gary Jacobson descubrió que el escándalo de Clinton ayudó a los republicanos en el reclutamiento de candidatos, pero tal acusación, en curso al momento de las elecciones, no era popular entre los votantes, lo que los perjudicaba.

Ahora estamos en el período en que los candidatos, incluidos los titulares, deciden si se postulan en 2020, por lo que las expectativas sobre cómo se desarrollará el juicio político ciertamente podrían tener cierta influencia. Pero esperaría que pocos votantes elijan candidatos basados ​​principalmente en el juicio político, que a esas alturas ya habría terminado. De hecho, sospecho que las esperanzas demócratas de usar el juicio político contra republicanos del Senado secundarios como Susan Collins en Maine y Cory Gardner en Colorado probablemente fracasarán, al igual que las esperanzas republicanas de usar el juicio político contra los demócratas de la Cámara de Representantes que ganaron en distritos de tendencia republicana en 2018. Tales candidatos pueden perder, pero supongo que los votos basados en el juicio político no serán un factor importante e, incluso, podrían no llegar a ser un factor en absoluto.

En esta Nota