viernes 27 de enero de 2023

En Ucrania apuntan a arrebatarle la "perla atómica" a Rusia

El máximo responsable nuclear de Kiev, Petro Kotin, aseguró que se debe llevar a acabo esta acción para establecer una zona de seguridad en torno a ella.

04-01-2023 13:22

Ucrania debe arrebatar a Rusia por la fuerza la mayor central nuclear de Europa, ya que los esfuerzos por establecer una zona de seguridad en torno a ella se desvanecen, dijo el máximo responsable nuclear de Kiev.

Petro Kotin, presidente del regulador nuclear de Ucrania Energoatom, puso en duda los llamados del Organismo Internacional de Energía Atómica para que las autoridades ucranianas y rusas impongan un perímetro de seguridad alrededor de la planta de Zaporiyia en el sur de Ucrania. Los seis reactores, capturados por las fuerzas rusas en la primera semana de la invasión del 24 de febrero, han sido objeto de ataques de artillería y misiles, lo que aumenta el riesgo de una emergencia nuclear.

“No creemos que sea realista”, dijo Kotin en una entrevista el martes por la noche sobre el esfuerzo del OIEA para establecer un colchón de seguridad. “Hay un nuevo año y no se ha creado esta zona”.

En cambio, Kotin dice que el escenario más probable es el retorno de lo que él llama la “perla atómica” del país al control militar ucraniano.

Ucrania recuperó el 40% del territorio ocupado y Rusia se repliega "sobre sus cadáveres"

Nuestra mayor esperanza está en las fuerzas armadas ucranianas”, dijo Kotin, que supervisa los 15 reactores estatales de Ucrania, a través de una videoconferencia. Si las fuerzas de Kiev son capaces de romper las líneas rusas y capturar la ciudad meridional de Melitopol, a más de 100 kilómetros al sur de la instalación, “la única opción será que los ocupantes abandonen la planta”, dijo.

Los comentarios señalan que uno de los focos de tensión más peligrosos de la guerra seguirá siendo una zona de riesgo a medida que el conflicto se acerque a su segundo año. El director general del OIEA, Rafael Mariano Grossi, se mostró optimista el mes pasado ante la posibilidad de establecer una zona de seguridad.

El riesgo nuclear que plantea la ocupación del Kremlin también debe ser tenido en cuenta por los países que siguen haciendo negocios nucleares con Rusia por miles de millones de dólares, dijo Kotin.

“Esta es una de las bases sobre las que se sostiene esta guerra”, dijo. “Necesitamos detener este dinero que están recibiendo para financiar la guerra”.

El gigante nuclear estatal de Rusia, Rosatom, ha seguido desempeñando un papel descomunal en los mercados nucleares internacionales. Sus filiales siguen suministrando más de una quinta parte del uranio enriquecido que se utiliza en Estados Unidos y millones de europeos siguen necesitando su combustible nuclear para generar electricidad. Rosatom continúa trabajando en proyectos desde Bangladesh hasta Egipto y Turquía.

“Debe haber sanciones contra Rosatom hasta que termine esta guerra”, dijo Kotin. “Sus actividades internacionales deberían suspenderse hasta que pongan fin a la captura ilegal de instalaciones civiles”.

Fuego cruzado, amenaza nuclear y torturas: el dilema de Zaporiyia, la central anexada por Rusia

Rosatom reclamó la propiedad total sobre Zaporiyia en octubre, lo que obligó a los trabajadores a volver a presentar una solicitud ante la empresa estatal rusa para conservar sus empleos. El presidente de su consejo de supervisión, Serguéi Kiriyenko, que también es el primer jefe adjunto de gabinete del Kremlin, visitó la planta a finales del mes pasado en una acción condenada por el Gobierno de Kiev.

El esfuerzo del Gobierno ucraniano para persuadir a otros países de que corten sus lazos con la industria atómica rusa obtuvo el respaldo de Holtec International Corp., el proveedor nuclear de Estados Unidos que trabaja con el Gobierno de Kiev.

La ocupación rusa de Zaporiyia no solo supone un riesgo de accidente nuclear, sino que también amenaza con socavar la energía atómica como fuente de energía limpia en todo el mundo, escribió el director ejecutivo de Holtec, Kris Singh, en una carta compartida con Bloomberg News martes.

El presidente ruso, Vladímir Putin, “ha ideado y normalizado un nuevo y horrendo instrumento de guerra que un futuro Estado rebelde como el suyo se sentiría desinhibido de emplear contra el vecino que no le gusta”, escribió Singh. “La construcción de nuevas plantas nucleares productoras de energía limpia en las que descansa sustancialmente el futuro de la descarbonización del medio ambiente de nuestro planeta estará en peligro”.