jueves 17 de junio de 2021
BLOOMBERG Pandemia de coronavirus
14-05-2021 20:20

Por qué la mayoría de los niños no necesita la vacuna

Solo la vacuna de Pfizer está autorizada para niños mayores de 12 años. Para ellos, la enfermedad es como la gripe. Lo mejor sería que la gran cantidad de adultos no vacunados se vacune para proteger a los niños.

14-05-2021 20:20

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos causaron revuelo cuando anunciaron la semana pasada que las personas vacunadas pueden quitarse los tapabocas. Pero un grupo de personas no tiene esperanzas de hacerlo: los niños, para quienes las vacunas aún no están ampliamente autorizadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés). Solo la vacuna de Pfizer está autorizada para niños mayores de 12 años. Por lo tanto, mientras los adultos pueden celebrar el regreso a sus vidas normales, todavía les pedimos a los niños que cumplan con todas las reglas de la vida pandémica.

Fueron retirados de las escuelas u obligados a tomar precauciones extraordinarias allí, aislados de sus amigos, privados de muchos deportes y otras actividades, y obligados a soportar el uso de tapabocas y el distanciamiento social, incluso en el exterior. Agregue a eso las dificultades que han enfrentado sus familias debido a la interrupción económica causada por la pandemia.

Y todo lo han hecho para proteger a las personas mayores. La tasa de mortalidad por COVID-19 es 3.200 veces mayor en personas mayores que en niños. Para los niños, la enfermedad es comparable a la gripe.

Debido a que todos los adultos ahora son elegibles para las vacunas, y lo han sido durante al menos un mes en la mayoría de los lugares, es hora de dejar de pedirles a los niños que hagan sacrificios para proteger a las personas mayores.

Carlos Bianco explicó por qué Matías Almeyda no puede comprar vacunas para traer a la Argentina

Esto comienza con dejar que los niños también se saquen el tapabocas, al menos al aire libre. Durante mucho tiempo ha habido evidencia de que la transmisión al aire libre es extremadamente improbable. Y las vacunas son tan efectivas para prevenir la hospitalización y la muerte que es astronómicamente improbable que los niños contagien a la abuela vacunada de alguien mientras juegan en la playa o andan en bicicleta o en un campamento de verano. Y como algunos médicos están empezando a reconocer, mantener a los niños lejos de sus amigos, usando tapabocas o en lugares cerrados, está afectando su salud física y emocional.

Las escuelas tampoco deberían obligar a los niños a vacunarse para aumentar la inmunidad en beneficio de los adultos. Ahora, lo mejor sería que la gran cantidad de adultos no vacunados se vacune para proteger a los niños.

La única razón por la que los niños deberían ser vacunados es para mejorar su salud. Es posible que las vacunas contra el COVID-19 lo hagan si demuestran ser extremadamente seguras y efectivas. Los ensayos clínicos en niños no pueden arrojar muchos datos sobre si las vacunas previenen enfermedades graves o la muerte porque, en primer lugar, tales casos son muy poco comunes. Incluso el tan temido síndrome inflamatorio multisistémico causado por el covid ha resultado ser bastante raro.

Si bien algunos epidemiólogos han señalado que vacunamos a los niños contra la influenza, que tiene una tasa de mortalidad similar para ellos, la distinción importante es que las vacunas contra la gripe son opcionales. No tomamos la vida de los niños como rehenes si no se vacunan.

Cuánto cuesta vacunarse en Estados Unidos

Las restricciones continuas para los niños no vacunados podrían causar que su sufrimiento se prolongue durante meses, ya que las encuestas muestran que un alto porcentaje de padres está preocupado por la seguridad de las vacunas y planea retrasar la vacunación de sus hijos contra el COVID-19.

La mejor manera de proteger a los niños es que los adultos den un paso adelante y se vacunen. Así es, después de 15 meses de pedirles a los niños que se sacrifiquen para salvar las vidas de las personas mayores, es hora de que los estadounidenses mayores hagan su parte por los niños.

Se ha demostrado que este enfoque funciona en Israel, donde más del 60% de los adultos fueron vacunados durante una ola masiva de la enfermedad. Pronto, los casos cayeron un 99% en todos los grupos etarios. Aunque los niños menores de 16 años no fueron vacunados, hay tan poco virus en circulación que ahora es muy poco probable que se contagien, y es poco probable que se enfermen gravemente si lo hacen.

Esos datos sugieren que, si vacunamos a un número suficiente de adultos en Estados Unidos., es poco probable que los niños proporcionen un “reservorio” del virus que pueda prolongar la pandemia. Eso era más preocupante cuando los científicos pensaban que las vacunas solo podrían prevenir enfermedades sintomáticas, pero ahora sabemos que también reducen drásticamente las probabilidades de transmisión.

Estados Unidos relajará el uso de barbijos de personas vacunadas en espacios cerrados

Todavía hay algunas razones de qué preocuparse en torno al pequeño número de adultos con afecciones inmunitarias que no responden a la vacuna, algo que los médicos pueden evaluar midiendo los anticuerpos. Las vacunas funcionan en muchas personas inmunocomprometidas, pero cuando no lo hacen, podría ser razonable vacunar a los niños que están en contacto con ellas.

Algunas personas han argumentado que la situación no cumple con los estándares para que la FDA otorgue una autorización de uso de emergencia porque, para los niños, la enfermedad en sí no es una emergencia. Esa es una pregunta un tanto diferente y más compleja que si las vacunas deberían ser necesarias para la escuela, o incluso para que se les permita jugar sin tapabocas, como ahora es el caso de los adultos. Y es importante tener en cuenta que altas tasas de vacunación en adultos disminuirían el riesgo de todos al reducir la cantidad de virus en circulación.

Un trío de médicos que escribieron en The Atlantic sugirió recientemente postergar la vacunación contra el covid en los niños y enviar esas dosis a India. Esa es otra buena razón para hacer que la vacunación infantil sea opcional: liberar dosis en EE.UU. probablemente salve más vidas.

Las únicas restricciones para los niños deberían ser las que protejan a los niños, y debería haber al menos una cantidad mínima de evidencia de que tales restricciones ayudarían. Los niños ya han pasado por demasiadas cosas en nombre de la protección de los adultos. Cambiemos las cosas ahora, y pidamos a los adultos que aún no se han vacunado que den un paso al frente y ayuden a reducir aún más los números para proteger a los niños.

JD CP