BLOOMBERG
BANCO MUNDIAL

Los desafíos de Ajay Banga, el nominado por EEUU a la presidencia del Banco Mundial

El exdirector ejecutivo de Mastercard reemplazará a David Malpass y buscará limpiar la imagen de la entidad financiera de casi 80 años en medio de la crisis crediticia y las consecuencias asociadas al cambio climático.

Vice President Harris Meets With CEOs On Northern Triangle
Vice President Harris Meets With CEOs On Northern Triangle | Photographer: Ting Shen/Bloomberg

El candidato que la Casa Blanca nominó para la presidencia del Banco Mundial dijo que hay suficiente evidencia científica de que la quema de combustibles fósiles contribuye al cambio climático, buscando abordar las críticas sobre el compromiso del banco con el tema.

“Hay suficiente evidencia científica en la que creo firmemente”, dijo Ajay Banga en una entrevista el jueves en Estados Unidos, y agregó que el alivio de la pobreza y los problemas ambientales están “entrelazados”.

Banga agregó que se prepara para embarcarse en un viaje de tres semanas a países acreedores y prestatarios para reforzar el apoyo a su nominación. Hará escalas en África y Europa, así como en China, el mayor prestamista para las economías en desarrollo.

El destino del préstamo por US$ 450 millones que aprobó el Banco Mundial

Si bien hace solo una semana abrieron el proceso de nominación oficial para reemplazar al actual presidente, David Malpass, y el banco ha señalado que la selección final podría darse hasta principios de mayo, el candidato de Washington tradicionalmente ocupa el primer lugar en el Banco Mundial, en el que EE.UU. es el mayor accionista. Malpass, quien fue nominado por el presidente Donald Trump, anunció inesperadamente el mes pasado que planea dejar la institución a fines de junio.

Esto sucede justo cuando la secretaria del Tesoro de EE.UU., Janet Yellen, impulsa una evolución del banco de desarrollo desde su enfoque tradicional en los préstamos específicos de cada país hacia esfuerzos como la lucha contra el cambio climático.

Banco Mundial

Uno de los desafíos clave de Banga en las próximas semanas será apaciguar a críticos que han cuestionado si es la elección adecuada para el puesto.

Si bien su nominación fue acogida por aliados ambientales de alto perfil, incluido el enviado especial de EE.UU. para el clima, John Kerry, también llamó la atención entre grupos que lo perciben como alguien que se ajusta demasiado al molde típico de los presidentes masculinos del Banco Mundial con vínculos profundos con Wall Street y las corporaciones estadounidenses.

Cambio climático

“El cambio climático no son solo gases de efecto invernadero”, dijo Banga en la entrevista. “También es la calidad del desarrollo del agua. Es suelo, es biodiversidad, es captura de carbono. Hay muchas cosas involucradas en esas dos simples palabras de cambio climático, y estoy convencido de que debemos centrar la atención en ellas”.

David Malpass presidente del Banco Mundial 20230215
David Malpass fue nombrado presidente del Banco Mundial tras la nominación del expresidente estadounidense Donald Trump.

Banga, de 63 años, actualmente se desempeña como vicepresidente de General Atlantic LP, una firma de inversión de EE.UU. Antes de eso, fungió una década como presidente y director ejecutivo de Mastercard Inc. También ocupó diversos cargos en Citigroup Inc., incluso como director ejecutivo de la región Asia-Pacífico.

El próximo presidente del Banco Mundial tendrá la tarea de reformar la institución de casi 80 años, un proceso impulsado por una revisión del Grupo de los 20 publicada el año pasado y promovida por Yellen.

Entre otras recomendaciones, se ha instado al banco a abordar problemas globales y transnacionales, particularmente el cambio climático, y expandir su suficiencia de capital, lo que le permite compartir más fondos y asumir más riesgos, todo mientras continúa con su papel tradicional de reducción de la pobreza y financiación de proyectos.

Recesión a la vista: el Banco Mundial recorta el pronóstico de crecimiento para el 2023

La nominación de Banga llega en un momento en que el Banco Mundial y su institución gemela de Bretton Woods, el Fondo Monetario Internacional, enfrentan una creciente demanda de asistencia y el 60% de las naciones de bajos ingresos están en —o cerca de— un sobreendeudamiento de cientos de miles de millones de dólares en préstamos.

El Banco Mundial está al centro de un gran debate sobre cómo revisar el marco que supervisa el tratamiento de la deuda para los países de bajos ingresos. El alivio de la deuda es otro tema en la pelea geopolítica entre China y EE.UU.