miércoles 07 de diciembre de 2022

Por solo dos centavos, bonos venezolanos atraen compradores

Es una de las apuestas más descabelladas de los mercados de crédito mundiales: comprar bonos en mora vendidos por un país sometido a sanciones que dejan a los inversionistas estadounidenses fuera del mercado.

24-10-2022 15:01

Es una de las apuestas más descabelladas de los mercados de crédito mundiales: comprar bonos en mora vendidos por un país sometido a sanciones que dejan a los inversionistas estadounidenses fuera del mercado.

Sin embargo, para los operadores dispuestos a asumir el riesgo, hay demasiado dinero que ganar como para dejar pasar una deuda que se negocia a solo dos centavos por dólar. Como si se tratara de comprar un boleto de lotería, un puñado de fondos latinoamericanos y europeos están invirtiendo en activos venezolanos, alentados por las señales de descongelación de las tensiones entre Washington y Caracas.

No se puede pensar en los bonos venezolanos como un bono normal, son más bien una opción”, dijo Guillermo Guerrero, estratega sénior de la corredora londinense EMFI, quien recomendó este mes a sus clientes los bonos del Gobierno y de el petróleo estatal PDVSA. “Se está pagando un precio extremadamente bajo para comprar exposición a una posibilidad”.

Fotos: trágico deslave en un pueblo de Venezuela dejó decenas de muertos y desaparecidos

La posibilidad es un alivio de las sanciones que eventualmente allanaría el camino para que el Gobierno de Venezuela reestructure los bonos, que tienen un valor nominal de unos US$60.000 millones. Aunque las rondas anteriores de especulaciones terminaron quemando a los inversionistas cuando los acuerdos no se materializaron, el reciente compromiso entre Washington y Caracas está alimentando el optimismo.

Los analistas se resisten a decir que el pago es inminente, pero tienen cada vez más esperanzas de que Estados Unidos alivie algunas sanciones después de las elecciones de mitad de período.

“Para los inversionistas que buscan exposición a Venezuela, los precios mínimos actuales son un buen punto de entrada y no recomendamos apostar por un mejor momento”, dijo Guerrero en una nota a clientes.

La vicepresidenta de Venezuela pidió que el FMI reconozca a Nicolás Maduro

Este rayo de esperanza representa un cambio radical en un mercado que ha dado escasas señales de vida en los últimos seis meses, con precios mínimos de dos centavos por dólar para los bonos de Petróleos de Venezuela SA y de casi siete centavos para la deuda pública. Pocos otros títulos soberanos o cuasisoberanos se cotizan en niveles tan bajos, aparte de algunos bonos en mora del Líbano y de los bancos estatales rusos VTB Bank y Vnesheconombank.

Francesco Marani, responsable de negociación de Auriga Global Investors, con sede en Madrid, ve una oportunidad de compra. Destaca una serie de acontecimientos que comenzaron a principios de este mes cuando el presidente venezolano, Nicolás Maduro, liberó a siete estadounidenses encarcelados a cambio de la liberación de dos miembros de su familia detenidos en Estados Unidos. El intercambio eliminó un obstáculo que estaba frenando cualquier posible alivio de las sanciones. Un primer paso podría ser permitir que Chevron Corp. aumente la producción de petróleo en sus empresas conjuntas en Venezuela.

“Creemos que la prohibición comercial se mantendrá, pero otras sanciones se aliviarán gradualmente”, dijo Marani.

El secretario de Estado, Antony Blinken, dijo que EE.UU. está dispuesto a considerar un cambio en su política de sanciones, implementada por Administraciones anteriores, si Maduro toma medidas constructivas para restaurar la democracia. Eso podría comenzar con su decisión de reiniciar las negociaciones con la oposición sobre las reglas para las elecciones presidenciales de 2024. Si bien las conversaciones han estado estancadas durante un año, han aumentado las expectativas de una pronta reanudación. 

Periodistas y medios en Venezuela: censura, persecución y presiones

Sin duda, el nuevo impulso podría desmoronarse rápidamente, como sucedió hace seis meses después de que funcionarios de Biden hicieran una inusual visita a Caracas en marzo para reunirse con Maduro. Eso produjo un aumento en los precios de los bonos de hasta un 56%, un repunte que se desvaneció en los meses siguientes.

De hecho, los precios de los bonos apenas se han movido esta vez. Los inversionistas dicen que esto se debe en parte al hecho de que la deuda de mercados emergentes está siendo golpeada en general, y que los compradores estadounidenses todavía están bloqueados.

“Necesitamos un par de compradores importantes para absorber este exceso de oferta actual antes de que veamos un cambio significativo en los precios, especialmente con el deficiente panorama actual en los mercados mundiales de bonos”, dijo Dean Tyler, jefe de mercados globales de BancTrust en Londres. “Donde se negocian los bonos actualmente, podría ser una operación fabulosa hasta las próximas elecciones y más allá”.

Acuerdo de suspensión

Los posibles compradores tienen otro dilema que considerar. Han pasado casi cinco años desde que los bonos entraron en mora, y las normas incluidas en los valores dicen que los titulares pierden su derecho a demandar el reembolso si no han tomado ninguna medida en el sexto aniversario.

Cornejo llamó a votar por Macri porque "el modelo de Cristina es Venezuela"

De modo que los inversionistas se enfrentan a la cuestión de si deben gastar el dinero para presentar una demanda pronto en un intento por recuperar su dinero, no hacer nada y asumir que se encargarán de ellos cuando finalmente se produzca una reestructuración, o buscar una tercera opción: tratar de llegar a un acuerdo con Venezuela que suspendería el estatuto de limitaciones y permitiría a los tenedores de bonos evitar presentar una demanda.

Un grupo de tenedores de bonos está siguiendo esta vía. Pero como todo lo que involucra a Venezuela, es complicado porque las sanciones de EE.UU. prohíben llegar a cualquier acuerdo con Maduro. Los tenedores podrían intentar alcanzar un acuerdo con el líder de la oposición, Juan Guaidó, que dirige un Gobierno en la sombra bastante impotente y reconocido por EE.UU., pero su oficina no ha respondido a las propuestas de los inversores.

Petroleos de Venezuela bonds have fallen to trade as low as 2 cents in recent weeks

“Es sorprendente y decepcionante”, dijo Richard Cooper, socio sénior de reestructuración de Cleary Gottlieb que trabaja en Venezuela. Dice que, si no se llega a un acuerdo, los inversionistas se verán obligados a demandar, lo que provocará una avalancha de gastos legales para los venezolanos.

El Gobierno de Guaidó hizo dos anuncios públicos en 2019 y 2020 prometiendo considerar las propuestas de suspensión presentadas por cualquier acreedor. Pero la comisión de la deuda que creó fue disuelta el año pasado, sin dejar a nadie a cargo para posibles negociaciones. El fiscal general del Gobierno en la sombra de Guaidó no respondió a las solicitudes de comentarios.

Por su parte, el Gobierno de Maduro ha señalado que está abierto a la idea de un acuerdo de suspensión, pero los funcionarios no ven ningún sentido en sentarse a negociar porque la mayoría de los tenedores de bonos no pueden participar dadas las sanciones, según personas familiarizadas con la línea de pensamiento del Gobierno.

Hasta el momento, los tenedores con el 8,7% de la deuda en mora han presentado demandas solicitando el pago total. Si no hay un acuerdo de prórroga, los analistas dicen que el número aumentará a medida que el estatuto de limitaciones de más bonos se acerque a su vencimiento.