Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
viernes 06 de diciembre de 2019 | Suscribite
BLOOMBERG / GUERRA COMERCIAL Y BREXIT
miércoles 6 noviembre, 2019

Primeras señales de estabilización en una economía global que iba hacia la recesión

Lo peor puede haber pasado para la desaceleración más profunda de la economía mundial en una década, indica la agencia Bloomberg.

Enda Curran y Paul Gordon

While still in contraction territory, worldwide factory gauge is inching higher Foto:

Lo peor puede haber pasado para la desaceleración más profunda de la economía mundial en una década. Una ola de recortes de tasas de interés por parte de los bancos centrales, incluida la Reserva Federal de EE.UU., y las crecientes esperanzas de un acuerdo comercial entre Estados Unidos y China están aumentando la confianza en los mercados financieros, así como los indicadores económicos clave muestran signos de estabilización después de los recientes descensos.

Si bien es posible que todavía no se produzca un fuerte repunte, la mejora relativa podría poner fin a los temores de hace solo unas semanas de que la economía mundial se precipitaba hacia la recesión. Tal entorno parece ser suficiente para que el presidente de la Fed, Jerome Powell, y sus colegas encargados de la política monetaria hagan una pausa en los estímulos monetarios.

“Vemos múltiples razones para una estabilización en el crecimiento global en 2020 versus 2019”, asegura David Mann, economista jefe de Standard Chartered Plc en Singapur, que comparte la expectativa del Fondo Monetario Internacional de que el crecimiento mundial se acelerará el próximo año. Entre los motivos de confianza: si bien el índice de fabricación global de JPMorgan Chase & Co. se contrajo por sexto mes en octubre, avanzó por tercer mes, a medida que la producción y los pedidos se confirmaron.

En Estados Unidos, el indicador de actividad de fábrica del Instituto para la Gestión de Suministros (ISM, por sus siglas en inglés) se estabilizó en octubre, mientras que el informe de trabajos del gobierno el viernes mostró que las ganancias de nómina excedieron las previsiones y la contratación en los dos meses anteriores se revisó hacia mucho más arriba. El medidor de servicios del ISM también muestra señales de mejora.

En Europa, también hay signos tentativos de salud, después de que la guerra comercial y el brexit agitaran el continente. La economía de la zona de euro se expandió más de lo pronosticado en el tercer trimestre, y aunque Alemania ya puede estar en recesión, el Instituto Ifo informó que las expectativas entre sus fabricantes subieron en octubre. En cuanto a Asia, los inventarios de semiconductores en Corea del Sur cayeron más en más de dos años en septiembre, en una señal de que está terminando una caída en la tecnología global.

Los mercados financieros se están sintonizando con el optimismo. Los valores de referencia de las acciones estadounidenses subieron a máximos históricos el lunes y el rendimiento de las notas del Tesoro a 10 años aumentó. Las acciones europeas y asiáticas también han avanzado.

“Solo miro la combinación fiscal/monetaria, es la más estimulante que creo haber visto”, dijo el multimillonario gestor de fondos de cobertura Paul Tudor Jones el martes. “No es de extrañar que el mercado de valores esté alcanzando nuevos máximos. Es, literalmente, el entorno más propicio, ciertamente a corto plazo, para el crecimiento económico y la fortaleza que he visto”.

Una razón clave para el giro potencial es la ola de recortes de tasas de interés de los bancos centrales mundiales. De las 57 instituciones monitoreadas por Bloomberg, más de la mitad redujo los costos de endeudamiento este año: la Fed lo hizo tres veces y el Banco Central Europeo empujó su tasa de depósito aún más en territorio negativo. Los recortes de tasas también operan con un retraso, por lo que los efectos positivos de una política monetaria más relajada aún no se han transmitido por completo y probablemente habrá un impulso adicional.

Powell insinuó la semana pasada que el banco central de EE.UU. podría haber terminado de reducir los costos crediticios, ya que dijo que la postura de la política ahora era “apropiada” para mantener el crecimiento económico moderado. “Se necesitaría un cambio material en las perspectivas para pensar que se requerirían más ajustes”, dijo el lunes la presidente del Banco de San Francisco, Mary Daly.

Negociaciones comerciales

Otro motivador de la opinión es que el presidente Donald Trump y el presidente Xi Jinping están a punto de firmar la “fase uno” de un acuerdo comercial, lo que podría ser suficiente para que el comercio mundial se estabilice. China está revisando ubicaciones en EE.UU. donde Xi estaría dispuesto a reunirse con Trump para firmar un pacto.

Mientras tanto, el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, dijo que Washington también ha tenido “buenas conversaciones” con los fabricantes de automóviles en la Unión Europea, lo que aumenta las esperanzas de que la administración Trump no aplique aranceles a los automóviles importados este mes.

Economistas de Morgan Stanley estiman que la contracción en los volúmenes del comercio mundial probablemente fue menor en octubre, con una disminución de 0,6%, en comparación con 1,3% en septiembre. Las ventas minoristas, automotrices y de semiconductores se están estabilizando, dijeron en un informe esta semana.

Extensión de la fecha límite

En otras partes de Europa, los riesgos del brexit sin acuerdo también han disminuido, después de que la UE extendiera el plazo para la salida del Reino Unido hasta finales de enero y el primer ministro Boris Johnson convocara a elecciones en diciembre con la esperanza de romper el estancamiento entre políticos.

El escenario de aterrizaje suave no está completamente seguro. En mayo, se gestaron esperanzas similares, justo antes de que Trump elevara las tensiones con China. Si bien Washington y Pekín señaalaron que se están acercando a una primera fase de un acuerdo, no está claro si las conversaciones comerciales continuarían hacia un acuerdo integral.

“Si la guerra comercial entre Estados Unidos y China se intensifica nuevamente, o si Estados Unidos comienza una nueva guerra comercial contra la única otra economía de casi el mismo tamaño, la UE, todo podría salir mal”, asegura Holger Schmieding, economista jefe del Banco Berenberg. “Pero en ausencia de tales nuevos choques políticos, lo más probable es que la recesión mundial se agote a principios de 2020 y dé paso a una modesta recuperación posterior”.

La fortaleza de cualquier reactivación puede depender en última instancia de la salud de la economía de China, que se expandió en el tercer trimestre a su ritmo más débil en décadas y donde la evidencia de un piso en la demanda sigue siendo tentativa.

Un medidor de fabricación china cayó este mes a su nivel más bajo desde febrero, mientras que una medida de nuevos pedidos de exportación se contrajo a un ritmo más rápido. Al mismo tiempo, la construcción, el sector inmobiliario, el consumo y los servicios se mantienen, lo que aumenta las expectativas de que los funcionarios manejen una desaceleración gradual.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4835

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.