lunes 08 de agosto de 2022
BLOOMBERG MATÓ A 6 PERSONAS EN EEUU

El sospechoso del tiroteo en Illinois disparó 70 veces contra la multitud vestido con ropa de mujer

El sospechoso del tiroteo mortal en el desfile del 4 de julio en Highland Park disparó más de 70 rondas contra la multitud y probablemente planeó el ataque durante semanas, dijeron las autoridades.

05-07-2022 20:15

El sospechoso del tiroteo mortal en el desfile del 4 de julio en Highland Park, Illinois, disparó más de 70 rondas contra la multitud y probablemente planeó el ataque durante semanas, dijeron las autoridades en una conferencia de prensa el martes.

Robert “Bobby” Crimo III, el presunto tirador de 21 años, vestía ropa de mujer cuando llevó a cabo el ataque con la intención de ocultar su identidad y escapar de las autoridades, dijo Chris Covelli, portavoz del Departamento del Sheriff del Condado de Lake. El “rifle de alto poder” utilizado en el tiroteo del lunes, que dejó al menos siete muertos y más de 30 heridos, fue comprado de forma legal en el área de Chicago por Crimo, dijo.

Tiroteo en Estados Unidos: "Mis acciones serán valientes", dijo el atacante en YouTube antes de salir a matar

“Después del ataque, Crimo salió del techo, dejó caer su rifle y logró escapar mezclándose entre la multitud”, dijo Covelli. “Caminó hasta la casa de su madre, que vive en la zona, y se mezcló con el resto de la gente que corría simulando ser un espectador inocente”.

Las autoridades detuvieron a Crimo después de una breve persecución automovilística el lunes, horas después del ataque. Cuando inspeccionaron el auto, encontraron un rifle adicional, dijeron las autoridades.

Crimo se encuentra actualmente bajo custodia y está siendo interrogado en el Departamento de Policía de Highland Park. Covelli también señaló que se encontraron armas de fuego legales adicionales en la residencia de Crimo en Highwood, Illinois, un suburbio vecino.

Tiroteo en Highland Park: 6 muertos y decenas de heridos en pleno festejo del 4 de julio en Estados Unidos

El tiroteo causó conmoción entre la comunidad de Highland Park, una ciudad con 30.000 habitantes ubicada justo al norte de Chicago, donde el desfile del 4 de julio es una querida tradición.

El martes por la mañana, los residentes quedaron con recordatorios de la tragedia que se desarrolló el día anterior con la calle principal del suburbio ahora como una escena activa del crimen.

Los que salieron a caminar por la mañana tuvieron que hacerlo esquivando cochecitos de niños, hieleras y galletas a medio comer. Central Avenue, donde ocurrió el tiroteo, fue acordonada con cinta de precaución y una línea de vehículos policiales de varias localidades cercanas. Algunos negocios permanecieron cerrados el martes.