25th de February de 2021
BLOOMBERG ESTADOS UNIDOS
24-09-2019 20:58

Opinión | Ucrania impulsa mensaje para destitución de Trump

"Con su acercamiento a Ucrania, Trump facilitó a los demócratas describir de manera concisa por qué la destitución es apropiada y a enmarcar sus acciones en el contexto de la seguridad nacional, en lugar de la política partidista".

Frank Wilkinson
24-09-2019 20:58

En un artículo de opinión del Washington Post firmado el lunes por siete miembros demócratas primerizos en la Cámara de Representantes, en el que expresan alarma por el "flagrante desprecio por la ley" del presidente Donald Trump, la palabra "corrupción" no aparece hasta el tercer párrafo. Antes de que un lector encuentre esa palabra clave, los siete escriben: “Somos veteranos de las fuerzas armadas y de las agencias de defensa e inteligencia del país. Nuestro servicio se basa en la defensa de nuestro país en la primera línea de la seguridad nacional".

La seguridad nacional es el andamiaje sobre el cual los demócratas pueden construir su mensaje de juicio político. El acercamiento de Trump a Ucrania y su apalancamiento, implícita o explícitamente, de la ayuda militar como recompensa por la ayuda ucraniana a la reelección de Trump, representa corrupción sin todas las enredadas complicaciones que hicieron que las opacas negociaciones de 2016 de Trump con Rusia fueran una historia tan enloquecedora.

Entramos en la historia de Ucrania al principio, antes de que se hayan agregado capas de cálculo partidista a la masa de la bola de nieve, a medida que se avanza hacia una elección nacional. Ni siquiera hay una candidata opositora con masa propia. Despojada de lo esencial de su narrativa, una especie de precuela, la historia es una simple historia de seguridad para la venta.

Ucrania 2019 es un marcado contraste con Rusia 2016, cuyos detalles se fracturaron bajo la coacción partidista tan pronto como aparecieron. Una vez que la historia finalmente se compiló, en el informe de abril del abogado especial del Departamento de Justicia Robert Mueller, fue difícil para el público comprender sus cuentos tediosos y enrevesados ​​sin mediación.

El Procurador General, William Barr, comenzó a distorsionar la narrativa, en particular, restando importancia a la prueba de Mueller de los esfuerzos de Trump para obstruir la investigación sobre la interferencia rusa en la campaña presidencial de 2016. Y Fox News y el resto del universo Trump hicieron eco de la versión de Barr.

El embrollo de Mueller y la astucia de Barr insistieron en la responsabilidad de explicar la mala conducta de Trump a los demócratas. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, no estaba ansiosa por el trabajo. Los demócratas nunca serían los narradores más persuasivos de los actos partidistas de los que fueron víctimas.

La incursión de Trump en Ucrania restableció la mesa. Todavía hay un elemento partidista: es razonable concluir que la justificación de Trump para retener la ayuda militar a Ucrania era presionar a Ucrania para que lo ayudara a difamar al exvicepresidente Joe Biden. Trump niega esto, afirmando el martes, en la más reciente de sus variadas explicaciones, que realmente solo estaba tratando de inducir a los países europeos a gastar más dinero en el desarrollo de Ucrania. Pero Biden no se ha visto perjudicado; no se ha perdido ninguna elección. No ha habido como resultado unas elecciones impactantes.

Eso permite a los demócratas seguir el ejemplo de los siete primerizos, todos representantes de distritos donde hay mucho apoyo para Trump, y enfocarse en la subversión de la seguridad nacional por parte de Trump. En el escenario más favorable, Rusia 2016 fue un caso en el que Trump se benefició pasivamente de la perfidia rusa. Ucrania 2019 es diferente: fue instigado por Trump para Trump. El mejor escenario de la conducta de Trump es fácil de entender y enjuiciable.

La víctima en este último caso no es el candidato demócrata a la presidencia, que aún no se conoce y que en realidad podría no ser Biden. La víctima es un aliado europeo vulnerable y la red de países, incluido Estados Unidos, cuyos intereses de seguridad exigen contrarrestar la agresión rusa. Además, el Congreso apropió el dinero que Trump parece haber utilizado como palanca para su táctica, lo que implica al tesoro público de una manera en que Rusia 2016 no lo hizo.

Los siete primerizos están recibiendo atención porque reemplazaron a los republicanos en distritos marginales del Congreso. Es difícil saber cuánto daño político, si alguno, sufrirán por su posición. Sin embargo, lo que importa mucho más que sus distritos y su condición de novatos es su experiencia compartida como oficiales de inteligencia y en el servicio militar y su capacidad para articular el vínculo entre la seguridad nacional y la necesidad de una investigación de juicio político.

La subversión de la ley de Trump equivale a la subversión del interés nacional. Sin embargo, resultó difícil explicar a un público distraído y a menudo cínico cómo un presidente elegido democráticamente —incluso uno elegido con la ayuda más antidemocrática— amenaza las elecciones y la democracia.

Con su acercamiento a Ucrania, Trump facilitó a los demócratas describir de manera concisa por qué la destitución es apropiada y a enmarcar sus acciones en el contexto de la seguridad nacional, en lugar de la política partidista. Ahora le corresponde a los demócratas mantener un enfoque estricto en la seguridad nacional y evitar las distracciones de Trump.

En esta Nota