martes 11 de mayo de 2021
BLOOMBERG
21-08-2020 18:09

El envenenamiento es un mal augurio para Vladimir Putin

La campaña anticorrupción de Alexei Navalny le ha costado una larga lista de enemigos, y un oscuro trasfondo de violencia nunca está lejos de la superficie en la política rusa. Sin embargo, el momento del ataque sugiere una preocupante inquietud entre los responsables.

21-08-2020 18:09

Probablemente nunca sabremos con certeza quién ordenó el té envenenado para el crítico más preponderante del Kremlin. La campaña anticorrupción de Alexei Navalny le ha costado una larga lista de enemigos, y un oscuro trasfondo de violencia nunca está lejos de la superficie en la política rusa. Sin embargo, el momento del ataque sugiere una preocupante inquietud entre los responsables.

Las elecciones regionales están a semanas de distancia y las protestas antigubernamentales en el Extremo Oriente ruso no van a desaparecer. También hay descontento económico en el país, además de un continuo levantamiento en la vecina Bielorrusia, liderada por una oposición inesperadamente provocadora.Sin embargo, en lugar de solucionar los problemas del presidente Vladimir Putin, el ataque puede empeorarlos.

Navalny, quien ha sido intimidado en repetidas ocasiones, se enfermó el jueves en un vuelo de regreso a Moscú desde la ciudad siberiana de Tomsk, donde había estado trabajando con activistas locales antes de las elecciones de septiembre. Su portavoz dice que el té que bebió antes de abordar contenía veneno, dejándolo inconsciente. Aún no hay una investigación en marcha.

 

Casi 1.400 opositores detenidos en Rusia: uno habría sido envenenado en la cárcel

Lamentablemente, si bien el ataque es alarmante, no sorprende en un país donde las voces de la oposición se silencian regularmente con impunidad. En uno de los casos más llamativos, el carismático reformista Boris Nemtsov recibió un disparo a poca distancia del Kremlin en 2015. Las imágenes de la cámara de seguridad nunca se publicaron y los instigadores principales del ataque nunca fueron encontrados.

Las agresiones a muchos de los activistas atacados, incluidos la periodista asesinada Anna Politkovskaya, Nemtsov y el propio Navalny, han sido desestimadas por funcionarios, considerándolas amenazas insignificantes. Sin embargo, en el hospital de Omsk, donde se está tratando al hombre de 44 años, la ruin inhumanidad sugiere lo contrario. Según su asistente, la policía intentó confiscar sus pertenencias y el hospital inicialmente exigió un certificado de matrimonio de su esposa antes de que pudiera verlo. Los médicos argumentan que no se puede trasladar, y hasta ahora se han negado a darle de alta para que pueda volar a Europa para recibir tratamiento.

Hay algo de verdad en la idea de que Navalny es una amenaza irritante más que, hasta ahora, una amenaza genuina e inmediata para el sistema. En el heterogéneo campo anti-Putin, algunos se preocupan por su relación con los nacionalistas étnicos rusos, mientras que el constante desprestigio del Kremlin hacia Navalny ha ayudado a manchar su imagen popular. El jueves, al menos un periódico sugirió que la intoxicación fue causada por el consumo de alcohol. También ha mantenido un perfil más bajo recientemente. No obstante, sigue siendo probablemente el líder de la oposición y activista más conocido: su video que cuestiona el lujoso estilo de vida de Dmitry Medvedev, expresidente y primer ministro, ha acumulado más de 30 millones de visitas. Medvedev negó las acusaciones.

 

Porqué señalan a Putin detrás del envenenamiento de su líder opositor

Sin embargo, lo que es más significativo es que sea percibido como un riesgo no cuantificable. Su campaña por el voto táctico, cuyo objetivo es unir a los votantes en torno a candidatos no afiliados al partido gobernante Rusia Unida, ha tenido un impacto significativo en las elecciones locales y regionales anteriores. El envenenamiento envía una señal de advertencia a los partidarios locales que esperan repetir ese truco, dice Vladimir Gelman, profesor de ciencias políticas en la Universidad Europea de San Petersburgo, que estudia la oposición de Rusia.

Todo apunta a una sensación de vulnerabilidad. Ciertamente, no hay indicios de que Putin haya ordenado el ataque. Más probablemente, como explica Tatiana Stanovaya, del grupo de expertos políticos R.Politik, fue orquestado por uno de los muchos objetivos de las investigaciones de Navalny entre las personas más poderosas del país, o por un protector excesivamente celoso del régimen. Ese fue el caso de Nemtsov, cuyos atacantes tenían vínculos con el poderoso líder de Chechenia, Ramzan Kadyrov. (Kadyrov ha negado cualquier participación). De cualquier manera, el incidente es un mal augurio en casi todos los sentidos. Lo más obvio es un recordatorio de que la Rusia de Putin sigue siendo un lugar donde tales ataques están permitidos y donde las voces de la oposición están bajo amenaza permanente. También es un recordatorio para Occidente de que a pesar del análisis lógico de costo beneficio de cada experto de lo que Putin puede o no hacer, por ejemplo, una posible invasión de Bielorrusia, hay una paranoia entre el séquito de Putin que hace que todo sea posible.

El problema para el presidente es que el ataque también podría crear un significativo riesgo político. Un esfuerzo tan evidente para silenciar a Navalny podría convertir al activista en un héroe entre personas que no son sus seguidores habituales. Potencialmente, podría energizar a los votantes descontentos, incluso fuera de Jabárovsk, ciudad en la frontera con China donde durante semanas las multitudes han protestado tras el arresto de un popular gobernador local. Todo eso podría hacer que sea aún más difícil para el Kremlin obtener las victorias electorales que necesita en estas elecciones legislativas y de gobernadores regionales.

Mientras tanto, la vecina Bielorrusia proporciona esperanza para un electorado desilusionado en Rusia, y las multitudes en Minsk son una prueba de que los líderes de la oposición vienen de lugares inesperados, en momentos inesperados.

Una investigación rápida y creíble sobre el último y más grave ataque contra Navalny ayudaría. Si tan solo fuera probable.

 

P. M.

En esta Nota