jueves 23 de septiembre de 2021
BLOOMBERG EEUU
25-01-2021 13:29
25-01-2021 13:29

La reforma migratoria de Biden no provocaría una nueva ola de inmigrantes

El flamante presidente Biden presentará un proyecto migratorio que en ocho años convertirá en ciudadanos a los inmigrantes ilegales. Será la reforma más audaz de los últimos 35 años. ¿Generará más oleadas oleadas de inmigrantes latinoamericanos?

25-01-2021 13:29

La pieza central de la amplia propuesta de reforma migratoria del presidente estadounidense, Joe Biden, es un camino de ocho años hacia la ciudadanía para los inmigrantes no autorizados. Esta sería la amnistía más audaz desde que Ronald Reagan firmó la Ley de Reforma y Control de la Inmigración en 1986. También es probable que genere el mismo temor: que nuevas oleadas de inmigrantes se sientan inspiradas a cruzar ilegalmente nuestra frontera sur con la esperanza de una futura legalización.

La mayoría de los estudios concluyen que hay alrededor de 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos.Algunos argumentan que la cifra es cerca de dos veces mayor. Pero en lo que todos los estudios están de acuerdo es que la población no autorizada ha estado disminuyendo desde 2007.

Los críticos y escépticos del camino de Biden hacia la ciudadanía tendrán una gran pregunta: ¿la amnistía hará que esta tendencia se revierta? ¿Volverá a inundarse EE.UU. de millones de inmigrantes indocumentados que creen que finalmente obtendrán una amnistía propia? ¿Y eso no dejará a EE.UU. justo donde comenzó, con una enorme población de residentes obligados a vivir efectivamente bajo tierra, sujetos a la explotación por parte de empleadores que ignoran las leyes laborales?

Si 11 millones de inmigrantes ilegales son legalizados, tal vez queden sujetos a la explotación de los empleadores

A menudo se ha culpado a la campaña de legalización de Reagan de hacer precisamente eso. Pero, en realidad, probablemente no fue así. La inmigración ilegal aumentó brevemente en 1986 (tal vez en anticipación a la amnistía), pero después de eso registró una leve disminución durante varios años antes de reanudar su ascenso a fines de la década de 1990. Los investigadores en general han concluido que la reforma de Reagan, que también incluyó un aumento sustancial en la aplicación de la ley de inmigración, en realidad redujo modestamente la inmigración ilegal.

Pensándolo bien, no tiene mucho sentido que estos programas de legalización atraigan una ola de nuevos inmigrantes no autorizados. Si el proyecto de ley de Biden se aprueba este año, habrán pasado 34 años desde la última amnistía. ¿Quién se mudaría a un país anticipándose a décadas de vivir bajo tierra y trabajar en empleos deficientes, solo por la oportunidad de comenzar un camino hacia la ciudadanía dentro de 30 años?

De hecho, hay razones aún mayores para argumentar que una nueva amnistía no provocará una invasión de personas que cruzarán la frontera. La primera es que México, históricamente la principal fuente de inmigrantes no autorizados, en la actualidad tiene una tasa de fertilidad mucho más baja. Cuando Reagan concedió la amnistía, una típica mujer mexicana podría esperar tener cuatro hijos en el transcurso de su vida. Ahora la cifra disminuyó a alrededor de dos.

Que las mujeres mexicanas tengan menos hijos significa que los jóvenes deberán quedarse en casa para trabajar y cuidar a los padres mayores.

Además, la economía mexicana es mucho más rica ahora que en la época de Reagan. En términos de paridad del poder adquisitivo, su PIB per cápita es de más de US$20.000, casi la mitad que el de EE.UU. Todavía no es un país desarrollado, pero ya no es pobre, y ya ha pasado el punto en que la emigración tiende a disminuir.

Así que la presión migratoria de México está disminuyendo. Pero las condiciones en EE.UU. también han cambiado. Hay menos empleos en construcción como los que muchos inmigrantes no autorizados realizaban en los años 1990 y 2000. Múltiples iniciativas para aumentar el control fronterizo, incluida la Ley Cerco Segura de 2006, han hecho que cruzar la frontera sea mucho más difícil. La reforma del sistema de bienestar de Bill Clinton en 1996 negó muchos beneficios del Gobierno a los inmigrantes indocumentados. Y eso se suma a la creación de una agencia de Control de Inmigración y Aduanas, y un aparato más estricto de controles migratorios internos.

Entonces, cuando los mexicanos en los días de Reagan miraban hacia el norte y veían una tierra de oportunidades acogedora a través de una frontera con poca vigilancia, hoy EE.UU. se siente como un país mucho más prohibitivo.

Es por eso que la única fuente significativa de migrantes que hoy cruzan la frontera entre EE.UU. y México es un puñado de países centroamericanos violentos y empobrecidos: Honduras, Guatemala y El Salvador. Estas son las fuentes de las “caravanas” de solicitantes de asilo que periódicamente aparecen en los titulares y que Trump trabajó tan duro para detener. La inmigración ilegal desde Centroamérica es bastante modesta, pero existe:

México mejoró su situación, pero la inestabilidad política de Honduras, Guatemala y El Salvador alienta la búsqueda de asilo en EE.UU

Es posible que un programa de legalización de Biden aliente a más caravanas de Centroamérica, pero parece poco probable. La primera y principal esperanza de estas personas para emigrar a EE.UU. es el asilo, no la inmigración ilegal, y la amnistía no afecta el proceso de asilo. Mientras tanto, la fertilidad también está disminuyendo en los países centroamericanos, mientras que sus economías están creciendo. Y todos los factores que hacen de EE.UU. un destino menos atractivo que hace 20 años también se aplican a los centroamericanos.

Por lo tanto, una amnistía de Biden probablemente no traerá una nueva ola de inmigración ilegal. A menos que se trate de un desastre climático u otra catástrofe que cree masas de refugiados, las personas ahora simplemente tienen muchas menos razones para cruzar la frontera sur de EE.UU. La gran ola de inmigración latinoamericana ha terminado.