jueves 16 de septiembre de 2021
BLOOMBERG China
12-08-2021 16:47

Un acoso sexual en Alibaba destapó el escaso respeto laboral a las mujeres

La empresa Alibaba prosigue investigando la denuncia de acoso sexual que hizo una empleada contra su jefe, pero el tema hizo saltar el debate sobre lo que se les pide a las mujeres para mejorar su situación dentro de una empresa: desde beber con clientes hasta participar en rituales o consentir abusos.

12-08-2021 16:47

Alibaba Group Holding Ltd. creará una línea directa y un equipo dedicado a investigar las quejas de acoso sexual, luego de que una empleada acusara a su gerente de violación e iniciara un debate sobre la misoginia en la industria tecnológica china.

El gigante del comercio electrónico abrió una investigación cuando una empleada de Alibaba acusó a su gerente de agredirla sexualmente después de una noche de consumo excesivo de alcohol durante un viaje de negocios en julio. La investigación está próxima a concluir y pronto se darán a conocer los hallazgos, dijo la empresa en su blog oficial el jueves. Mientras tanto, Alibaba estableció un comité para vigilar su entorno laboral, compuesto por mujeres ejecutivas de alto nivel, incluida la directora financiera, Maggie Wu, y la directora de personal, Judy Tong, quien fue censurada públicamente el lunes por el mal manejo del incidente por parte de la compañía.

Las acusaciones de la empleada, que se viralizaron en el controlado internet de China, han repercutido en los escalones superiores de Alibaba y los rangos ejecutivos de gran parte del país . El gerente acusado fue despedido, dos altos ejecutivos del gigante del comercio electrónico han dimitido y el director ejecutivo, Daniel Zhang, emitió un mea culpa notable, calificando el manejo del incidente por parte de la compañía de “humillación”.

En un país que ha tardado en asimilar las lecciones del movimiento global #MeToo, el episodio ha desencadenado una revisión de las formas en que las mujeres chinas son tratadas con demasiada frecuencia en el trabajo. Son ignoradas, deshumanizadas, obligadas a participar en rituales donde predominan los hombres, como beber con los clientes, y obviadas cuando denuncian abusos. Sucede en un momento en que gran parte del mundo empresarial de China, en particular la industria tecnológica, está bajo un intenso escrutinio gubernamental sobre cuestiones que van desde violaciones antimonopolio hasta el trato de los trabajadores con salarios bajos.

En varios trabajos, se obliga a las mujeres chinas a emborracharse con los clientes de la empresa que las emplea, entre otros abusos

“La mejor reflexión es la acción”, dijo Alibaba en una entrada de blog. “Es nuestra responsabilidad compartida crear un entorno de trabajo de respeto mutuo”.

El incidente en Alibaba resalta el maltrato generalizado hacia las trabajadoras en las empresas de China, donde el movimiento #MeToo no ha tenido un despegue tan amplio como en Silicon Valley u otros lugares.

El presidente Xi Jinping se ha comprometido a luchar contra la discriminación en el lugar de trabajo en medio de una fuerza laboral cada vez menor, aunque el país restringe a las activistas feministas y elimina la red de contenido sensible #MeToo. China prohíbe la discriminación laboral basada en el género y estipula la importancia de la igualdad de oportunidades. Sin embargo, la falta de aplicación significa que las prácticas discriminatorias tienen pocas repercusiones.