martes 07 de febrero de 2023
CIENCIA Ser lanzado el mircoles desde una base rusa en Kazajistn

Un satélite estudiará planetas extrasolares

El inédito instrumento científico será puesto en órbita para estudiar la luminosidad de 120.000 estrellas y los planetas que las orbitan. La misión de 170 millones de euros es considerada "modesta"pero importante para el futuro.

25-12-2006 23:55

Paris - Un inédito satélite francés que servirá para observar por primera vez los planetas que gravitan en estrellas del mismo tipo que nuestro Sol, será lanzado el miércoles desde la base rusa de Baikonur, en Kazajistán.

Desde su órbita a 900 kilómetros de la Tierra, Corot (Convección, Rotación de estrellas y Tránsito de los planetas extrasolares) medirá ínfimas variaciones de la luminosidad en 120.000 estrellas y de allí se podrán estudiar los cuerpos que giran alrededor de las más importantes y donde haya más probabilidad de que se genere alguna condición de vida orgánica.

" Corot es un pequeño proyecto, con medios modestos, pero que mostrará a las misiones futuras qué tipo de estrella hay que ir a buscar", señala la responsable científica de la misión, Annie Baglin, del Observatorio Meudon de París. En la génesis del proyecto, a principios de los años 90, el objetivo era obtener importantes informaciones sobre la composición del corazón de las estrellas. Después de que el año 1995 se descubrieran los primeros planetas extrasolares, se comprobó que estos mismos instrumentos podían servir para detectar planetas lejanos.

Para Baglin, las dos tareas de Corot tienen un interés científico comparable, aunque el estudio de otros planetas seduce más al gran público. "Los átomos que forman actualmente nuestro cuerpo, carbono y oxígeno entre otros, se generaron al pasar cierto número de veces por el interior de las estrellas y, curiosamente, lo que pasa en el corazón de las estrellas es prácticamente desconocido", agrega.

Para la misión exoplanetaria, la científica precisa que se estudiarán "algunas decenas de pequeños exoplanetas, más pequeños que los 220 conocidos en la actualidad”. En general se trata de enormes masas gaseosas que dan vueltas en pocos días alrededor de su estrella.

Baglin espera incluso detectar planetas rocosos, que sin embargo serían mayores que la Tierra. Los exoplanetas conocidos hasta la fecha tienen el tamaño de Neptuno, unas 57 veces el volumen de la Tierra.La misión debe durar dos años y medio, antes del lanzamiento de la sonda estadounidense Kepler, previsto a fines de 2008.

Kepler será más potente, estará alejada de la influencia terrestre porque será colocada en órbita alrededor del Sol, aunque costará cinco veces más.La sonda estadounidense irá en busca de planetas de la talla de la Tierra, situados a la misma distancia de su astro. "Ellos verán seguramente otras Tierras, pero no nosotros, aunque nuestra misión es por lo menos igual de importante desde el punto de vista científico", afirma Baglin.

"Los franceses están desde hace 20 años a la vanguardia en materia de exoplanetas. Es por eso que nuestros científicos insistieron tanto en que Corot fuese lanzado antes de fines de 2006, para no perder la ventaja en esta carrera espacial, para no perder nuestra ventaja sobre este temible competidor", explica la científica, que recibió la ayuda del gobierno de Francia, a partir del Centro Nacional de Estudios Espaciales, que asumió el 75% de la inversión de 170 millones de euros para desarrollar la investigación.

En esta Nota