25 oct 2020
COLUMNISTAS |opinion
sábado 17 octubre, 2020

El Nodio de la cuestión

17-O. Requiere ser tratado en función de su mito y no de sus contradicciones. Foto: Presidencia

No hay otra manera de tratar la vida cotidiana que con reducciones. La simultaneidad del mundo y su constante fluir productivo generan una complejidad abrumadora de información en un presente que necesita siempre de abstracciones y selecciones.

Nadie puede ocuparse de todo lo que sucede en el mundo, por más que aún se insista en la idea de información real o ficticia, ya que en cada selección siempre algo queda afuera. Así, la mentira también es información, ya que hace referencia a una selección en la construcción de esa mentira. En esto la política tiene una amplia trayectoria.

Para el universo político las reducciones son ideales: permiten hacer abstracción de los detalles, especialmente los que llevan a la decepción. La celebración del 17 de Octubre requiere ser tratada en función de su propio mito y romanticismo para evitar un tratamiento complejo e histórico.

Los episodios de violencia de esa jornada, el convertirlo en una fiesta patria y en volcar su rememoración en los contenidos de los colegios, en el tiempo que va desde 1946 hasta el final abrupto de su segundo mandato, podrían resentir los ánimos de quienes se acercan al partido siempre en algún tiempo nuevo.

Para el universo politico las reducciones son ideales: permiten hacer abstracción de los detalles, en especial los que llevan a la decepción

Los rasgos complejos y cercanos a cierto autoritarismo necesitan ser ubicados dentro del mismo esquema que esta celebración inauguró, y que relata magistralmente Mariano Plotkin, en donde los otros no peronistas quedaron para siempre representados con el no patriotismo, la negación del pueblo verdadero o la ajenidad con la real historia de luchas del país. En las recientes marchas contra el Gobierno, la aplicación de características muy similares fue utilizada para catalogar a opositores.

El secreto operativo está en las selecciones y en los aprendizajes de aquellas selecciones que permiten prever un devenir social de tipo exitoso. Las noticias falsas aprenden de los medios masivos de comunicación el lenguaje necesario para escandalizar con sus creaciones, de modo que aunque puedan no hacer referencia a algo que haya sucedido, su operación forma parte de las opciones que la sociedad moderna ha permitido constituir como casos exitosos de comunicación.

Algunos mecanismos sociales exitosos podrán ofrecer una suerte de identidad para su reutilización (como saludar cordialmente en lugar de insultar) permitiendo una suerte de horizonte de posibilidades de mayor preferencia para que alguna acción sea ejecutada con la idea previa de éxito.

Estas fijaciones de sentido no evitan la multiplicación de acontecimientos, sino que los fomentan. El dinero es un logro evolutivo que ayuda a mayores transacciones económicas al mismo tiempo que aumenta el tipo de transacción (tarjeta de crédito, bonos, acciones), de modo que el mundo moderno ofrece, para sus mecanismos de reducción de complejidad, un resultado de mayor complejidad. Ningún proceso social deja al mundo igual que antes, aunque utilice lo que estaba disponible en el mundo en el instante inmediatamente anterior.

Los fenómenos denominados como “discursos del odio” merecen también un tratamiento sociológico, desde una estrategia que trascienda la mera descripción sociodemográfica con calificativos evidentemente despectivos. Es sencillo encontrar, incluso en cientistas sociales, el uso de terminología proveniente del análisis poblacional para tratar aquello que se observa por la televisión.

Si la marcha es contra el gobierno nacional, se trataría de sectores de clase media y de edades más adultas, en su mayoría antidemocráticos, individualistas y de derecha, y además dispuestos a aniquilar a la sociedad argentina en una ola brutal de contagios irresponsables. No queda del todo claro si esta descripción contiene algún nivel de odio y en qué gradiente.

Nodio podría intervenir en los hechos del 17 de octubre, revisando quien desinforma por dejar fuera episodios específicos y contradictorios

Quienes marchan contra el Gobierno producen una estrategia analítica de características similares y que a su vez se espeja en otra movilización denominada de la Constitución y la Libertad de 1945 contra el gobierno militar del que Perón formaba parte. Esa marcha no tiene conmemoración, pero representa la presentación en público de ideas anti peronistas que todavía subsisten. Las marchas peronistas serían solo de “planeros”, gente pobre sin voluntad propia o meros empleados estatales.

Lo que une a ambas descripciones solo lo puede ofrecer el sistema político. Aunque utilizan conceptos provenientes de las ciencias sociales, no se hace con estos una utilización desde el universo de la ciencia, sino que son seleccionados para ser ingresados como descripciones dentro del sistema político bajo su propia codificación de gobierno y oposición.

En ninguno de ambos casos podría hablarse de desinformación. Un concepto como ese, que forma parte del eslogan del nuevo observatorio Nodio, se ofrece como una suerte de resta, como aquello que podría partir de una información y que esta quedaría sustraída.

La otra vertiente que ofrece es aquella que sugiere una posible relación de la comunicación con las cosas, con los elementos, con los acontecimientos. Informaría quien podría documentar realidad en contra de las noticias maliciosas. Nodio podría intervenir en los actos conmemorativos del 17 de Octubre revisando quién desinforma, por dejar fuera los episodios específicos de aquellas jornadas.

En toda información hay una selección, hay un elegir qué decir entre muchas opciones disponibles. Todo el entramado social se basa en cadenas infinitas de selecciones simultáneas que siempre dejan algo afuera, y que permiten con esa selección una secuencia nueva de selecciones. El Presidente decide expresarse sobre los problemas actuales en relación con el gobierno anterior, y al hacerlo deja afuera otras opciones de oferta comunicacional que decide no incluir.

Nadie en realidad podría comunicar la totalidad del mundo ni los episodios totales porque produciría sobresaturación y ruido. El sistema político selecciona del mundo solo aquello que puede tratar desde su propia lógica, desde su propio esquema de observación, desde la distinción gobierno versus oposición, y es eso justamente lo que es relevante para la sociología. El mundo no es más que el espacio en el que se crean formas de observarlo.

*Sociólogo.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5159

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.