jueves 23 de septiembre de 2021
COLUMNISTAS opinion
07-06-2020 02:59
07-06-2020 02:59

Las travesuras políticas de Kicillof

07-06-2020 02:59

Lo volvió a hacer. Mientras Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta mantuvieron la fórmula del consenso y la cordialidad para anunciar la nueva prórroga de la cuarentena, Axel Kicillof no evitó mostrar los colmillos a la hora de insistir en que la Ciudad está mucho peor que la Provincia.

Podría ser anecdótico el episodio. O una muestra más de la lógica dura del gobernador a la hora de hacer política. Sin embargo, el encadenamiento de varias de estas actitudes vislumbra la estrategia de confrontar con la oposición, sobre todo, y también con su propio espacio.

Ya había dado una señal inequívoca cuando no tuvo empacho en culpar a María Eugenia Vidal del desastre sanitario del Conurbano, como si antes de ella sus antecesores durante décadas (de la misma fuerza de Kicillof) hubieran dejado al GBA como un cantón suizo.

Luego, él mismo y varios de sus funcionarios de perfil alto empezaron a marcar que el problemón del coronavirus en el Área Metropolitana Buenos Aires era más responsabilidad de la Ciudad que de la Provincia. A esa línea se sumaron desde el ministro y el viceministro de Salud, Daniel Gollán y Nicolás Kreplak, hasta el inefable Sergio Berni. El encargado de Seguridad sumó un plus, al sostener que las diferencias en el PRO sobre el confinamiento entre palomas y halcones empeoran la táctica anticontagios. Curioso.

En ese mismo tren también se dejaron trascender desde la geografía bonaerense cifras de nivel de contagios cada 100 mil habitantes. Según esos números, CABA tiene dos veces y media más positivos que Avellaneda (el de peor índice del GBA) y diez veces más que La Matanza.

El cruce de Kicillof y Prat Gay por Clarín, el desempleo en EE.UU. y los 60 mil tests

Larreta y sus escuderos principales en esta crisis (Diego Santilli, Felipe Miguel y Fernán Quirós) han evitado hasta ahora recoger el guante. Es más, el jefe de Gobierno porteño hasta prefirió darle la razón a Kicillof en algunos de los datos que divulgó. Y, en público, elige remarcar siempre la cooperación entre ambas administraciones para enfrentar el Covid-19.

En privado, Larreta y los suyos admiten que hay una mayor sintonía con el Presidente y su equipo que con los bonaerenses. Con una prevención extra: que los pases de factura hacia la Ciudad se multipliquen al ritmo de que empeore el panorama viral y, en especial, el socioeconómico. En ninguno de los dos todavía ha llegado lo peor.

Hay dardos “axelistas” menos visibles. Por ejemplo el que recibió Silvia González Ayala, infectóloga muy reconocida de la Universidad Nacional de La Plata e integrante del equipo de asesores médicos del gobernador. En alguna entrevista periodística y ante varios legisladores, la experta osó criticar la mirada culpógena hacia CABA y la inflexibilidad conurbana. Dicen que cayó mal y sus sugerencias dejaron de ser escuchadas en la capital bonaerense.

Otro caso que trascendió poco fue el acuerdo que Kicillof hizo con Eduardo Grinberg, el eterno presidente del Tribunal de Cuentas provincial, para reemplazar a miembros de la oposición por oficialistas. Justo en ese cuerpo donde hay que controlar la gestión del Ejecutivo. Llamativo.

Algo similar fue el imprevisto desembarco de Augusto Costa en el directorio de Ternium, del Grupo Techint. El ministro de la Producción y hombre de máxima confianza de Kicillof llega a ese asiento en representación de la Anses.

Al mismo tiempo que nos ocupamos de la pandemia y sus efectos, pasan cosas.