lunes 20 de enero de 2020 | Suscribite
COLUMNISTAS / arranca la transicion
domingo 27 octubre, 2019

Los adioses

.

por Beatriz Sarlo

Hay lunes. Los ciudadanos votan, pero no son historiadores del presente: quieren todo y lo quieren ya. Foto: NA / EFE
domingo 27 octubre, 2019

El acto del jueves 24, cierre de campaña en Mar del Plata, mostró juntos a Alberto y Cristina. Juntos pero con dos perspectivas distintas. Ella habló del pasado del kirchnerismo y de Fernández en esa historia. El habló del país que dejaba Macri y del futuro, con la seguridad de una frase que viene repitiendo: “Sabemos lo que hay que hacer para que la Argentina se ponga de pie”. Y agregó: “Firmamos un contrato moral y ético con ustedes”. Fue un cierre moderadamente entusiasta, con el candidato a presidente emocionado. No es para menos. Lo que se le viene requiere fuerza moral y carácter, decisión y templanza, ese saber hacer lo que se ha prometido y, si el diagnóstico fue correcto, la tarea será muy difícil. Los pesimistas dirían: improbable.

Cristina en la campaña. No se la había visto mucho a Cristina Kirchner en el transcurso de esta campaña. Los más pusilánimes temían que apareciera el domingo 20, engalanando la platea del último debate presidencial. Los más sensatos, mejor informados o menos alarmistas sabían que eso no iba a suceder. Cristina se atuvo a su estrategia de silencio nacional y solo habló en recintos provinciales, y en actos vinculados a la presentación de su best-seller.

Sinceramente, fue un acierto que Cristina se mostrara poco. Aunque sus admiradores la echaron de menos, sus detractores no pudieron decir que se cansaron de verla. El miércoles 23 se sacó una foto significativa en el bosque de La Plata, con sus tres mosqueteros preferidos: los integrantes de la fórmula Kicillof-Magario y la candidata a intendenta platense Florencia Saintout, justamente famosa por haber condecorado a Chávez y a Maduro, repartiendo esos honores desde el cargo de decana de la Facultad de Periodismo, nada menos. Pese a esa foto y otras, Cristina tuvo menos participación en la campaña de la que se preveía. Quizás una manera de sugerir que así será durante la presidencia de Fernández.

¿Fue un cálculo para no provocar el rechazo de ciudadanos dispuestos a votar por Fernández Alberto, pero no por Fernández Cristina? Si lo fue, le exigió a ella el sacrificio de callarse la boca en algunos grandes escenarios, lo cual implica una pequeña mutación en quien, hasta ahora, no había mostrado la virtud del altruismo, salvo que esa virtud contribuyera a su propia gloria. Cristina no es una política generosa. Pero podría ser sensata, cuando sus intereses están jugados a la mano de esa sensatez.

Fernández podrá ser presidente con votos que no le pertenecen por completo

¿De quién son los votos? Después de estas elecciones, habrá suspenso sobre lo que termine resolviéndose en El Calafate o en un departamento de Recoleta. Es difícil hacer una hipótesis sobre lo que sabe, supone y desea Alberto Fernández. Será presidente con votos que no le pertenecen por completo. Pero hagamos acá dos observaciones.

La primera es que esos votos le pertenecen un poco más que cuando comenzó su campaña, porque Fernández es un agresivo inteligente. La agresividad lo confirma en el estilo K, mientras que la inteligencia lo vuelve atractivo para quienes ya no votarán a Macri, porque los defraudó y los perjudicó.

Segunda observación: esos votos van a pertenecerle a Fernández si logra apagar la bomba con mecha corta que Macri le entregará junto con la banda y el bastón. Es una tarea dificilísima. Si le va bien, le será reconocido. Si le va mal, muy probablemente serán más los que hagan responsable a Fernández que a Macri, que fue quien fabricó la bomba. Los ciudadanos no se comportan como historiadores del presente. Quieren todo y lo quieren ya. Y no son ni los más pobres ni los que pasan hambre los primeros que pegan ese grito rockero.

De todas formas, si tenemos suerte, es “adiós Cristina”, porque, como me dijo un político entrenado, “la lapicera para firmar cheques la tiene el presidente”. Esta perspectiva optimista evita pensar en la mezquindad política de Cristina, rasgo que coinciden en atribuirle muchos de los que la conocen. Pero hay algo que Cristina sabe y que es necesario tener en cuenta: si Macri deja la bomba, ¿por qué le convendría a ella correr y tomar las riendas, en lugar de quedar en la reserva institucional del Senado, dejando que se incendie o se chamusque Alberto?

La transición es incierta por culpa de Macri, que si es derrotado solo piensa en su futuro

Políticos comparados. Para finalizar, antes de las elecciones, un fugaz cambio de país. La excelente revista brasileña Piauí publica, en su número 157, un largo fragmento del “Diario de la Presidencia”, donde Fernando Henrique Cardoso fue anotando las jornadas de los dos años finales de su gobierno.

En esas últimas semanas, Cardoso hizo una visita de estado a Portugal. Eran sus días de despedida como presidente, porque él y su partido habían sido derrotados por Lula y el PT. Lejos del miedo o del resentimiento mezquino, Cardoso, a su regreso de Portugal, invitó a comer a Lula. Voy a citar el “Diario de la Presidencia”.

“Hoy a la noche vamos a comer Ruth (esposa de FHC), Marisa (esposa de Lula) y Lula. Les haré un rápido relato de mi viaje, donde todo fue gratificante. Repetiré lo que dije en mi discurso en Portugal: me da la impresión de que quien ganó la elección fui yo. En verdad no fue así. Mi partido perdió las elecciones, mi candidato perdió las elecciones, pero esta transición y tal vez el sentimiento de que realmente hicimos bastante, sobre todo para mantener un clima de civilidad, tiene una considerable repercusión afuera. ‘Afuera’ es un modo de decir las elites dirigentes y cierto sectores del mundo. También aquí en Brasil los odios, que estuvieron agitados y muy a flor de piel durante la campaña, se van amortiguando. Vamos a ver hoy a la noche durante mi conversación con Lula. Pero será buena ciertamente”.

“Otros, ellos, antes, podían”. FHC y Lula fueron esos otros que, antes, pudieron. Los escépticos dirán: mucho diálogo, pero ahora lo tienen a Bolsonaro. A esos les contesto: Bolsonaro piensa como Pichetto, que por suerte no tiene el poder del brasileño. Y, además, Macri no podrá decir que, durante la transición “tuve ciertamente una conversación buena” con mi sucesor, como escribió Cardoso en su diario.

La transición es una oscura incertidumbre por obra del presidente Macri que, si es derrotado, solo piensa en su futuro.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4880

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.