Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
jueves 17 de octubre de 2019 | Suscribite
COLUMNISTAS /
domingo 14 julio, 2019

Alberto Fernández y el perdón

por Jorge Fontevecchia

PERIODISTAS, al salir de Comodoro Py. Foto: captura de pantalla.
domingo 14 julio, 2019

No le alcanza al candidato a presidente por el Frente de Todos con pedir perdón a los cordobeses por haber maltratado a su provincia durante el último gobierno, como hizo esta semana tras visitar a Juan Schiaretti. No le alcanza con pedir perdón por los errores de Cristina Kirchner que él mismo criticó cuando dejó de ser su jefe de Gabinete. Para ser creíble tiene que pedir perdón también por sus propios errores y los del gobierno de Néstor Kirchner, que no fue republicanamente mejor que el de su esposa y peor en términos de corrupción. Comenzando por pedirle perdón al periodismo, al que él y Néstor Kirchner personalmente agredieron y nunca defendió, a diferencia de lo que escribió Ricardo Kirschbaum el viernes en Clarín.

Los problemas con el periodismo no comenzaron a partir de la salida de Alberto Fernández del gobierno. Fue él quien hizo levantar a Pepe Eliaschev de Radio Nacional, fue estando él a cargo del gabinete que Lanata se quedó sin poder hacer televisión en ningún canal y fue él quien le dijo a la misión de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) en 2006 que Editorial Perfil no recibía publicidad oficial porque era extorsionadora.

El karma del ataque al periodismo solo podrá ser superado con una autocrítica personal y sincera

En el libro Noticias bajo fuego, Gustavo González lo relata con precisión: “El titular de la SIP confesó que su tarea en la Argentina estaba resultando más difícil de lo esperado. Esa mañana habían sido recibidos por el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, quien negó cualquier tipo de presiones sobre los medios de comunicación. (...) Alberto Fernández también le juró a la SIP que el gobierno distribuía con total equidad los millones de la publicidad oficial. Cuando le preguntaron por qué entonces la principal revista no recibía un solo aviso, contestó que si ponía publicidad y Noticias después se volvía oficialista, ‘nos van a acusar de que fue por el dinero que recibieron’. La delegación no salía de su asombro cuando quien luego se convertiría en crítico de los Kirchner les dijo que la revista los extorsionaba. Pero al pedirle más precisiones sobre cómo, cuándo, dónde, por qué y quiénes habían efectuado tal extorsión, Fernández evitó responder. (...) La delegación también había visitado a algunos periodistas, pero los encuentros no habían dado mejor resultado. Según confiaron en la reunión con Noticias, algunos directivos de medios les habían pedido discreción sobre lo que dirían por temor a sufrir represalias del gobierno. De hecho, ni esos medios ni la SIP hicieron públicas esas reuniones. En la cita con la delegación extranjera, las autoridades de Página/12, el diario que más publicidad recibía del kirchnerismo, preguntaron: ‘Disculpen, pero cuando ustedes hablan de un gobierno que presiona a la prensa, ¿se refieren al de la Argentina o al de algún otro país?’. Tiempo después también nos enteraríamos de que Héctor Magnetto, el CEO de Clarín, no recibió a la delegación de la SIP. Los enviados se quedaron sorprendidos cuando quien los atendió fue un enviado suyo ‘en un hall, casi de parados’. Antes de regresar a los Estados Unidos, donde residía, Robert Cox (integraba la comisión de la SIP) señaló: ‘La situación es muy distinta a la del pasado, pero el miedo que notamos en los periodistas es similar al que existía durante la dictadura’. La confirmación de ese miedo se evidenciaba en que, al igual que cuando la Comisión de Derechos Humanos de la OEA visitó la Argentina en plena dictadura por las denuncias recibidas, la mayoría de los medios se abstuvo entonces de informar sobre ello”.

El perdón en la religión es equivalente a la democracia en la política, son los dos grandes inventos diseñados para resolver conflictos. Perdón viene de perder, derivado de dar, quien perdona dona y el ejercicio de la democracia impone a su actores la disposición a dar su perdón a quien lo solicita y reconoce su error. El periodismo, como actor del sistema democrático, debe aceptar las disculpas de quienes lo ofendieron dando vuelta la página de la historia, pero esas disculpas deben ser expresas, públicas, sinceras y reconociendo los errores.

El perdón le sería sanador a Alberto Fernández pero hasta ahora no reconoció su participación en los innumerables ataques a la prensa que se produjeron durante el gobierno que él condujo. Por el contrario, al haber sido partícipe de la acción de daño y hacerse el disimulado y, peor aún, lograr ser colocado como “defensor” de periodistas, daña dos veces.

Si no cambia su narración sobre la relación con el periodismo, incluyendo una sincera autocrítica que lo involucre, seguirá repitiendo días aciagos como el miércoles pasado, cuando con horas de diferencia discutió en Córdoba con el periodista de Telefe Héctor Emanuele, a la salida de Comodoro Py con Mercedes Ninci, y más tarde con Jonatan Viale por radio, haciendo que esas discusiones fueran los temas más mencionado en redes sociales.

Jonatan Viale le dijo: “Mi pregunta es si no se van a repetir esos viejos errores del kirchnerismo persiguiendo periodistas”, a lo que Alberto Fernández respondió: “¿Yo cometí esos errores? Entonces no me pidas que no los cometa cuando no los cometí”. Alberto Fernández sí cometió esos errores; la viuda de Eliaschev, Lanata y todos los periodistas de Editorial Perfil, entre otros, son testigos de que los cometió. Freud explicaba que la memoria es ficcional y la negación, el primer mecanismo de defensa. Si ese fuera su síntoma, sería bueno para su campaña que lo superara rápido porque los periodistas se lo van a recordar siempre, como le sucedió también hace dos años en el programa Nos estamos conociendo, de Radio Nacional o cómo, salvando las incomparables diferencias, le sucedía a Yabrán.

El periodismo es, por su tarea, omnipresente, y el remedio para su herida es la contrición de quien la produjo

En otro tramo, Alberto Fernández es quien interroga a Jonatan Viaje diciéndole: “Te hago una pregunta, hace muchos años hablamos, ¿yo alguna vez les dije a ustedes ‘voy a hablar pero no me pregunten de esto’?”. Jonatan Viale es un gran periodista pero cuando Alberto Fernández asumió como jefe de Gabinete tenía 17 años y no pudo vivir que, peor que decirles a los periodistas (“ustedes”) que no debían preguntar, directamente no hablaba con los periodistas críticos y muchos hasta tenían prohibida la entrada a la Casa Rosada, como el caso de los de Editorial Perfil.

Al llegar a Córdoba, Alberto Fernández les dijo a los periodistas que querían entrevistarlo: “Basta, así no. Así no se ejerce la profesión. Esto no es periodismo”, antes había mandado a “estudiar” a Viale por las preguntas “incorrectas” que le hacía (vale la pena escuchar la declaración completa), y por idénticas razones, a “leer” a Mercedes Ninci.

Lo mismo sucedía entre 2003 y 2008 cuando le decía a la misión de la Sociedad Interamericana de Prensa que lo que esta editorial hacía no era periodismo, determinando él mismo lo que lo era y lo que no. Por ejemplo, Alberto Fernández sostenía que la revista Noticias no hacía periodismo porque publicaba informaciones falsas. Vale recordar solo dos tapas emblemáticas de Noticias del comienzo del kirchnerismo: la de Báez, “El testaferro”; y la de De Vido, “El cajero”.

Nadie puede escapar a su pasado, mucho menos a los conflictos con el periodismo, cuya misión es ser testigo permanente de la historia. El único remedio es hacer un duelo con lo hecho mal, pedir perdón y cambiar de verdad.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4785

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.