jueves 08 de diciembre de 2022
COLUMNISTAS Japón

¿Próxima potencia militar global?

04-11-2022 23:55

El 26 de octubre, los vicecancilleres de Japón, Corea del Sur y Estados Unidos acusaron al régimen norcoreano de llevar adelante “un acto muy desestabilizador y muy peligroso” ante un posible test atómico. La subsecretaria de Estado de Estados Unidos, Wendy Sherman, el viceministro de Exteriores de Japón, Takeo Mori, y su homólogo surcoreano, Cho Hyun-dong, subrayaron el “grave desafío” que supone para la comunidad internacional la intensificación de las actividades armamentísticas de Corea del Norte. “En caso de nuevas provocaciones, como un test nuclear, acordamos estrechar nuestra cooperación, reforzar la disuasión y ampliar los esfuerzos diplomáticos”, señalaron en su pronunciamiento conjunto. Ello llevó al ministro de Defensa japonés, Yasukazu Hamada, a denunciar el lanzamiento como “una amenaza a la paz y seguridad de la región y de la comunidad internacional” y convocó al Consejo de Seguridad Nacional de su país.

Según el Sipri, Japón tiene el noveno presupuesto militar del mundo, pero el conflicto creciente con Corea del Norte y eventualmente con China por Taiwán, lo llevan a aumentar su gasto militar. El presupuesto militar de Japón es de 54.124 millones de dólares, similar a los de Francia (54.657 millones), Alemania (56.017) y Arabia Saudita (55.564), que están entre el 5° y 8° lugar. El primer gasto militar del mundo es el de Estados Unidos, con 800.672 millones de dólares, 15 veces el de Japón. El segundo es el de China, con 293.352 millones. Es así como el estadounidense es casi tres veces el de la potencia asiática. Respecto al gasto militar chino, representa algo más de cinco veces el japonés. Pero Japón es un aliado militar de Estados Unidos en el Extremo Oriente y frente a la amenaza de Corea del Norte y la posibilidad de un conflicto entre Washington y Beijing por Taiwán. Ello implica la alianza con Gran Bretaña, que es el cuarto gasto militar del mundo con 68.366 millones de dólares, y Corea del Sur, que gasta 50.227 millones y es el décimo presupuesto militar, cercano al de Japón. Cabe señalar que el tercero es el de la India con 76.598 millones. Sobre esta situación, se proyecta un marcado incremento del gasto militar de Japón.

Japón contempla gastar 279 mil  millones de dólares en defensa los próximos cinco años y podría superar a Rusia e India, para emerger como la tercera potencia militar global. La invasión rusa de Ucrania, los propósitos agresivos de China en Taiwán y las crecientes amenazas de misiles de Corea del Norte parecen haber acelerado el plan de Tokio para reconstruir su defensa. 

El argumento es que los tres frentes estratégicos de Japón (China, Corea del Norte y Rusia) requieren diferentes requisitos de capacidad de defensa que no se pueden descuidar por más tiempo. Un fuerte aumento en el presupuesto de defensa de Japón se ha convertido así en un gran debate interno. De hecho, el apoyo público a un mayor presupuesto de defensa alcanzó un máximo histórico durante las elecciones a la Cámara Alta de Japón en julio de 2022. Si el PLD logra aprobar el aumento, el gasto en defensa de Japón se incrementará de 54.124 millones de dólares el próximo año a 70.400 millones de dólares en 2027, lo que refleja una tasa de crecimiento anual compuesta del 7,3 %, según GlobalData. 

El Ministerio de Defensa japonés planea utilizar los fondos adicionales para impulsar las capacidades de combate sostenido, incluida la mejora del almacenamiento de misiles y municiones, así como la producción. Según analistas, las Fuerzas Armadas de Japón están convirtiéndose en una fuerza de defensa multidimensional con una mayor capacidad operativa. El esfuerzo de modernización está ampliándose a su Ejército, Marina y Fuerza Aérea, mientras se expande también a nuevos ámbitos, como las operaciones cibernéticas y el espacio. Las tres Fuerzas han realizado recientemente adquisiciones significativas en capacidades avanzadas que ofrecen el potencial para implementaciones a escala global. 

Tras la Segunda Guerra Mundial, Japón se reorganizó con una Constitución que limita su desarrollo como potencia militar. Desde entonces, ha desarrollado una política exterior en la que sólo se ha permitido participar en fuerzas de paz. Pero la actual situación de tensión internacional, en función de la cual los intereses geopolíticos han aumentado significativamente y podrían derivar en conflictos militares, hacen que Japón cambie dicha política, asumiendo que se transformará en potencia militar global.

*Director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría.