3rd de March de 2021
CóRDOBA INGRESÓ COMO VOLUNTARIO AL COE
14-02-2021 00:38

Al médico trucho lo denunciarán por otra muerte en Río Cuarto

El jueves lo indagará el fiscal Pablo Javega. Las pericias psicológicas serán claves en la causa.

14-02-2021 00:38

“Logró ganarse la confianza de todos. Si alguien se presenta como voluntario se entiende que hay un gesto mutuo de solidaridad y confianza, no había por qué sospechar que venía a engañar. En una pandemia y en emergencia sanitaria, nadie desconfía de alguien que se presenta para ayudar con tanta predisposición y dice que es médico. Tuvo una enorme inteligencia y audacia para mentirle a toda una estructura. Incluso a los que trabajamos con él”.
Este relato pertenece a un médico que trabajó a la par de Ignacio Nicolás Martín en un brote de Covid-19, en el interior provincial.
Uso de documento falso, ejercicio ilegal de la medicina y defraudaciones calificadas son, por ahora, las imputaciones que pesan sobre el joven de 19 años detenido en la cárcel de Río Cuarto.
El próximo jueves 18 está prevista la indagatoria mediante videoconferencia por parte del fiscal Pablo Javega, quien desde esta semana está a cargo de la causa.
El fiscal Javega tendrá ahora la tarea de recomponer el rompecabezas de la travesía de Ignacio Martín.
El joven ingresó como voluntario mediante un convenio entre la Cruz Roja, la Universidad Nacional de Córdoba y el Gobierno provincial.
La convocatoria buscaba voluntarios para colaborar en la pandemia para los programas de testeos y otras tareas de logística previstas por el gobierno.
En agosto desembarcó en el COE de Río Cuarto; en ese momento Diego Almada se hacía cargo del Centro de Operaciones de Emergencias. En esa fecha Martín ya se decía médico. Quedó a cargo del Centro de Operaciones Tácticas.
Desde agosto y al menos hasta diciembre, el falso médico atendió pacientes con Covid, suministró medicamentos, firmó recetas y dio directivas para organizar cercos sanitarios. Siempre lo hizo bajo órdenes de funcionarios del COE y de la municipalidad de Río Cuarto. Martín no solo falsificó su matrícula profesional, sino que habría falseado su número de documento para aparentar una edad mayor.

Casi contratado por el Municipio. Atendió al menos 53 pacientes en la guardia del dispensario municipal. Recetó analgésicos, corticoides antiinflamatorios y antifebriles. La Municipalidad de Río Cuarto reconoció que estampó su firma de presunto médico para validar los certificados sanitarios de 120 carnés de conducir. El municipio tiene registros donde prueban que Martín facturó por sus prestaciones de salud más de 80 mil pesos.
La Municipalidad de Río Cuarto se presentó como querellante en la investigación y algunos funcionarios del municipio fueron convocados a declarar como testigos en la fiscalía. Además de presentar pruebas y ponerse a disposición, aseguraron que ellos también fueron víctimas de Ignacio Martín.
El fiscal Javega deberá, además de apuntar a la responsabilidad penal del falso médico, determinar si hubo responsabilidades políticas y funcionales de los funcionarios del COE, del Ministerio de Salud de la Provincia y de la Municipalidad de Río Cuarto. Y, en ese sentido, precisar por qué fallaron los sistemas de control, por qué nadie advirtió semejante engaño o si el único culpable de defraudar a toda una estructura sanitaria y política fue un joven de 19 años.
Cuando la Municipalidad de Río Cuarto, en diciembre, estaba a punto de firmarle un contrato como médico, un grupo de profesionales de la salud se percataron que algo extraño había detrás de este joven y con la intervención del Consejo de Médicos se destapó la estafa.

Nueva denuncia penal. El jueves de esta semana se presentará en la Justicia de Río Cuarto una nueva denuncia penal contra Martín, por la muerte de una mujer de 84 años.
El falso médico ya está siendo investigado por homicidio en el caso de un joven de 29 años que falleció luego de su atención.
El nuevo caso tiene como protagonista a María Fernández, una señora de 84 años, quien luego de descompensarse por la muerte de su marido, fue atendida por el falso médico.
Martín llegó a su domicilio por el llamado de la familia de la mujer al COE. El joven llegó acompañado de una presunta enfermera, a quien también se pedirá que sea investigada porque quedaron muchas dudas por su comportamiento en la atención de la paciente.
Según la familia de la mujer, el médico trucho le hizo punciones en las venas y le inyectó una medicación que no pudieron precisar de qué se trataba. Tal era la improvisación de quien se decía médico que, al ser convocado para esta emergencia, llegó manejando un utilitario del COE y no una ambulancia. Cuando observaron que el estado de la mujer se había agravado, llamaron a una empresa privada de emergencias que trasladó a la señora a un sanatorio, donde posteriormente falleció.
Martín acompañó a la familia en la ambulancia y cuando llegaron a la puerta de la Clínica del Sud, el joven se despidió diciendo “hasta acá llegué”.
Oscar Pressacco, abogado de una de las hijas de María Fernández, dialogó con PERFIL CÓRDOBA y aseguró: “Queremos saber qué pasó. Tenemos el terrible interrogante de saber si el actuar de esta persona pudo haber desencadenado la muerte. Y también queremos saber, y que se aclare, qué hacía un chico de 19 años cumpliendo ese rol y bajo las órdenes de quién, quién lo puso en funciones”.

¿Inimputable? Las pericias interdisciplinarias que se le practiquen a Ignacio Nicolás Martín serán claves y fundamentales para el futuro del joven. Serán psicológicas y psiquiátricas y eventualmente tendrán que especificar si es imputable o inimputable. La evaluación de los peritos servirá para determinar si el falso médico tiene noción o juicio de la realidad, o si presenta algún trastorno que le impida valorar el peligro de sus conductas.

 

En esta Nota