lunes 06 de febrero de 2023
CóRDOBA LA PELEA POR LOS FONDOS

Córdoba, entre las más rezagadas en la distribución de recursos del Presupuesto 2023

Además de no quedar beneficiada por la Coparticipación de impuestos, porque tiene saldo negativo entre lo que aporta y lo que recibe, Córdoba es una de las más perjudicadas por los envíos que responden a transferencias discrecionales.

31-12-2022 00:54

El Instituto de Investigaciones Económicas de la Bolsa de Comercio de Córdoba analizó el tamaño de las inequidades en el reparto de fondos por transferencias automáticos y no automáticas (discrecionales) que van de la Nación a las distintas provincias, en el marco de semanas agitadas por el conflicto entre el Estado nacional y CABA por fondos coparticipables.

El trabajo advierte, no solo que esas inequidades vienen sosteniéndose hace tiempo, sino también que volverán a replicarse en 2023, ya que el presupuesto aprobado no modifica los criterios claves respecto de años anteriores.

En ese sentido es que recuerda que la recaudación nacional del próximo año rondará los $35 billones incluyendo los ingresos de la Seguridad Social. De este total, $11,6 billones irán automáticamente a las provincias en concepto de Coparticipación, leyes especiales y complementarias. 

La provincia que más coparticipación recibe -Tierra del Fuego- dispondrá de $752.500 por habitante el año que viene. La variabilidad entre jurisdicciones (desvío respecto a la media como porcentaje de la media) es de 42%. “Si bien puede pensarse que estas desigualdades en el reparto de la Coparticipación apuntan a cerrar alguna brecha económica o de desarrollo, en realidad surgen solamente por la utilización de los criterios de 1988, que no son objetivos y, en todo caso, reflejarían alguna necesidad o negociación política de hace 35 años, imposible de justificar actualmente. Por ejemplo, Catamarca recibe 1,8 veces más fondos por habitante que Jujuy”, plantea el IIE.

Y advierte un punto clave: la otra fuente importante de transferencias de fondos a provincias obedece a criterios discrecionales que no están asociados al cumplimiento de normativas específicas acerca de su reparto.

Allí se incluyen transferencias corrientes a familias, empresas o para financiar programas de gasto corriente provincial (por ejemplo, programas de salud, educación, asistencia social que ejecutan las provincias con fondos nacionales) y también transferencias de fondos para que se ejecuten gastos de capital.

Santa Cruz, con $470.000 por habitante, encabeza la lista. Recibirá 139 veces más que la que cierra el ranking, Córdoba, con un promedio de $3.400 por cordobés. El coeficiente de variabilidad es del 271% del promedio de envíos por habitante para todas las provincias.

“En una coyuntura en la que priman las urgencias y las políticas económicas del tipo “vamos viendo”; no se percibe una demanda ciudadana por un federalismo más ordenado. Queda claro en el presupuesto 2023 que la visión del Gobierno nacional es seguir utilizando los instrumentos creados hace 35 años, donde fondos de una estructura tributaria desordenada ingresan a una maraña de la que salen para ser usados de una manera tal que no se combaten las desigualdades y atrasos relativos”, denuncia el IIE.    

En esta Nota