martes 17 de mayo de 2022
CóRDOBA UNA TEMPORADA ATÍPICA
09-01-2022 00:45

El Covid-19 está jaqueando lo que iba a ser un verano récord

Falta de personal en bares, restaurantes y hoteles y reservas que se cancelan, contrarrestan los excelentes resultados del PreViaje. Expectativas para la segunda quincena.

09-01-2022 00:45

El pasado lunes cerró el plazo para ingresar compras realizadas a través del programa PreViaje y los números finales son considerados un récord para el sector del turismo. Las cifras informadas por el Ministerio de Turismo de la Nación arrojaron estos resultados: 4,5 millones de argentinos lo utilizaron; la facturación fue de $99.000 millones; más del 50% de las ventas se realizaron por agencias de viajes; participaron 14.000 prestadores de todo el país, y el PreViaje Pami para jubilados y pensionados alcanzó a 410.000 beneficiarios.

Si estos resultados dibujaron sonrisas en los rostros de empresarios y funcionarios, fueron otros números los que marcaron ceños fruncidos en esos mismos rostros: la progresión exponencial de los casos de contagio de Covid-19, en su gran mayoría por la variante Ómicron.

Y las consecuencias comenzaron a verse reflejadas en informes cotidianos de empresarios del sector hotelero, gastronómico y de la industria y comercio en general. Hoteles, bares y restaurantes fueron los primeros en registrar falta de personal por contagios o aislados por contactos estrechos.

El presidente de la Asociación de Hoteles de Turismo (AHT), Roberto Amengual, confirmó a PERFIL CÓRDOBA que se están registrando cancelaciones o caída de reservas por esta nueva ola de contagios. “Algunos huéspedes no pueden viajar por haber resultado positivos del Covid, pero por ahora el porcentaje no es tan alto, se da en algunas situaciones puntuales, pero veremos cómo continúa a medida que avance temporada”, indicó.

En cuanto al ausentismo de personal, expresó: “Con respecto a los colaboradores y el aislamiento de ellos, Córdoba fue la primera en estar en una situación límite en la que era muy difícil organizar los turnos y horarios, porque con las demoras en los testeos y la nueva política de aislar a los contactos estrechos, se dificultaba aún más”.

Si bien admitió que hubo un “lado positivo, porque al acortarse el lapso de aislamiento se recuperan más rápido”, advirtió que “sigue siendo un problema; en Córdoba, en plena Navidad, había locales cerrados en los shopping por falta de personal y restaurantes que tuvieron que cerrar o restringir su capacidad al 50% porque no tenían empleados para atender”.

“Esto está sucediendo, es parte de la realidad, pero a nosotros se nos complejiza más porque para un establecimiento hotelero es muy difícil llegar a una instancia de cerrar, como un restaurante o un local comercial”, aseguró.

–¿El PreViaje resultó récord también para el sector hotelero?

–Sí, anduvo muy bien, pero por supuesto benefició a destinos que tradicionalmente son seleccionados para la temporada de verano, como la costa, el sur o algunos destinos de Córdoba, pero las capitales no se vieron beneficiadas.

Una de las grandes virtudes del PreViaje fue que fomentó la formalidad, algo por lo que veníamos luchando hace mucho tiempo. Todo lo que es alquiler temporario quedó afuera de la demanda y, además, le va generando a la gente la costumbre de reclamar su factura, algo que había dejado de ser una normalidad.

–Usted participó en la reunión en la que el Gobierno nacional y el sector privado acordaron el mantenimiento de tarifas. Pero no es un congelamiento.

–No, es un convenio entre el sector público y el privado para generar rangos de tarifas que sirvan de referencia y lo que se busca, sobre todo, es evitar cualquier suba exorbitante de precios.

–Pero algún ajuste va a haber.

–Por supuesto. Hay componentes como el impuesto inmobiliario que en 2021 subió cerca del 80% y es uno de los costos más grandes de un establecimiento hotelero; tenemos factores de suba por todos lados y de hecho lo que hay que entender es que, puede que las tarifas hoteleras se estén actualizando un poco, pero hay que recordar que la actividad estuvo 10 meses paralizada y no se actualizó; después hubo una demanda baja para la mayoría de los destinos, quizá un poco más alta para algunos; después volvimos a restricciones. Entonces, recién ahora la tarifa en algunos destinos se está empezando a recuperar, pero hay otros en los que las tarifas todavía son las del 2019.

–No todos los destinos están reaccionando igual.

–Es muy compleja la situación. En Capital Federal, por ejemplo, la ocupación llega al 18%; la ciudad con mayor cantidad de plazas en todo el país no logra llegar al punto de equilibrio hace 20 meses. No se puede hacer un análisis nacional sin ver las particularidades de cada región, porque por un lado tenés la costa argentina que tuvo la temporada 2020 completa, en 2021 tuvo algo de temporada, más acotada, y ahora está teniendo una excelente demanda, pero las ciudades capitales que dependen del turismo internacional, corporativo y de reuniones, todavía están en una situación delicada.

Conviene aclarar que la falta de personal por contagios de Covid-19 afecta a todo el espectro laboral, público y privado, pero en algunos sectores, como bares, restaurantes y hoteles, es en los que más incide por el permanente contacto con personas.

Fernando Faracco, de la Asociación de Empresarios Hoteleros y Gastronómicos de Córdoba, lo planteó así a Canal 10: “El problema principal es el tema de los empleados. Eso está afectando al sector, porque los contactos estrechos hacen que no se puedan presentar lo que complica más que todo a la gastronomía. A la hotelería también, pero a la gastronomía más".

Sin embargo, consideró que "todavía se puede salvar la temporada. Estamos en los primeros días de enero, esperemos que en la segunda quincena esto baje un poco y que podamos, primero, tener los empleados para poder atender al turista, y segundo que puedan movilizarse y venir a Córdoba todos los que lo tenían previsto y tenían ganas de hacerlo".