lunes 21 de junio de 2021
CóRDOBA MARTIN REDRADO
16-05-2021 00:53

"El Gobierno va a tensar la cuerda, pero no veo voluntad de romper con el Fondo"

Para el expresidente del Central hay margen para negociar una baja en las tasas y “vender” un nuevo programa. Alerta que la brecha cambiaria del 60% “es el piso”.

16-05-2021 00:53

El expresidente del Banco Central y actual director de Fundación Capital, Martín Redrado, está siendo uno de los hombres más escuchados entre el empresario nacional y por inversores locales y extranjeros. Esta semana Redrado brindó la conferencia ‘La sustentabilidad del actual enfoque económico: Perspectivas 2021’, convocado por la firma Quinquela Fondos y dio su visión sobre la macro y el escenario de mediano y corto plazo. “Lo central en la economía es definir la sustentabilidad del programa económico. Siempre hay que tener un programa integral para la política económica, hay que mirar el consumo, que explica el 70% de la actividad, pero también la inversión y las exportaciones. Sin las tres variables trabajando de forma conjunta es muy difícil tener éxito”, señaló. Y apuntó que es erróneo pensar que si se le da fuerza al consumo, eso alcanza para movilizar la inversión y el comercio externo. “Esto no es así, con el consumo solo no alcanza, también hay que incentivar la inversión y las exportaciones porque la inversión permite ampliar la capacidad instalada de un país y las exportaciones te traen divisas”.

Primer riesgo. Hacia la coyuntura caliente, Redrado reconoció que el primer gran riesgo que tiene la macro es la aceleración de la inflación, que se conjugará con la falta de crecimiento. “La inflación es el principal desvió que tenemos, estamos proyectando una inflación para este año del 47% y el rebote de la economía está vinculado a la situación sanitaria. Sin mayores restricciones a la circulación vemos posible un rebote del 5,6% anual. Todavía no estamos en proceso de crecimiento. Hay que contemplar que el poder adquisitivo de las familias sigue afectado y que el crédito para el consumo no está funcionando como anabólico, porque las familias que están recomponiendo sus ingresos están tapando las deudas del año pasado, por eso vemos la baja en la demanda del crédito. El escenario de salida de crisis sanitaria es complicado porque el 41% de las familias recurrió al endeudamiento y en muchos casos, al endeudamiento informal que es más caro”.

Hay espacio. Desde otro plano, Redrado también destacó que analizando la evolución del déficit fiscal se puede considerar que hoy hay margen para hacer frente a un incremento en el caso de que se requiere atender una demanda extra por el impacto de la segunda ola de Covid: “Prevemos que hay margen para el déficit del 4,2%, incluso con mayores gastos por recrudecimiento de la pandemia. Esto es porque hay algunos datos positivos. Uno es que estamos viendo el ingreso de fuerte liquidación del agro por los precios de las commodities. Nuestras proyecciones nos permiten estimar que estamos ante un fenómeno de precios altos que será de largo plazo y que se explica por las proyecciones de fuerte crecimiento de las economías principales, como EEUU y China, que van a impulsar la demanda de productos agrícolas. Otro dato positivo fiscal es que el cambio en la fórmula jubilatoria hace bajar 1 punto porcentual el déficit y a esto se suma que no están los fuertes gastos fiscales que demandó la primera ola de Covid”.

Brecha y reservas. Para dimensionar en qué punto del ciclo económico estamos, Redrado trazó una línea de tiempo imaginaria, con tres períodos. “Hoy estamos en período de pax cambiaria y carry trade; le va a seguir una etapa de más presión en el dólar Contado con Liquidación y MEP, transitando las elecciones, y luego de las elecciones creemos que se puede intensificar la posibilidad de riesgo cambiario. La brecha que vemos hoy, para lo que yo tomo el tipo de cambio mayorista y el dólar MEP es del 60%. Y creemos que ese es el piso de brecha. Desde agosto vamos a un período de mayor tensión cambiaria, entre otras cosas porque se acaba el efecto de la liquidación del agro. El Central está acumulando reservas desde marzo, pero hoy siguen siendo escasas. Las reservas netas son US$ 5.667 millones y son escasas en función, por ejemplo, de los vencimientos de este año. Los pagos de capital de deuda este año son US$ 7.000 millones. Otra forma de analizar si son escasas es la demanda de importaciones. Bueno, las reservas netas alcanzan para un mes de importaciones. Todavía el gobierno le quedan dos bonus: el ingreso extra de divisas del agro y los US$ 4.700 de derechos de giro que puede enviar el FMI”.

Al Fondo. Casi en simultáneo al encuentro que el presidente Alberto Fernández mantenía con la titular del FMI, Kristalina Gueorguieva, Redrado señalaba que hay margen político para lograr un acuerdo de renegociación de deuda: “No veo en la coalición gobernante la voluntad de romper con el Fondo. Van a tensar la cuerda para bajar la tasa y creo que allí hay margen porque hoy el costo de fondeo es 0%. Hay que aprovechar la laxitud actual del Fondo y también no cometer los errores del pasado. El nuevo programa no se tiene que hacer en Washington”, recalcó.

En esta Nota