martes 03 de agosto de 2021
CóRDOBA Al borde de los 100 mil muertos
11-07-2021 00:49

La gestión sanitaria nacional, bajo la lupa de expertos

Referentes de distintos ámbitos de la salud evalúan el manejo de la pandemia. La mirada sobre las decisiones adoptadas. ¿Se pudo evitar esta cifra trágica?

11-07-2021 00:49

Esta semana, Argentina alcanzará los 100 mil fallecidos por Covid-19, lo que representa la tragedia sanitaria más importante que le tocó atravesar al país a lo largo de la historia.

La cifra duele, golpea y permite graficar la dimensión del daño que el coronavirus generó en nuestras tierras. Pero también brinda un momento propicio para reflexionar respecto a la gestión sanitaria que se hizo de parte del Gobierno nacional, la cual influyó en cada uno de los habitantes de esta tierra en términos sociales, económicos y productivos.

PERFIL CÓRDOBA consultó a profesionales y referentes de distintos ámbitos su opinión sobre el manejo de la pandemia. ¿Se hicieron bien las cosas? ¿Se pudieron hacer cosas distintas para evitar llegar a esta cifra? ¿Qué responsabilidad puede atribuírsele a cada una de las partes? ¿Las estrategias elegidas fueron las correctas? Estas son algunas de las preguntas que los entrevistados fueron respondiendo sobre un hecho que quedará marcado eternamente en la historia del país.

Nora Glatstein, presidenta de la Sociedad de Epidemiología de Córdoba, consideró que “nadie de los que estamos vivos tenemos experiencia en pandemia, sindemia o esta situación que estamos viviendo, por lo tanto criticar a una gestión no me parece muy positivo. Además, nos enfrentamos a un agente biológico nuevo, como lo es este virus, que aun no lo terminamos de conocer y del cual todos los días aprendemos algo”. “Sin embargo, creo que no se los escuchó mucho a los epidemiólogos. Me hubiera gustado que se nos escuchara más. Se les prestó más atención a clínicos, terapistas o a emergentólogos. Ahora, en el último tiempo, nos escuchan un poco más. Creo que otro error fue pensar que íbamos a tener muchas vacunas temprano, pero recién ahora comenzaron a llegar grandes cantidades”, agregó Glastein.

“Además, se bajaron mensajes contradictorios y hubo un sector de la sociedad al que no pudimos llegar. Creo que hubo cosas que se hicieron bien y en definitiva todo lo que ocurrió fue porque no teníamos experiencia en pandemia. La última fue la gran gripe española hace un siglo. No fue fácil la situación y hay que tener en cuenta que esto no terminó. En este momento me preocupa no tener vacunas para adolescentes, que son quienes andan mucho en la calle y están muy expuestos. De cara al futuro, pienso que hay que proteger a este grupo poblacional”, completó.

Glastein no fue la única epidemióloga consultada. Este medio tomó contacto con otros referentes en la materia, que pidieron reserva de su nombre pero que se mostraron muy críticos con el manejo de la pandemia y consideraron que “hubo errores de todo tipo”. Los especialistas brindaron una especie de raconto histórico: “Al comienzo se minimizó al virus, se creyó que no iba a llegar o que iba a pasar mucho tiempo para que ingresara al país. Luego, con los primeros casos no testearon lo suficiente. Era el momento de realizar muchos testeos para identificar el virus y que no se expandiera. En vez de hacer eso, decretaron una cuarentena que se extendió mucho más de lo previsto y de lo tolerable por la sociedad”, describieron. “Ya en 2021, mientras todos los países acordaban con cinco o seis laboratorios, nosotros lo hacíamos con dos, sin dejar margen de error para imprevistos como finalmente sucedieron. En febrero de este año se sabía que el segundo componente de Sputnik V era de difícil producción y aun así avanzamos con Rusia para la provisión de su vacuna”, describieron. “Ya será el momento de emitir un comunicado público y hacer una verdadera evaluación de esta pandemia”, comentaron.

Virus - 11-7

Errores al inicio. Andrés de León, presidente del Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba, calificó la cifra como muy lamentable y remarcó que el gran error estuvo en el comienzo de la pandemia. “Nosotros hicimos un preaviso sobre lo que podía venir. El 20 de marzo de 2020 publicamos un aviso diciendo que las medidas de restringir la circulación no alcanzarían. Debíamos evitar el ingreso, traer a la gente que estaba fuera del país y darle un correspondiente aislamiento”, señaló. “En ese momento había dos o tres casos. Hasta junio prácticamente en Córdoba estuvimos sin virus y nos mantuvimos encerrados. Pudimos tener circulación normal y cuando llegara el virus, porque sabíamos que iba a llegar, entonces se podía hacer una cuarentena. Se hubiera podido hacer porque nadie habría perdido su trabajo o no se hubieran invertido miles de millones de pesos en subsidios. Eso hizo Nueva Zelanda o Australia. Abren, aíslan a los que llegan de afuera con PCR y, si hay un brote, cierran una región”, agregó De León.

“Eso marcó el rumbo de la pandemia. Después de eso, ¿cómo podés pedirle a la gente que se encierre? Es como darle dos o tres veces un remedio que no funcionó a un paciente: cuando le doy el cuarto ya no me cree más. Eso pasó”, remarcó el profesional quien destacó el trabajo de los profesionales de la salud.

“Desde el punto de vista médico hubo un esfuerzo encomiable. Hemos pasado dos olas muy bravas sin que haya gente que muriera en la calle desatendida. Eso fue posible porque un grupo de gente hizo un esfuerzo que tal vez no se pueda medir. En eso ha quedado gente muy cansada, muy estresada. El sistema no colapsó, pero estuvo al límite”, cerró De León.

Por su parte, Rogelio Pizzi, decano de la Facultad de Ciencias Médicas, señaló que “es una tragedia y no hemos tomado dimensión de lo que n n esto significa. Es increíble que como sociedad se esté naturalizando que tenemos 400 muertos diarios. Este es un golpe muy grande para todos. Acá hay familias enteras que quedaron diezmadas y la recuperación va a ser muy difícil”, reconoció.

“Empezaremos esa recuperación cuando nosotros, como sociedad, interpretemos y tomemos dimensión de la tragedia en la que estamos actualmente”, añadió.

Como formador de médicos, Pizzi definió como “extraordinario” el rol que tuvieron los sanitaristas a lo largo de la pandemia. “El papel del equipo sanitario ha sido extraordinario. Tenemos que seguir trabajando porque esto no terminó y seguir pidiéndole a la comunidad que sean solidarios con nosotros porque los equipos de salud estamos cansados por estar dando una batalla sin cuartel y esperamos que esto pase lo más pronto posible”, completó.

En esta Nota