miércoles 05 de octubre de 2022
CóRDOBA TESTIMONIOS Y LECTURAS

La política local cerró filas en la condena, pero las diferencias quedaron expuestas ante el discurso oficial

El espectro político de izquierda a derecha expresó su repudio al ataque contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y le exigió a la Justicia su pronto “esclarecimiento”. La controversia afloró por el discurso K, la marcha y la plaza militante. La oposición expuso sus críticas sobre los discursos de odio, el pensamiento único y la grieta.

04-09-2022 00:55

El arco político no mostró fisuras a la hora de condenar el intento de asesinato a Cristina Fernández de Kirchner y reclamó que la investigación judicial vaya “a fondo”. De todos modos, la señal de unidad llegó hasta ahí. La oposición se desmarcó del relato discursivo del kirchnerismo, que quedó expuesto en la convocatoria y en el discurso que formó parte de la plaza militante en apoyo a la expresidenta.

El senador nacional por Juntos por el Cambio Luis Juez expresó su “repudio al ataque” contra la vicepresidenta y demandó que “la investigación llegue a fondo”. Desde la coalición opositora, los diputados nacionales Mario Negri y Rodrigo De Loredo también condenaron el atentado contra Cristina Kirchner.

Si bien sostuvo que el país vive un momento de “consternación”, Juez desplegó su crítica contra Fernández de Kirchner. “Tiene que resolver sus problemas judiciales en tribunales”, acentuó y rechazó las descalificaciones del Presidente Alberto Fernández dirigidas a la oposición y a los medios de comunicación atribuyéndoles “discursos de odio” que desencadenaron en el atentado.

“Si le pedís a Cristina que los temas los resuelva en tribunales… ¿Estas generando un discurso de odio?”, resaltó el parlamentario al arremeter contra el “pensamiento único” que fogonea el poder K ante las voces –de la oposición y de la justicia– que se apartan del discurso oficial.

“No le vamos a permitir que se adueñen de la democracia. La democracia no es Cristina y Alberto la democracia somos todos. Nos parecieron discursos de una violencia increíble”, dijo Juez a PERFIL CÓRDOBA en alusión a la narrativa K.

Los dichos de Juez fueron los más punzantes entre sus pares de Juntos por el Cambio. Su duro mensaje contra el poder K contrastó con el silencio de las últimas horas de sus socios radicales (Negri y De Loredo) que recién hablaron en la sesión del sábado en Diputados al lograr consensuar un texto en el cual se repudió el intento de magnicidio a Cristina y dejó afuera a las menciones “la violencia política” y a “los discursos de odio”.

“Venimos a defender la democracia. La democracia es incompatible con la violencia y con el pensamiento único, venga de donde venga”, dijo Negri y acentuó: “El discurso que enuncia que ´el violento es el otro´ es puro cinismo”. No ayuda, no es sincero, no construye”.

“Hace falta un enorme mea culpa para tener la dignidad suficiente de convocar a un gran acuerdo nacional para defender la democracia.  Ahí hay una mueca que degradó una vez más a nuestro Presidente”, enfatizó.

“Efecto grieta”. La bancada Córdoba Federal manifestó su “más enérgica condena a la violencia” y dio muestra de “solidaridad” con la vicepresidenta, aunque renovó su rechazo a la “grieta” promovida por ambos polos de la política.

El schiarettista Carlos Gutiérrez atribuyó a la “grieta” una “espiral creciente” de “violencia verbal y en las calles”. “Ojalá el límite esté en el fallido atentado a la vicepresidenta”, resaltó el jefe del bloque, quien habló de “un punto de inflexión” para poner freno a la escalada de hechos violentos que cruzan al país.

En la misma línea, la diputada Natalia De la Sota exhortó a la dirigencia política a “actuar con responsabilidad y racionalidad” ante un estado de “crispación” generado por ambos extremos de la grieta.

En medio de la convulsión social por el ataque a Cristina, la peronista pidió “no caer en el aprovechamiento de estas situaciones”. El mensaje apuntó a un lado y al otro de la polarización. “Esta grieta en la que vivimos nos lleva a un abismo como sociedad”, sentenció.

No obstante, Gutiérrez fue más allá en su crítica, al tildar de “sobreactuación” el accionar de Alberto Fernández por decretar el feriado nacional para marchar a Plaza de Mayo. “Me hubiera parecido más sensato por parte de un presidente en estas circunstancias convocar a todo el arco dirigencial para decir contundentemente ‘Nunca Más’ y no para hablar de movilizaciones”, fustigó el riocuartense.

El viceintendente Daniel Passerini, en tanto, dijo que el atentado a Fernández de Kirchner se trató de “un hecho gravísimo en la historia institucional de la República Argentina” y reflexionó acerca de que signifique “un punto de inflexión hacia adelante”.

En ese contexto, el delasotista pidió que la política recupere “la racionalidad y la prudencia como dos valores fundamentales” y reclamó a los dos polos de la grieta cesar “en la violencia verbal y la falta de respeto”. “Lo digo con más esperanza que certeza, pero claramente esto que ocurrió fue muy grave”, añadió.

La representante del MST en la Unicameral, Luciana Echevarría, sumó su repudio a este “hecho gravísimo” y exigió al mismo tiempo su esclarecimiento. No obstante, tomó distancia del Gobierno de Fernández al que la izquierda califica de “ajustador”.

En medio del debate que generó el feriado para facilitar la marcha y la plaza de la militancia, la dirigente de izquierda señaló que no participaron por las “diferencias de fondo” acerca de la idea de democracia y el llamado a la unidad del gobierno.

Para la izquierda, la multitudinaria concentración en Plaza de Mayo terminó siendo “una movilización en apoyo a este gobierno”. A su vez, rechazó el fogoneo del propio gobierno y de la oposición de derecha en el ataque a aquellos que cobran planes sociales y su aporte constante a la “polarización”.

Escenario de cara al 2023. La referente del MST resaltó que “el ataque a Cristina es un hecho institucional grave”, pero tomó distancia de la consigna que lideró la marcha “por la paz social y defensa de la democracia”. Al respecto, cuestionó al gobierno por “una conflictividad social cada vez mayor” y su llamado a la “unidad” dejando a fuera a algunos sectores sociales.

“Tenemos que marcar esto, porque si no termina siendo una utilización política del hecho para fortalecer a un gobierno que está aplicando el peor ajuste de las últimas décadas”, aseveró.

En tanto, Juez opinó que el “escenario es complicado”. “Los procesos judiciales que tiene Cristina están en marcha… Hay una convocatoria a marchar para pedir la renuncia de la Corte Suprema. Nos parece una locura y ojalá que el Presidente recupere la sensatez y se dé cuenta que él tiene que garantizar la institucionalidad”, apuntó.

Por su parte, Gutiérrez hizo fuerza para que el año próximo proyecte un escenario “por fuera de la grieta”. “La dinámica de la grieta favorece la violencia. Acá está la peor demostración”, lanzó el schiarettista en alusión al ataque a la vicepresidenta.

En esta Nota