sábado 24 de septiembre de 2022
CóRDOBA HISTORIAS ASOMBROSAS DE CÓRDOBA

Las dos librerías más antiguas del mundo están en Argentina

14-11-2021 00:30

Cuando en Europa a Napoleón aún no lo conocía nadie, en ella, en la Librería de Ávila de Buenos Aires, se vendían libros en buena cantidad. Ahí compraban sus ejemplares Manuel Belgrano, Juan José Paso y Castelli, para enterarse de la rebelión popular que estaba naciendo en París y que ya muchos llamaban la Revolución Francesa. Se abastecían de las últimas novedades, llegadas desde el Alto Perú en lentas carretas, todos los héroes de la Revolución de Mayo y hasta San Martín. Y, más tarde, Sarmiento, Leopoldo Lugones y Rafael Obligado. 


Empezó oficialmente a figurar en Registros del Virreinato en 1785, aunque muchos relatan que ya a comienzos del 1700 funcionaba, siendo una pulpería y botica que vendía, además, libros, con una variedad sorprendente. 
Su ubicación era buena. En calle Alsina y Bolívar, estaba a una cuadra del fuerte de Buenos Aires, en donde hoy está la Casa Rosada. 
Luego llamada Librería Del Colegio, por su cercanía al famoso Colegio Nacional Buenos Aires, fue el primer sponsor del fútbol argentino: el Club Atlético Vélez Sarsfield llevó, durante 1913, el nombre de Librería Del Colegio Athletic Club a cambio de una voluminosa retribución económica. Con los años, en su local se fundó la mítica Editorial Sudamericana, mientras la venta de libros proseguía. Cuando se mudó, al comercio lo compró Miguel Ávila, un librero de los de antes, que evitó que la adquiriera la cadena Mc Donald’s, eludiendo que los Big Mac y las papas fritas reemplazaran a las creaciones del genial Julio Cortázar, a las del más serio Ernesto Sábato o a las de ese dandy llamado Adolfo Bioy Casares, a quienes además, se los podía encontrar allí en persona, eligiendo un libro o hablando de literatura. Y, por eso, actualmente están en las estanterías del local desde los últimos lanzamientos editoriales hasta valiosos libros de Borges, primera edición, que cuestan alrededor de 5.000 dólares. 


En Europa este local es bien conocido: Jorge Carrión, en su famoso libro ‘Librerías’, de Editorial Anagrama, asegura que la de Ávila es la más antigua del mundo en funcionamiento, aunque hay quienes dicen que es la Bertrand, de Portugal, pero la de Ávila le ganaría por su continuidad, ya que la Bertrand dejó de funcionar un tiempo por el terremoto de 1755 y, además, cambió su ubicación. 
También puede considerarse la más antigua del mundo a otra librería argentina, La Normal de La Plata, si se considera que tiene a una misma familia como dueños y libreros, ya que los García están en su tercer siglo atendiendo esta otra legendaria casa de libros, ubicada en calle 7 al 1100, en La Plata. 
Los García fueron innovadores además, los primeros que empezaron a exhibir en vidriera los libros en forma frontal, en vez de hacerlo mostrando sus lomos, como era costumbre. 


Pese al paso de los siglos, la magia de estos dos comercios de las letras todavía sigue. Si hoy mismo un cliente distraído entra a la de Ávila notará que su barbado dueño se acerca, gentil, a aconsejar y a conversar un poco. Sí, como se hacía antes en todas las librerías, cuando el tiempo parecía correr más despacio. Y entonces, para el posible comprador va a llegar una sorpresa: la manera de hablar del librero. Amable, con una salida ingeniosa siempre a mano, su tonada única lo delatará. Sí. Es que Miguel Ávila es cordobés. Y de la Córdoba profunda, de Adelia María, cerca de Río Cuarto. 


Y por eso —y por el amor de librero de ley que Ávila le tiene a los libros— la charla larga, el café y ese retorno a los tiempos en que a eso se le daba su justo valor estarán, entonces, asegurados. 
¿Adónde quedan estos dos tesoros casi desconocidos de café caliente y de olor único a libros leídos y jamás olvidados? La de Ávila está a una cuadra de la Plaza de Mayo, en Alsina al 500, en Buenos Aires, la ciudad con más librerías del mundo. La Librería La Normal bien justifica, por sí sola, un corto viaje hasta La Plata. Para esa cofradía extraña de lectores seriales, visitarlas será una aventura increíble, en un paraíso argentino de papel, de tapas de cartón y de anécdotas de libreros y sabios. Y de ese invento inmejorable que debería ser eterno: los libros.

H. Lanvers, Autor de cinco novelas históricas bestsellers llamadas saga África.

En esta Nota