30 sep 2020
CóRDOBA |REPENSAR ESTRATEGIAS DE SEGURIDAD
domingo 6 septiembre, 2020

Políticas de proximidad policial en tiempos de pandemia (también)

.

. Foto: Cedoc Perfil

La pandemia por Covid-19 y el aislamiento social preventivo y obligatorio nos ha colocado en una situación de excepcionalidad. En el campo securitario, los Estados y las policías han puesto en marcha estrategias para garantizar el aislamiento, acompañar políticas de cuidado y garantizar los derechos de los ciudadanos. A la vez, se han multiplicado hechos de violencia y abuso policiales, algunos de los cuales, como en el caso Blas Correas en Córdoba, han llevado a la muerte de jóvenes en el marco del mal y excesivo uso de la fuerza. En un contexto en el que se han profundizado las vulneraciones sociales, repensar las políticas públicas de seguridad resulta necesario. Los casos de violencia extrema, arbitrariedad y vulneración de derechos por parte de agentes del Estado obligan a redoblar los esfuerzos para comprender y actuar en y sobre la cuestión securitaria, identificando rumbos posibles para fortalecer las respuestas estatales respetuosas de los Derechos Humanos.

umanos. Expertos en la materia, han reconocido la oportunidad de pensar la seguridad en tiempos de pandemia. Seghezzo y Dallorso, plantean que la nueva manera de experimentar colectivamente la cuestión securitaria puede ser una oportunidad para imaginar una policía por fuera de un paradigma securitario punitivo: “En lugar de un modelo (…) que exalta la mano dura, glorifica la hombría y la fiereza y pondera como razón de ser policial el enfrentamiento violento contra un otro (…), es posible la apertura de una nueva forma de estatalidad que asuma un modelo policial centrado en el cuidado” (1)

En ese sentido, Faur y Pita, dicen: “Una policía que se incluya en las políticas de cuidado podría orientar a la ciudadanía en la incertidumbre, gestionar la atención de situaciones de violencia de género y abusos intrafamiliares, integrarse a las intervenciones de otras agencias estatales (…) sumarse a las redes de asistencia (…) y que, en ese ejercicio, facilite el cumplimiento de las medidas de aislamiento social y contribuya a la fluidez de las redes de cuidado social existentes en los barrios” (2)

En 2015, en Córdoba, el gobierno provincial lanzó un Plan de Prevención del Delito y Seguridad Ciudadana y el Programa de Policía Barrial, ambos establecidos en la reforma de la Ley de Seguridad Pública y Ciudadana, horizonte normativo, político y conceptual que guía la política de seguridad provincial, también, en estos momentos. A través de estos instrumentos se instó a la Policía de Córdoba a adoptar un nuevo modelo policial denominado de proximidad que promueve el traspaso de una concepción tradicional de seguridad centrada en el Estado y sus agencias para el mantenimiento del orden público con sesgo punitivo hacia una visión más holística e integral que ponga foco en el desarrollo de estrategias de prevención multiagenciales, aunando esfuerzos tanto de los Estados como de la ciudadanía para la gestión de los conflictos y la coproducción de seguridad. El concepto vertebrador de esta política pública es el de seguridad humana, y sus pilares son la inclusión social, la protección de la integridad y dignidad de las personas y una acción policial respetuosa de los derechos humanos.

Así, ante los casos de excesos en el uso de la fuerza, la profundización del trabajo de proximidad policial parecería ser una orientación posible, también, en tiempos de pandemia. Los y las policías que trabajan bajo esta lógica, enarbolan la faz democrática del Estado en un momento complejo e incierto. Dada su presencia continua en el territorio (cuando incluso otros actores gubernamentales no lo están), se convierten en partícipes necesarios e invaluables en las estrategias de cuidado y protección de derechos.

Además, siendo fieles a la cultura institucional de acompañamiento ciudadano que la normativa provincial establece, están invitados a realizar estrategias integrales de prevención del delito y promoción de la convivencia, construyendo lazos de confianza en el seno de las redes comunitarias en las que desarrollan su labor policial.

(1) Gabriela Seghezzo y Nicolás Dallorso (2020). Elogio a la policía del cuidado.

(2) Eleonor Faur y María Victoria Pita (2020). Coronavirus, aislamiento y políticas de control. Lógica policial o ética del cuidado.

Mariana Carbajo es coordinadora del Grupo de Estudios sobre Seguridad y Policía (GESyP). Docente-investigadora de la Universidad Nacional de Villa María.


Temas

Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5134

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.