lunes 27 de septiembre de 2021
CóRDOBA PRIMEROS MOVIMIENTOS
08-11-2020 00:33
08-11-2020 00:33

Sin Mario Pereyra, se puso en marcha la reconfiguración de Cadena 3

La salida de Carlos Molina, director de la emisora durante 30 años, fue el primer paso. Se vienen Cadena FM Córdoba y Cadena FM Popular, según anunció Guillermo Chialvo.

08-11-2020 00:33

Con la renuncia de Carlos María Molina a la dirección General se puso en marcha la reestructuración de Cadena 3, a partir de la muerte de Mario Pereyra, en la madrugada del domingo pasado. Mientras asimilan la ausencia del líder de la radio, el directorio comenzó a tejer la estrategia de lo que será la “nueva Cadena 3”, más allá de que las pocas voces que se expresaron hasta el momento -Roni Vargas fue uno de ellos- hablan de cambios necesarios pero manteniendo la esencia de la emisora líder de Córdoba en las últimas tres décadas, según las mediciones de Ibope.

El primer movimiento -la renuncia de Molina- permite vislumbrar un cambio interno importante dentro de la estructura de Cadena 3. El exdirector General será reemplazado por Guillermo Chialvo, quien estará secundado por Martín Deffilippi. Los dos tenían un fuer te protagonismo en el área digital de la cadena, mientras Pereyra conservaba de manera exclusiva la estrategia artística de la emisora.

En ese espacio podría ingresar como consejero el propio Vargas, que podría volver a los micrófonos. El primer anuncio de Chialvo estuvo centrado en potenciar el término “cadena”, más allá de una marca. “Mi objetivo es darle continuidad al crecimiento de nuestras cadenas: digo cadenas porque ya no es solo Cadena 3. En los próximos días estaremos lanzando nuestras dos cadenas musicales: Cadena FM Córdoba y Cadena Popular, para que nuestra audiencia de más de 1,4 millones de personas siga creciendo”, sostuvo el ex-Radio María y ex-Radio Mitre en sus primeras declaraciones como director General de Radiodifusora del Centro.

“Es lógico el movimiento: el vacío que deja Mario desde lo editorial obliga a Cadena 3 a potenciar el hecho de que tiene presencia en todo el país”, dice una fuente consultada por PERFIL CÓRDOBA. Y agrega: “Los medios hablan mucho de quién va a ser el reemplazante de Mario, y está bien que lo hagan, pero la radio tiene que pensar en cómo se posiciona como empresa de aquí en adelante”.

En ese sentido, la misma fuente agrega: “Todos se están peinando para la foto pensando en que van a captar una parte de la audiencia de Juntos. Pero los oyentes de Cadena 3 son muy fieles a la radio, más allá de la importancia que tenía Mario frente al micrófono. Hay un piso de audiencia a la que le va a costar moverse”. Y ejemplifica: “En Córdoba, la ausencia de Pereyra se va a sentir. Es imposible reemplazarlo con otro locutor y era el ‘dueño’ de la radio. Ahora bien: la inserción de Cadena 3 en buena parte del país es real. El concepto ‘federal’ que desarrollaron es lo más fuerte que tienen y lo que deben potenciar”.

¿Quién llega? ¿Llega alguien? Aunque hay informaciones para todos los gustos y todo puede cambiar, el directorio de Cadena 3 tiene una idea (se reitera: todo puede cambiar) basada en tres patas: no incorporar a un locutor sin el ADN de Cadena 3; armar un equipo con figuras propias para conducir el espacio emblema de la radio, el programa Juntos; y mantener el estilo de la radio. “Eso es lo que se habló esta semana”, refuerza la fuente.

“Muchas veces Mario amagó con retirarse y aparecían los auto postulados. A él le daba mucha gracia, pero no decía nada. Bueno, los autopostulados están todos descartados”, añade la fuente, un profundo conocedor de la industria de la radio de Córdoba. En una entrevista con este medio hace dos años, Pereyra sostuvo que a él lo reemplazaba “una estructura, no una persona”.

Es lo que piensan en Cadena 3: tirarle la responsabilidad a alguien como el reemplazante de Mario Pereyra es muy complejo. Como ya se dijo, donde la emisora pierde es en la relación con el poder: “Ahí está el punto central de por qué no hay un reemplazante de Mario, por más que venga el mejor locutor de Argentina. Más allá del estilo Pereyra, la influencia que tenía era descomunal.

De hecho, la gran mayoría de los políticos le temía y se desvivía por seducirlo, más allá de que él escuchaba a todos y a algunos hasta les dio una mano, casi siempre a través de sus opiniones, que nunca se conocían. Lo que se hablaba en la sala de reuniones, quedaba ahí”, agrega la fuente.

En esta Nota