jueves 17 de junio de 2021
CULTURA Aniversario
25-05-2021 07:40

113 años del Teatro Colón | Creatividad y solidaridad frente a los desafíos del presente y del futuro

La Directora General del primer coliseo porteño destaca la importancia del teatro en un nuevo aniversario de su inauguración en la cultura y la excelencia artística.

25-05-2021 07:40

El Teatro Colón de Buenos Aires es reconocido como una de las principales salas de ópera de América Latina y uno de los grandes teatros del mundo por su patrimonio arquitectónico, por sus excepcionales condiciones acústicas y por su historia de excelencia artística. Este nuevo aniversario es un gran motivo para celebrar su historia y, por qué no, para reflexionar acerca de los desafíos del presente y el futuro, que incluyen sostener un rol activo en la lucha contra la pandemia mientras todos los equipos del teatro trabajan puertas adentro a la espera de volver a recibir al público.

El edificio actual se inauguró el 25 de mayo de 1908, hace exactamente 113 años. Aunque señalamos que el Teatro Colón, anteriormente a la inauguración de este edificio, ya existía desde 1857, ya que la afición rioplatense por la ópera había impulsado en nuestra ciudad la construcción de la primera versión del teatro frente a la Plaza de Mayo. Fue en el sitio donde hoy está emplazada la casa central del Banco de la Nación Argemtina, y funcionó hasta 1888.

Este antecedente, que suena remoto nos confirma una constante que se verifica a lo largo de la historia y se ratifica en el presente: la pasión por el arte trasciende a la arquitectura y siempre, en cualquier circunstancia, busca puntos de encuentro para celebrar la cultura.

Reviví "La Traviata", en versión de Franco Zeffirelli, que transmitió el Teatro Colón

Aquel 25 de mayo de 1908 que hoy recordamos y que significó el bautismo de esta joya arquitectónica que enorgullece a todos los argentinos,fue posible porque había una sociedad que creía con fervor en el progreso. Entre el final del siglo XIX y comienzos del XX, mientras se levantaba el actual Teatro Colón, Buenos Aires comenzaba a transformarse en una metrópoli a partir de la construcción de los grandes edificios que hoy son emblemas de la ciudad.

Estas catedrales modernas de nuestra vida ciudadana primero fueron parte de un sueño colectivo y perviven en el tiempo porque una comunidad las arropa y las reconoce como propias.Lo mismo ocurre con el Teatro Colón en múltiples dimensiones. Un universo de públicos e intereses confluyen en esta fábrica de sueños que llega al corazón de amantes y aficionados del arte y la cultura en el país y en el mundo, inclusive de muchos de ellos que tal vez nunca pisaron su sala.

La pandemia nos mostró hasta qué punto el Teatro Colón está inserto en la vida de todos y puede cumplir un rol importante cerca de la sociedad. Una institución fraterna y solidaria que puede afrontar funciones inéditas al servicio de la ciudadanía e integrada al conjunto de la Ciudad.

El Teatro Colón y una organización vinculada al Papa Francisco firmaron un convenio para impulsar a jóvenes artistas

Durante el último año, unos 400 trabajadores del teatro, entre ellos músicos, bailarines, escenotécnicos, directivos y administrativos, realizaron tareas en vacunatorios, en hoteles para pacientes aislados, contribuyendo a garantizar la distancia social en los barrios, confeccionando barbijos o desde sus casas llamando y cuidando a nuestros mayores. En los últimos meses, gran parte del personal muestra día a día su vocación solidaria colaborando en la posta de testeo que funciona en el Foyer, en el que se realizan cerca de mil hisopados diarios.

Todas estas acciones se desarrollan mientras los artistas del teatro ensayan, se diseñan y construyen escenografías, se confeccionan los vestuarios y se ajustan todos los detalles para estar siempre listos para salir a escena para un público cada vez más amplio, diverso y exigente.

Son los miles de niños y niñas de las escuelas porteñas que visitan el teatro y descubren una función de ópera y de ballet. Los abonados y aquellos que compran por primera vez una localidad. Los estudiantes del Instituto Superior de Arte y los espectadores que asisten a conciertos al aire libre. La infinita audiencia global que cada día más se conecta a los medios electrónicos del Teatro Colón para disfrutar de sus contenidos digitales.

Todos estos públicos y otros más son el público del Teatro Colón. Una comunidad que se articula a partir de la sensibilidad y las emociones y que trasciende las paredes de este edificio que hoy celebra un nuevo aniversario. Una comunidad que permanece activa, curiosa e interesada, aun cuando circunstancias de fuerza mayor como la pandemia nos obligan a pausar una programación. Que valora la cultura como una parte constitutiva de las características de una sociedad, más allá del mero entretenimiento.

El 25 de abril de 1857 se inauguró el primer Teatro Colón

Buenos Aires posee una vasta tradición de organizaciones culturales que vertebran las inquietudes de la ciudadanía. Antiguas, más jóvenes, públicas, privadas, comerciales, solidarias, independientes: todas alimentadas por un público ávido de construirse y reconstruirse como parte de un rico entramado identitario.

Parte de esa trama, el Teatro Colón celebra los 113 años de este edificio maravilloso, que contiene un universo de magia y creatividad que no se agota en su escenario, susala y sus talleres, porque es el corazón de una comunidad que enlaza sentimientos, vocaciones y afinidades con una cohesión sin límites.