CULTURA
Literatura y ciencia

Paolo Giordano: “No hay debate posible respecto al cambio climático”

El escritor y físico italiano acaba de publicar “Tasmania” donde aborda el temor a que se acabe el mundo y las complejidades de los vínculos sentimentales.“Escribir para mí es una manera de estar más cercano a la realidad”, dice el autor.

Paolo Giordano
Paolo Giordano | Gtlza. Iván Giménez

Un físico que escribe, P.G. es el protagonista narrador de Tasmania, la reciente novela del escritor físico, Paolo Giordano, (las similitudes entre personaje y autor saltan a la vista).

En la ficción el escritor presenta un escenario desolador, su relación estable se está desmoronando tras la certeza de que no podrán tener hijos y, al mismo tiempo, la idea del apocalipsis llega como un eco a los personajes de esta historia conscientes del cambio climático, de la existencia de la bomba atómica y el paso del tiempo.

Claro está que no es ciencia ficción, la novela podría denominarse existencialista, término con que el autor adhiere, donde se vuelve a preguntar por el sentido de la vida y oscila entre catástrofes grandilocuentes y los pequeños núcleos humanos que permiten la supervivencia, que hacen vivible al mundo. “Escribir para mí es una manera de estar más cercano a la realidad”, aclaró el autor en el marco de una conferencia con periodistas de Latinoamérica, de la que participó PERFIL.

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Paolo Giordano


Giordano, cuya primera novela, La soledad de los números primos se convirtió en un éxito, fue tajante cuando le consultaron sobre teorías y personas que cuestionan la existencia real de un daño en el medio ambiente. “No hay debate posible respecto al cambio climático”, sentenció.

Y su novela es, en parte, una excusa para concientizar. El mismo narrador comienza señalando lo aburrido que resulta leer sobre los peligros del cambio climático y, por eso, aborda el tema dentro de una ficción. Y lo musicaliza con Skeleton Tree, el álbum que Nick Cave grabó tras la muerte de uno de sus hijos.

Sorprendente: encuentran un milenario paisaje de ríos y colinas bajo el hielo de la Antártida Oriental
 

En Tasmania, la narración se inicia en un tono pesimista que va perdiendo terreno a lo largo de la historia. Aparece la esperanza. Mientras que un alumno suyo de periodismo científico, se hunde en una depresión sin retorno al adentrarse en los peligros de extinción del planeta como lo conocemos, un sobreviviente de la bomba atómica, aparece como emblema de amor a la vida. “Quise hacer una analogía entre el cambio climático y la bomba atómica”, reconoció el autor.

Paolo Giordano

Paralelamente, aparecen varios personajes que le dan vida a semejantes planteos, que acercan la historia a los lectores. La llegada a los cuarenta años, el valor de la amistad como refugio. Las crisis, por ejemplo, el protagonista y su pareja, Lorenza, en un viaje desesperado por recomponer algo, terminan en una especie de orgía swinger de la que después no se atreven a volver a hablar. O la pérdida de una pareja amiga por una malversación de fondos. El intento de buscar nuevos vínculos y el fracaso. Todo eso aparece con mucha sensatez en la historia.

“En Tasmania la pregunta que me planteaba era qué relación podía haber entre esta vida íntima que sigue existiendo y este mundo alrededor, la relación entre la esperanza y el amor”, explicó Giordano. 

“Es curioso como la esperanza funciona en este libro, yo lo digo con la máxima sinceridad, Tasmania entre todos los libros que he escrito, quizás es el que tiene más crisis, pero también que tiene más esperanza”, reconoció Giordano.

Con relación a eso la idea de todavía poder encontrarse con sobrevivientes de las explosiones atómicas le pareció central para trabajar esa sensación. “Si hay alguien con quien empezar a reflexionar sobre la esperanza, son precisamente estos supervivientes que han visto concretamente esta posibilidad de fin del mundo y están todavía aquí para poder contárnoslo es una posibilidad activa de la esperanza, que está muy vinculada a la idea misma de escribir una novela”, concluyó.

Paolo Giordano, el físico escritor

Giordano nació en Turín en 1982, es doctor en Física, periodista, guionista y escritor. Colabora regularmente con el diario Corriere della Sera y con la revista Gioia. Su aclamada primera novela, La soledad de los números primos, mereció el Premio Campiello a la mejor opera prima, el Premio Fiesole de narrativa de autores menores de 40 años y el Premio Strega 2008 y fue llevada al cine por Saverio Costanzo.

Paolo Giordano

Es también autor de las novelas El cuerpo humano, Como de la familia y Conquistar el cielo, así como del ensayo "En tiempos de contagio".

CP