jueves 02 de febrero de 2023
DEPORTES QATAR 2022

Mundial Qatar 2022: Bolsonaristas boicotean la copa del mundo

Los seguidores más radicales de Jair Bolsonaro siguen movilizados en varias ciudades importantes del país. Piden la intervención militar para evitar que el ganador de las elecciones, el ex presidente Lula, tome el poder. Decididos a movilizarse, ahora se niegan a seguir la competencia.

02-12-2022 08:58

En el país del fútbol, algunas personas están boicoteando el Mundial de Fútbol. Aquí, no hay pantalla grande para transmitir los partidos, pero sí cánticos militares durante todo el día. André lleva acampado ante el cuartel general del ejército desde el día siguiente a las elecciones presidenciales. “Los días de partido de Brasil hay aún más gente aquí", dice. “En lugar de aplaudir la Copa frente al televisor, la gente prefiere venir aquí y quedarse. Porque es mejor sangrar ahora que después bajo un régimen comunista”, asegura.

Es la primera vez que este aficionado al fútbol no asistirá a la competición. Porque cree en esta movilización. “Estoy cansado, sí, pero nos quedamos a pesar de la lluvia", insiste André. “Ayer [jueves] llovió, y podemos mostrale videos, nadie se fue. Haga buen o mal tiempo, todo el mundo se queda”, subraya.

Con celulares en la cabeza, seguidores de Jair Bolsonaro intentan contactar a extraterrestres

"De momento, no queremos oír hablar del Mundial”

Todos los días, entre las 16 y las 21 horas, tres amigas, todas viudas, se sientan en el campamento en sus sillas de playa. Critican el momento en que se celebra el Mundial de Qatar, justo después de las elecciones brasileñas. "Determina nuestras manifestaciones aquí en Brasil", dice la primera. “El fútbol es importante", reconoce otra. “Pero lo más importante ahora es resolver la situación de nuestro país. Queremos elecciones limpias, sin fraude. Así que por el momento no queremos oír hablar del Mundial”, agrega.

Vencido en segunda vuelta hace un mes por Luiz Inácio Lula de Silva, Jair Bolsonaro ha guardado silencio desde su derrota. Seguirá en el poder hasta el 31 de diciembre.

Bolsonaristas

Multan al partido de Jair Bolsonaro por denunciar fraude sin pruebas

Los hinchas brasileños están divididos porque el bolsonarismo politizó la camiseta

Si una elección presidencial profundamente polarizada no había sido suficiente para generar desencuentro entre los brasileños, la Copa Mundial de la FIFA plantea una nueva prueba de identidad: portar o no su camiseta más preciada. La camiseta verdeamarela de la selección brasileña de fútbol se ha convertido en el accesorio elegido por los simpatizantes del presidente saliente Jair Bolsonaro.

La prenda ahora está tan estrechamente asociada con el líder de la derecha, que muchos fanáticos han decidido no usarla al tiempo que animan a Brasil en el torneo de este año. El equipo, que es favorito para ganar, derrotó este jueves a Serbia en su primer partido. “El futuro es azul”, dijo William Enrique, quien vende camisetas en el centro de Río de Janeiro, refiriéndose a la camiseta suplente de Brasil. 

Brazilians Torn Over Iconic Yellow Jersey Ahead of World Cup

El vendedor señala una pila de camisetas amarillas sin vender y agrega: “Los compradores me dirán: ‘¡Esa es de Bolsonaro! Dame la otra’”.Grandes representantes del fútbol como Pelé y Ronaldo la portaron cuando ayudaron a Brasil a traer a casa sus cinco Copas del Mundo, el icónico uniforme de color amarillo canario es un símbolo del dominio del país en este deporte.

Sin embargo, recientemente, también lo usan los partidarios de Bolsonaro en los mítines, y cuando salen a la calle a protestar la reciente victoria electoral de Luiz Inácio Lula da Silva. Celso Unzelte, periodista deportivo y comentarista, dice que la adopción de los colores nacionales es un retroceso a la época de la dictadura militar de Brasil, que terminó en 1985. Pero bajo Bolsonaro, un excapitán del Ejército que ha celebrado abiertamente ese régimen, la adopción de la camiseta amarilla ha resultado mucho más polarizadora.

“En la copa del 82 había una dictadura y seguimos usando la camiseta”, dijo Unzelte. “No como ahora”. La Confederación Brasileña de Futbol, o CBF, está tratando de separar la política de la famosa camiseta. Antes del torneo, lanzó una campaña de vídeo cuya finalidad era despolitizar el uniforme. El video muestra a fanáticos vitoreando vestidos con la amarelinha, como se le conoce a la icónica camiseta, y cantando “amémosla” en un tono de rap.

El partido de Bolsonaro denuncia fraude en la victoria de Lula: pide anular votos en algunas urnas electrónicas

“Todos podemos sentirnos bien con la camiseta de la selección nacional”, dijo a principios de este mes el presidente de la CBF, Ednaldo Rodrigues, al presentar la campaña. Una encuesta publicada la semana pasada por el sitio de noticias Metrópoles descubrió que eso no es del todo cierto, poco más de un cuarto de los brasileños contestaron que no la usarían.

Walter Casagrande Jr., un exdelantero de la selección nacional, expresó sin rodeos el sentimiento de muchos de los críticos del presidente en un artículo de opinión: “La ultraderecha de Jair Bolsonaro ha arrasado con todo a su paso, incluido el cariño que le teníamos a la camiseta amarilla”. Pero los jugadores están tan divididos como los aficionados. “Yo lo que veo es que en los últimos cuatro, cinco años el actual presidente revivió el orgullo de ser brasileño”, dijo en una entrevista Gilmar Rinaldi, exarquero que formó parte del plantel ganador de la Copa Mundial de la FIFA en el 94.

Los esfuerzos de despolitización también se complican por el hecho de que la superestrella brasileña Neymar se declaró abiertamente partidario de Bolsonaro, en tanto que prometió dedicar su primer gol en la Copa Mundial de la FIFA al presidente saliente. “Es triste llegar a esto”, dijo Pedro Lindackee, de 21 años, un estudiante de administración de empresas luciendo una amarelinha en el metro de Río de Janeiro. “Voté por Lula, pero no creo que los políticos deban mezclarse con el deporte”.

Brazilians Torn Over Iconic Yellow Jersey Ahead of World Cup

Otros están tratando de darle la vuelta. A principios de este año, Thaina Pinho lanzó una línea de ropa llamada Canary Revolt. La marca, que graba eslóganes y símbolos progresistas en la camiseta como la emblemática estrella roja del Partido de los Trabajadores de Lula, despegó después de que la Primera Dama Rosangela da Silva la mostrara en redes sociales en julio. “Depende de los jóvenes recuperarlo”, dijo Pinho.

Por su parte, Lula se comprometió a vestir amarillo durante el torneo. Y muchos brasileños en Catar están siguiendo su ejemplo. “El país está dividido y Bolsonaro usó la camiseta con fines políticos”, dijo Wallace Leite, quien tocó un tambor, vestido de amarillo, entreteniendo a los locales con otra media docena de fanáticos que portaban la amarelinha en la víspera de la Copa Mundial de la FIFA. “Ahora hay una oportunidad de recuperarlo”.

J.S/fl