28th de February de 2021
ECONOMIA Emisión récord
29-04-2020 13:13

Avanza la colocación de un bono "obligatorio" a los bancos para financiar al Tesoro

Negocian el ministerio de Economía, el BCRA y las entidades financieras. El Gobierno aspira a ampliar la participación de títulos públicos en la cartera de los bancos para frenar al dólar.

Fernando Nolé
29-04-2020 13:13

Ante la constante suba del dólar y en medio de los cruces internos que hay en el Gobierno acerca del notable aumento de la emisión monetaria que se tuvo que concretar para enfrentar la pandemia, el Poder Ejecutivo avanza con los bancos en un acuerdo para colocar un bono que permita terminar de desarmar las Leliq, disminuir drásticamente el déficit cuasifiscal del Banco Central y generar condiciones para que haya más opciones atractivas para los ahorristas y evitar que busquen cotizaciones paralelas de la divisa.

El esquema se viene conversando desde hace casi un mes pero su armado se ha intensificado en los últimos días en diálogos entre el Gobierno, el BCRA y las entidades financieras, en un contexto donde algunos integrantes del oficialismo muestran reparos porque conlleva una dosis de riesgo ya que se activan recuerdos de otras etapas históricas en las que el Estado se financió con el sistema financiero de esta forma. “Este es otro modelo económico”, señalan en la Casa Rosada.

En concreto, lo que está buscando particularmente el Ministerio de Economía es colocar un bono a los bancos con una tasa real considerablemente positiva, sin llegar a ser lógicamente el 38 por ciento que pagan en este momento las Leliq, de manera de ofercer a los inversores otra alternativa en moneda nacional que desinfle la demanda de bonos y acciones en dólares que se dispara para liquidar luego esos títulos en dólares, en lo que da por llamarse dólar Bolsa o MEP y dólar contado con liquidación, que están por arriba de los 110 pesos.

Fed recorta compra de bonos del Tesoro a US$10.000M al día

Ese bono le permitiría al Estado conseguir en forma "obligatoria" financiamiento privado y evitar tener que seguir emitiendo moneda al ritmo actual, el cual no representa un dolor de cabeza inmediato, pero sí puede resultar explosivo para el valor del dólar y la inflación en el mediano plazo.

Con ese esquema, las entidades financieras tendrían también un mayor margen para ofrecer mejores tasas por los plazos fijos y de esa manera retener depósitos, algo que por ahora no se vislumbra como un problema, pero puede serlo a partir de la salida de la cuarentena y la recuperación paulatina de la actividad, en función de una profundización de los ahorristas por la compra de divisas.

"El secreto de este tipo de operaciones es que la tasa real sea notablemente positiva. El punto central allí es ir viendo mes a mes la inflación esperada o estimada o sobre eso mejorar el nivel de tasa, para que sea atractivo el bono y de esta manera, los bancos ofrezcan también mejores rendimientos para los depósitos", comentó una fuente del gabinete económico.

"Toda operación de este tipo siempre tiene un riesgo. En este caso el riesgo para los bancos es que logren captar un mayor entusiasmo de los inversores, de los ahorristas, por los plazos fijos. Ese es uno de los principales desafíos", recalcó la misma fuente. En el Gobierno saben que los bancos en este momento tiene un 35 por ciento de su cartera en bonos del Tesoro, y que en definitiva, la idea que se baraja en este momento en la Casa Rosada es llevarlo a un nivel por encima del 40 por ciento.

Claro que en esto también dependerá de cómo cierra la operación de reestructuración de deuda que está encarando el Gobierno, ya que si no se logra un importante nivel de adhesión, ese objetivo de la administración para con las entidades financieras se vería sumamente dificultoso de cumplir.

En esta Nota