lunes 06 de febrero de 2023
ECONOMIA Regulaciones

Boom gamer: ¿pagan impuestos en la Argentina?

El universo del gaming se ha profesionalizado al punto de ser un coloso que recauda al año mucho más que la industria de la música y el cine juntos.

29-11-2022 13:45

La pandemia aceleró un nuevo mundo laboral que hoy explota en el seno de las más grandes economías. Lo que hace un lustro atrás nada más era perder el tiempo en los videojuegos hoy se ha convertido en un monstruo industrial que genera millones de dólares segundo a segundo.

Así es, el universo del gaming se ha profesionalizado al punto de ser, dentro del mundo del entretenimiento, un coloso que recauda al año mucho más que la industria de la música y el cine juntos. 

Sin embargo, al ver muchs jóvenes durante horas jugando frente a sus pantallas, ganando un salario en muchos casos superior o igual al de sus padres, surge la pregunta de qué tan regulado impositivamente está este mercado.

Debates y aprendizajes: lo que dejó la conferencia LABitConf 2022

“Una de las aristas que más recaudan en el mundo de los videojuegos son los Esports. En Argentina ningún equipo de esta disciplina contrata a ningún gamer que mínimamente no cuente con un monotributo”, explica Nicolás Brandoni, CEO de PEEKStudios y experto en medios digitales.

“En Argentina las empresas que se dedican a este mundo del entretenimiento cumplen con las mismas obligaciones fiscales que cualquier otro emprendimiento”, asegura Brandoni y agrega: “Si nosotros que tenemos un canal de streaming por Twitch nos llega un cliente del extranjero, este nos deposita en dólares, pero cobramos en pesos”, según las disposiciones tributarias de nuestro país.

“Es verdad que la industria del gaming está creciendo en cuanto ingresos a nivel mundial, pero en Argentina todavía estamos muy atrasados y nuestros presupuestos son claramente muy inferiores, por eso los números que se manejan debido a las cargas impositiva y la inflación suelen ser menores”, dice el CEO de Peek Estudio.

“Por ejemplo, hoy un chico que recién empieza en el mundo de los Esports está ganando un salario que oscila entre los 50 y 70 mil pesos al mes y va creciendo según su habilidad, pero esto a cambio de jornadas largas delante de un PC o un dispositivo”, aclara.

Los gamers y las cargas impositivas

Los gamers tampoco están muy alejados del empresario común en cuanto a las cargas impositivas. “Hay que tener en cuenta también que, si bien los juegos se pagan en dólares, para correrlo uno necesita los dispositivos. Y esos también se importan, hay toda una cadena que va elevando el valor del dispositivo y se genera una cadena de aumentos", dijo Brandoni.

¿Qué es ser un jugador profesional de videojuegos?

Además, a nivel local los gamers se ven afectados a la hora de conseguir sus medios de trabajo. Por nuevas reglamentaciones que entraron en vigor en octubre de este año sobre el “dólar turista” y el “impuesto país”, las compras de hardware que estos hacen vienen con un gravamen del 90% del valor en impuestos.

Un ejemplo claro es la nueva versión del videojuego de fútbol “FIFA 23“, muy utilizado en los esports, que sale $8.999,00, pero aplicando los impuestos se va a $15.748,28.

La opinión de un tributarista 

Darío Moreira, especialista en impuestos y consultor tributario, ve la medida desenfocada respecto a su objetivo: “Es cierto que, desde el punto de vista de sus obligaciones como ciudadanos, los gamers deben estar llamados a tributar como cualquier otro contribuyente. Ahora bien, las decisiones en general -en este caso de política tributaria- generan consecuencias, pero a mi modo de ver, es de dudoso resultado, y si no logra el propósito que se propone pierde sentido y efectividad”, aseguró.

Un Mundial contado por streamers e influencers que marcan un cambio de era en la comunicación

“Eso va a suceder con las políticas que se intenten adoptar en tanto no se generen los incentivos adecuados, y ello pasa por advertir que se deben tomar decisiones que apunten a construir confianza y que la prioridad pase a ser el largo plazo en lugar del corto plazo, ya que en ese marco será la única forma de obtener resultados y no quedarnos a mitad de camino con las buenas intenciones”, agregó el especialista.

¿Un gamer menor de edad está exento?

De estas regulaciones tampoco se escapan los menores de edad. ThiagoLapp, el adolescente argentino de 15 años campeón internacional de esports en 2019 no se salvó de tributar. Del premio de US$ 900.000, tuvo que pagarle un 30% a la IRF (ente recaudador estadounidense) y luego el 35% del impuesto a las ganancias a la AFIP.

"En estos casos lo deberían pagar sus padres en caracteres de responsable sustituto”, informó el tributarista Iván Sasovsky. “Los padres deberían hacer una correcta planificación fiscal porque son montos que superan los mínimos de punibilidad que exigen la ley penal tributaria. Si no se hace esa planificación y no se paga, cabe una denuncia penal", agregó.

El fenómeno gamer es una industria que crece en facturación, pero, al mismo paso, los tributos no se han perdido de tener una sustentosa porción de esa torta.

LR