Despejado
Temperatura:
15º
Ciudad:
Buenos Aires
martes 17 de septiembre de 2019 | Suscribite
ECONOMIA / Industria en picada
jueves 14 febrero, 2019

Damián Regalini, empresario textil: "La paz cambiaria es la paz del cementerio"

El vicepresidente de la Cámara Argentina de Fabricantes de Medias consideró que el viaje de Macri al sudeste asiático va a "primarizar la economía".

por Juan Pablo Álvarez

Damián Regalini, empresario textil. Foto: @DamianRegalini

Damián Regalini es un empresario textil, que que representa al sector de fabricantes de medias. Semanas atrás se cruzó con la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, cuando ella señaló que las pymes que se fundían eran "menos competitivas". En aquella ocasión, Regalini le contestó, a través de Twitter, de manera contundente. "Invertí en las máquinas más modernas del mundo, nos capacitamos para usarlas en Italia, tengo una maestría de negocios en la Universidad de San Andrés y la mitad de las máquinas están paradas. No soy un inútil, gobernadora, ni mi fabrica ineficiente. Su gobierno destruye el trabajo". 

Aquel tuit se viralizó y tuvo un fuerte eco entre cientos de empresarios pyme. En esta entrevista con PERFIL, Regalini va más allá en sus críticas contra el Gobierno.

- ¿Le sorprendió el impacto que tuvo aquel mensaje que escribió usted desde su cuenta de Twitter?

No, para nada. Porque la trascendencia tuvo que ver con que reflejé la realidad que estamos viviendo los industriales y los empresarios en Argentina. El problema tiene que ver con las políticas desastrosas del Gobierno. Más allá de todo lo que puedan decirnos, respecto de que quieren pymes exportadoras y de todos sus slogan, nosotros cuando nos sentamos en nuestros escritorios y abrimos nuestras fábricas vemos la realidad. Y estas medidas destruyeron nuestros negocios, que estaban vivos tres años atrás. Cambiaron las políticas económicas y pasamos a ser fracasados, no competitivos, poco exitosos. Es claro lo que pasó. Cambiaron las políticas y no sirvieron para nada. Muchos empresarios se sintieron reflejados con esa realidad que yo describí.

- ¿Ven algún signo positivo para este año?

No. Las empresas nos estamos fundiendo y no parece que vaya a cambiar la cosa. Lo que sorprende y molesta a los que tenemos una industria es ver que el Gobierno anuncia con bombos y platillos la gira por el el sudeste asiático, cuando todos sabemos que ir a vender al sudeste asiático es consolidar el modelo de primarización económica. Hoy con las políticas de este gobierno, con el cuadro tarifario, con el nivel impositivo, pensar en exportar a India y a Asia en general es pensar nada más que en vender materia prima. Es decir, exportar cosas que Argentina vendía hace dos siglos. Macri habla de desarrollo y van a vender materia prima a Asia. Para vender con valor agregado necesitamos que las medidas que desarrolle sean para la industria, no solo para el agro. Argentina necesita cambiar para de una vez por todas y crecer.

- ¿Tiene algún impacto positivo para el sector que usted representa la tranquilidad cambiaria de este año?

 La tranquilidad cambiaria la estamos pagando carísima, a un costo de tasa de interés de saqueo. La tranquilidad del dólar es la tranquilidad de las máquinas. El precio de tener el dólar quieto es que tenemos las máquinas paradas. Es mentira que se trate de un veranito. Frenan el dólar con una tasa de interés terriblemente alta. Es la paz del cementerio.

- ¿La situación empeoró?

Nosotros, los pequeños industriales, estamos compitiendo con los colegas que se están fundiendo. Yo salgo a competir con un producto al cual le pongo un precio razonable y tengo colegas que venden a precios del año pasado porque están quebrados. Es la liquidación antes del cierre. Yo veo una economía caótica y desordenada.  Es imposible hacer una previsión de acá a un mes. Hay variables propias del derrumbe del mercado que hacen que a vos se te descontrole el tablero de comando. Porque podés tener el dólar quieto, pero si la economía se está cayendo y tus competidores empiezan a liquidar el stock y hay proveedores que discontinúan una línea de producción porque no les conviene vender, no podés producir.

- ¿Ha tenido problemas por manifestar su posición de manera abierta?

Hace tiempo que venimos diciendo que se derrumba todo. Algunos piensan que los que hablamos de esto tenemos alguna simpatía con el kirchnerismo y que hablábamos para molestar, pero no es eso. Yo tuve que achicar mi fábrica a la mitad, tengo la mitad de las máquinas paradas. Y esto está cada vez peor. Como empresario y como representante gremial de un sector tengo que dar una visión pragmática y si esto es un desastre lo tengo que decir.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4755

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard