26th de February de 2021
ECONOMIA Deuda
05-05-2020 17:09

Una sociedad de bolsa recomienda a sus clientes entrar al canje

Balanz Capital recomienda a sus clientes minoristas aceptar la oferta del gobierno y entrar al canje de deuda, o sino vender los bonos ahora.

05-05-2020 17:09

El grupo Balanz, sociedad de Bolsa que administra fondos de inversión, recomendó este martes 5 de mayo a sus clientes minoristas aceptar la oferta y entrar al canje de deuda propuesto por el gobierno, o sino vender los bonos ahora. El viernes 8 de mayo vence el plazo que fijó el gobierno en el prospecto enviado a la SEC para adherirse a la reestructuración.

Según aclaró Balanz en su informe, “la recomendación es sólo para los bonos globales, ya que las negociaciones con Discounts y Pars creemos van a ser más complejas y con mayor protección para el tenedor”.

“Pensamos que, en el mediano plazo, la única pregunta relevante es si Argentina va a lograr un acuerdo con los acreedores o no. Si la respuesta fuera negativa, la mejor decisión sería vender el bono ahora, ya que si no hay acuerdo lo más probable es que, a futuro, tanto el bono nuevo como el viejo tengan un menor precio que el actual”, razonó.

 A su vez, consideró que “ la opción de ir a juicio es larga, costosa  y compleja para un inversor no institucional, con lo cual conseguir mejores rendimientos mediante esa opción es improbable”.

Financial Times: "Argentina estudia opciones tras rechazar oferta para deuda"

En cambio, evaluó que si el Gobierno lograra un acuerdo con los acreedores, aunque no sea en esta primera instancia, la mejor opción es entrar al canje ahora".

En este sentido, esgrimió dos argumentos: 

  1. Me aseguro el bono que quiero (2030 y 2036 tienen topes máximos de emisión), y además evito que, si el Gobierno logra la mayoría necesaria, me fuerce a recibir el nuevo bono con vencimiento en 2047, el cual no incluye cláusula RUFO. Este motivo, dijo, es especialmente relevante para los tenedores de bonos cortos, que tienen prioridad para acceder al bono 2030.
  2. La cláusula RUFO garantiza que los tenedores de los nuevos bonos serán beneficiados de cualquier mejor oferta que la Argentina haga, durante los próximos 5 años a los acreedores que no entraron al canje. 

“En última instancia, aceptando ahora o aceptando más adelante, la oferta final sería la misma. La cláusula RUFO sólo es válida para ofertas voluntarias que haga Argentina, y no para beneficios que puedan lograr los inversores producto de fallos judiciales. Sin embargo, fundamentó que “si el inversor no piensa iniciar acciones legales, el resultado sería el mismo”.

A su vez, advirtió sobre tres riesgos de ingresar al canje en vez de esperar.

Primero, alertó que “si la aceptación sea baja y que el nuevo bono que recibimos tenga poca liquidez, es decir que sea más difícil de vender que los viejos e incluso que pueda cotizar con un precio inferior”.

Segundo, proyectó que “si Argentina no logra un acuerdo con todos sus acreedores durante los próximos tres años, quedando en default una buena parte de su deuda, los pagos de los bonos nuevos podrían verse afectados debido a bloqueos producto de fallos judiciales, a la vez que perderían la posibilidad de acceder al reclamo judicial”. 

En ese contexto, dijo que “tanto los bonos nuevos como los viejos operarían a precios similares, e incluso los viejos podrían operar mejor” .

El default total, una opción concreta: dogmatismo o razonabilidad

En tercer lugar, mencionó el riesgo de que “el Gobierno luego de una aceptación baja de la oferta, decida pagar los cupones el 22 de mayo para evitar el default y seguir negociando, y en consecuencia el inversor que no ingresó al canje cobraría el cupón y el que ingresó no”.

En este marco, Balanz planteó que “pensamos que ingresar al canje es la mejor decisión, ya que el inversor se asegura poder elegir el bono de su preferencia, en el mediano plazo todos van a tener acceso a la misma oferta (excepto el nuevo bono 2047), y en caso que el acuerdo no prospere probablemente tanto bonos viejos como bonos nuevos operen a precios similares e inferiores a los actuales”, fundamentó. 

Por el contrario, “si se piensa que este último va a ser el escenario, pensamos que la mejor decisión es vender los bonos ahora y evitarse todo este incierto proceso.

En esta Nota