domingo 04 de diciembre de 2022
ECONOMIA Crisis energética

El gobierno francés le pide "sobriedad energética" a sus ciudadanos

La Primera Ministra, Elisabeth Borne, aseguró que la unión de pequeños gestos tendrá un impacto considerable en la lucha contra la crisis que atraviesan.

07-10-2022 14:35

La crisis energética que vive Europa podría tener graves efectos en la economía francesa. De acuerdo con la agencia RFI, el país ya llenó al 100% sus reservas de gas natural y alcanzó un acuerdo para que Alemania le suministre electricidad en caso de picos de consumo, máxime cuando su principal fuente para producirla, la energía nuclear, registra problemas.

Ante este momento delicado, el gobierno reiteró la la orden de "movilización general" y propuso un plan de “sobriedad”. Así, la administración, los comercios, las empresas, las organizaciones deportivas o culturales y, por supuesto, los particulares: están llamados a contribuir a la implantación de la sobriedad energética.

En ese sentido, la Primera Ministra, Elisabeth Borne, presentó un plan de acción en el cual detalló que " la sobriedad energética no consiste en producir menos y optar por disminuir la producción, sino en evitar el consumo innecesario y no consumir al mismo tiempo”. “A veces son gestos insignificantes, pero a gran escala tienen un impacto considerable. Acciones que reducen nuestras facturas, acciones que reducen nuestro impacto en el clima", aseguró. "Porque la sobriedad es un asunto colectivo. Nos apoyamos en toda la gama de ahorro energético, ya sea en calefacción, iluminación o digital. Usamos todas las palancas a nuestro alcance y publicaremos cada semana la evolución de nuestro consumo de electricidad y gas”, agregó.

En cuanto a los particulares, el Ejecutivo prevé fomentar el uso compartido del coche y la movilidad no contaminante. No hay medidas vinculantes, al contrario: el gobierno cuenta con la buena voluntad de los franceses.

Gobierno francés pide a la población reducir 10% el consumo de energía

Gestos cotidianos

Agnès Pannier-Runacher, Ministra de Transición Energética, resaltó que "todavía tenemos que saber ser sobrios". "Por estas razones hemos querido lanzar una campaña de comunicación. Esta campaña se llama ‘Cada gesto cuenta’", informó.

En un desglose de 5 acciones, se les pide a los ciudadanos "poner la calefacción a un máximo de 19 grados, poner el calentador de agua a 55 grados, pasar menos tiempo en la ducha, apagar todos los electrodomésticos cuando no estén en uso y desplazar el uso de estos aparatos electrónicos a los periodos de menor actividad”

En tanto, la temperatura del agua de las piscinas municipales deberá reducirse un grado, la iluminación en los estadios antes o después de un partido deberá ser un 50% menor de día y un 30% menor de noche y las estaciones de esquí deberán adaptar el uso del telesillas al aforo.

Varios proveedores de energía propondrán un sistema de "primas de sobriedad" para recompensar a los que tengan un buen rendimiento. Por último, Olivier Klein, Ministro de Vivienda, propuso reducir el periodo de calefacción colectiva en los edificios. "Obviamente, se trata de una propuesta que depende de la meteorología, pero la reducción de un mes de calefacción equivale a un 12% de ahorro energético. Hay financiación para apoyar la readaptación de los hogares: se concederá una subvención para la instalación de termostatos programables”, dijo.

La Unión Europea tomará medidas de emergencia para frenar los precios de la energía

Fuertes críticas al plan

Una vez comunicadas las medidas, algunos sectores de la oposición mostraron su disconformidad. Tal es el caso de los diputados de La Francia Insumisa (izquierda radical) que criticaron el plan de sobriedad presentado por el Gobierno, al argumentar que "hace que los franceses se sientan culpables", y propusieron diez medidas de urgencia para pasar el invierno, entre ellas el bloqueo de los precios y los superbeneficios. "Cuestionamos la falta de previsión y planificación de este Gobierno. La crisis energética comenzó antes de la guerra en Ucrania", dijo la líder del grupo, Mathilde Panot, en una conferencia de prensa.

El partido Europa Ecológica-Los Verdes también presentó medidas alternativas para un "plan de sobriedad justo".Jordan Bardella, de Agrupación Nacional (extrema derecha), recalcó que “el gobierno está gestionando la escasez y ha contribuido a la tercermundización de nuestro país. Francia era una gran potencia, con una baza francesa llamada energía nuclear, que le permitía ser muy competitiva”.

Por último, para las ONG, las medidas anunciadas por el gobierno son bienvenidas, pero no van lo suficientemente lejos.

En lo que se refiere a los servicios públicos hasta las empresas, pasando por el deporte, la vivienda y los transportes, Zélie Victor, responsable de la transición energética de la Red de Acción por el Clima, que agrupa a una treintena de ONG, celebró el plan de sobriedad anunciado por el Gobierno. "Es una muy buena señal que el Gobierno haya tomado la medida de la emergencia energética y climática, por lo que nos alegramos de que haya un objetivo ambicioso de reducción del consumo por debajo del 10%”, subrayó.

Sin embargo, lamentó que las medidas no sean vinculantes y que no haya un seguimiento para comprobar los esfuerzos reales de las empresas en particular.

"No se trata sólo de pasar el invierno, sino de superar los próximos inviernos y alcanzar nuestros objetivos climáticos para 2050. Así que lo que esperamos ahora es un seguimiento real de lo que se ha anunciado y, a continuación, medidas estructurales a medio y largo plazo para que la sobriedad se convierta en una opción social y en un verdadero cambio de software”, aseveró.

RM / LR