miércoles 23 de junio de 2021
ECONOMIA Cuestionamientos
16-07-2020 13:38

Empresarios del Grupo de los Seis piden revisar el proyecto de Ley de Teletrabajo

Insisten en que "se apresuró sin fundamento" el tratamiento legislativo del proyecto. Cuáles son los puntos de conflicto y cómo sugieren avanzar.

16-07-2020 13:38

Las entidades empresarias que conforman el Grupo de los Seis cuestionaron el proyecto de ley que establece un marco regulatorio para el teletrabajo, por entender que "configura un escenario incierto para esta modalidad" y que su tratamiento legislativo "se apresuró sin fundamento".

Por ese motivo, remitieron una nota al presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social del Senado de la Nación, Daniel Lovera –y a todos los presidentes de bloques– en virtud del tratamiento del proyecto de ley sobre régimen legal del contrato de teletrabajo, que se lleva a cabo este jueves.

De acuerdo a los empresarios, el teletrabajo "es una potente modalidad que la Argentina deberá promover, ante la necesidad de crear empleo, y de eliminar contingencias a la hora de utilizar esta modalidad tanto en grandes empresas como en pymes".

Pero advirtieron que el proyecto aprobado en Diputados "no recoge la preocupación y las recomendaciones propuestas por las distintas fuerzas políticas y por las entidades convocadas durante la discusión del proyecto, tendientes a eliminar desincentivos a esta modalidad y a constituirse en una herramienta de promoción del empleo".

"Su tratamiento se apresuró sin fundamento, siendo que se trata de una norma que comenzaría a regir tras el transcurso de 90 días" de finalizada la cuarentena, añadió el Grupo de los Seis.

Teletrabajo: malestar de la Cámara de Comercio por el tratamiento legislativo

De igual manera, en la carta enviada a Lovera consideran que el teletrabajo ya se rige por la Ley de Contrato de Trabajo, "razón por la cual estamos convencidos de que la introducción de esta figura en nuestra legislación laboral sólo debería hacerse a través de la regulación en el ámbito de la negociación colectiva, o en los acuerdos que puedan celebrarse en forma individual".

"Consideramos que el proyecto configura un escenario incierto para esta modalidad de trabajo, que tendrá como principal consecuencia dificultar su adopción", alertó.

En tal sentido, las entidades empresarias advirtieron que de no permitirse la revisión de la iniciativa, "se estaría perdiendo la oportunidad de introducir algunas reformas de extrema necesidad para garantizar una regulación equilibrada, en búsqueda de una mayor eficiencia y productividad".

El Grupo de los Seis está integrado por la Unión Industrial (UIA), la Sociedad Rural (SRA), la Cámara de Comercio, la Cámara de la Construcción, la Bolsa de Comercio y la Asociación de Bancos Privados de Capital Argentino (ADEBA).

Vale considerar que en forma independiente muchas de esas entidades ya fueron mostrando sus reparos en relación al proyecto de Ley que se pretende tratar. Incluso otras asociaciones como las que nuclean a los medios manifestaron que "es inaplicable y ocasionará retrocesos en materia laboral".

Uno de los puntos que genera más controversias para las distintas cámaras empresarias es el tema de la "reversibilidad" el cual implica permitir, como propicia el proyecto, que el empleado pueda revertir la modalidad del teletrabajo sin motivación y en cualquier oportunidad.

Entre los principales ítems que el G6 pide revisar se encuentran:

  • Plantean exigir una nota de "habitualidad" para diferenciar el teletrabajo de un "eventual trabajo remoto".
  • Jornada de trabajo: consideran que es "inaplicable" prohibir la remisión de informaciones "fuera del horario laboral": Piden eliminar esa prohibición.
  • Reversibilidad laboral: plantean que debiera incluirse que puede ser pedida por empleado y también por el empleador e incorporar un parámetro para su ejercicio particular. 
  • Piden suprimir la limitación de contratación de trabajadores extranjeros porque viola el principio de territorialidad de la Ley de Contrato de Trabajo.
  • Sugieren incluir financiamiento para que las pymes puedan acceder al equipamiento necesario para ofrecer a sus empleados esta modalidad laboral.

El confinamiento obligatorio obligó a las empresas a buscar alternativas para que sus empleados siguieran trabajando desde sus hogares.  Las más tecnológicas, ya tenían la modalidad instrumentada. Sin embargo, para la gran mayoría, esta modalidad de trabajo no estaba contemplada y tuvieron que adoptarla de manera abrupta y sin estar preparadas.