martes 20 de abril del 2021
ECONOMIA Pospandemia
17-07-2020 15:57

Girotti de BGH: "El consumidor va a redireccionar sus gastos con foco en el hogar"

Marcelo Girotti, CEO de BGH analiza la relevancia que adquieren las empresas de tecnología y electrodomésticos en la pospandemia.

17-07-2020 15:57

La pandemia cambió conductas, hábitos y consumos de la vida cotidiana y entre otras cosas, vino a mostrar cómo la tecnología cruza el día a día de personas y empresas. Además, confinó a todos en sus hogares que son ahora el centro de la escena. Ya no aparecen sólo como el espacio privado donde se desarrolla la actividad familiar, sino que también allí trabaja, entrena, aprende y se divierte la persona. Todo este nuevo panorama le permite anticipar un futuro prometedor para su compañía a Marcelo Girotti, CEO de BGH.  "Vemos por delante un consumidor que va a redireccionar sus gastos teniendo un foco en el confort del hogar. El hogar va a ser una oficina, un consultorio, va a pasar a tener otras prestaciones y allí la tecnología tendrá un rol central", aceptó.

Girotti charló con PERFIL sobre la readecuación de la planta para volver a producir, los ATP y las posibilidades que abre la pospandemia para las empresas de tecnología. Y en especial recordó que "Este va a ser un año en que la economía va a caer mucho y todas las empresas van a mostrar alguna pérdida seguramente. Algunas podrá soportarlas y otras no", admitió.

Para ahondar un poco en la estructura del Grupo BGH vale considerar que tiene 4 empresas operando en la Argentina. BGH Hogar, que es la más conocida por la planta 100% manufacturera en Tierra del Fuego donde producen cocinas, microondas, televisores y computadoras. Luego está BGH Tech Partners, que da soluciones tecnológicas a otras empresas y a gobiernos; BGH Eco Smart, una compañía de eficiencia energética y la cuarta es Positivo BGH en la cual son socios con la empresa brasileña Positivo.

  • ¿Cómo vivieron la fase de aislamiento hasta poder volver a la actividad?

  • El aislamiento fue para todos por igual, pero impactó distinto. Al ser una firma de tecnología pudimos en forma remota y segura. E incluso para ventas y administración, si bien no pudimos trabajar juntos, pudimos seguir operando.

  • ¿y con la planta cuáles fueron los tiempos?

  • En el caso de la planta se paró la producción el 16 de marzo cuando se hizo el aislamiento en Tierra del Fuego y luego trabajamos para readecuar el trabajo según los protocolos y volvimos a abrirla el 7 de mayo.

  • ¿Qué trabajos se hicieron para la readecuación?

  • Hubo que separar las líneas para que la gente estuviera a más de un metro y medio de distancia, (a 2 metros marca el protocolo); poner cámaras para monitorear la temperatura del personal; implementar servicios para ir a buscar al personal a su domicilio; acortar los turnos de trabajo a 6 horas (ahora ya estamos en 8 horas), tuvimos que cerrar el comedor para evitar las aglomeraciones (ahora ya está funcionando) y, en los lugares en que no se podían poner 1,5 mts de distancia tuvimos que poner separadores. También trabajamos para adecuar los baños. Adoptamos un protocolo muy estricto y pudimos lograr la reapertura y hoy estamos en el 80%  aprox de la producción, dónde sólo no está activo el personal de riesgo (10% de la nómina) que calculamos se incorporarán recién por noviembre.

  • ¿Qué cantidad de personal tienen hoy trabajando?

  • Tenemos entre el 80 y el 90% de la gente con turno de 8 horas, con lo cual la productividad se va a ver afectada. Creo que es algo que nos pasara a todas las empresas que estaremos con menor productividad que antes de entrar a la etapa de pandemia por Covid-19.

  • ¿Cómo evaluaron desde la empresa los planes de ayuda oficial? ¿sirvieron?

  • Hemos recibido el ATP en los meses de abril y mayo y creo qué hubo un esfuerzo compartido desde tres lugares que conviene resaltar: desde los colaboradores de toda la compañía; desde el gobierno que acompañó para pagar los sueldos y desde la empresa que nos hemos hecho cargo de seguir manteniendo las relaciones laborales como estaban. No se subraya lo suficiente el rol que ha tenido el sector empresario en mantener las fuentes de empleo y preservar la salud de la gente. Yo comparo Argentina con otros países y veo, por ejemplo el caso de EEUU, donde las empresas directamente echaron a los trabajadores.

  • ¿Piensan sostener los puestos de trabajo?

  • Si. Creemos que con este marco (de la pandemia) hay sectores que han ganado y otros que se van a ver sumamente damnificados. Nuestro grupo está orientado a la tecnología y por delante va a haber muchas oportunidades en este mundo pospandemia. La gente va a vivir mucho más en sus casas. Probablemente vendamos más artículos para el hogar, los entretenimientos. Vemos que en el futuro va a haber un re-equipamiento en casa y tecnología. A lo mejor los consumidores redireccionen otros gastos como el de turismo al rubro electrónica y electrodomésticos. En todas nuestras empresas creo que tenemos un buen futuro por delante y van a crecer las oportunidades de negocios, tanto acá como en el exterior.

  • ¿Cómo seguirá el año? ¿Visualiza cambios?

  • No hay que perder de vista que la demanda está muy contenida. Nosotros no estamos subiendo los precios, con lo cual al tener más costos es menos rentabilidad que vamos a tener en unos meses, pero sabemos que vamos a tener que mantener para subsistir en el largo plazo. Nuestro grupo tiene 107 años, ha pasado muchas situaciones. Este es un momento para poner el hombro y no pensar en ganar. Y seguramente vamos a perder. Este va a ser un año en que la economía va a caer mucho y todas las empresas van a mostrar alguna pérdida seguramente. Algunas podrá soportarlas y otras no, con lo cual posiblemente tendrán que tomar créditos o el ATP en la forma que venga, siempre que sea a una tasa razonable, no la que prestan los bancos.

  • La economía de Argentina no venía bien de antes. ¿Qué cosas hacen difícil producir en el país?
  • El principal escollo que tiene hoy el empresariado argentino es no contar con una visión de mediano a largo plazo sobre el tipo de país propuesto para poder extrapolar las distintas variables a un plan que sea a más de un año. Y me abstraigo del coronavirus. Hablo de variables como el precio del dólar, la inflación, y tantas otras que hacen que permanentemente tengamos sobresaltos que ponen en jaque a muchas empresas.

  • ¿Y qué otras preocupaciones distingue?

  • El segundo problema son las posiblidades de financiarse a valores razonables tanto a nivel empresarial como gubernamental, de igual modo que se necesitan créditos para el consumo y el tercer punto que habría que explorar es una reforma impositiva integral y una reforma laboral para generar más empleo.

  • ¿Crees que cuando se cierre el proceso de reestructuración de deuda será un punto de partida para ver hacia dónde quiere ir la Argentina?

  • La renegociación es muy relevante no sólo para el país que debe honrar los compromisos tomados sino también para el sector privado. Si el país entra en default eso va a impactar en las compañías que quieren acceder a créditos a tasa razonable. Y pensando que Argentina tiene que exportar, si la tasa a la que las empresas se financian es muy alta comparado a nuestros competidores, nos será muy difícil competir. Argentina tiene que renegociar la deuda para estar en una condición que nos permita competir. Ese es el punto de partida. De ahí en adelante hay que formular un plan. Escuché que se piensa en un plan económico social que integre distintos actores con el empresariado, la dirigencia sindical y todos los que tienen que ver con el aparato productivo del país para ver cómo se logra con una visión de largo plazo. Este gobierno está exactamente de acuerdo con el anterior en que hay que poner de acuerdo el foco en la exportación. Hay que formular un plan integral y mantenerlo como política de Estado por varios años. Hay una cantidad de cosas que se pueden consensuar. Lo que vimos al principio de la pandemia es cómo podían trabajar distintos dirigentes de diferentes partidos, a través de un objetivo común. Qué bueno sería si se puede lograr lo mismo para tener una visión de políticas de Estado y poner otra vez de pie al aparato productivo argentino.

  • ¿Cómo analizan el consumo? ¿Qué pasa con la financiación?

  • En todo el mundo los electrodomésticos se compran en cuotas, y no es algo que pase sólo en Argentina. Mientras no hubo planes como Ahora 12 y Ahora 18 hubo una caída tremenda y se amesetó cuando volvieron esos planes. Todavía sigue planchado, muy por debajo de 2017 y mucho más que lo registrado en 2015, por ejemplo. Para adelante creo que el consumo no va a rebotar pero no va a caer mucho más. Estamos hablando de una muy lenta recuperación en unos niveles que se va a estabilizar y habrá distintos escenarios dependiendo de cada producto.

  • ¿Vieron subir las venta de computadoras en la pandemia?

  • Si, en Abril principalmente. De hecho si se compara la venta de abril 2020 a traves de e-commers vs abril 2019 la diferencia es muy relevante en computadoras al igual que en TV. No en el resto de electrodomésticos porque nadie en cuarentena salia a comprar lavarropas o heladeras.

  • ¿Hoy exportan algo de la producción local?

  • No, porque por la forma en que está planteado el esquema impositivo en la planta hoy no somos competitivos para exportar. No obstante, con la marca BGH y Hisense tenemos operaciones en Uruguay, en Chile, en Perú con un modelo de negocio distinto. Fabricamos en otro lugar y hacemos la parte de venta y distribución atendiendo a nuestros clientes finales que son los retailers. Si bien no exportamos, tenemos internacionalizado el negocio.

  • ¿Cómo imaginas el mundo pospandemia para BGH?

  • Vemos muchas posibilidades para adelante. Atravesamos esta circunstancia con una visión optimista del futuro. Vamos a estar haciendo lanzamientos de productos más sofisticados para el hogar, viendo que por delante hay un consumidor que va a redireccionar sus gastos teniendo un foco en el confort del hogar. El hogar va a ser una oficina, un consultorio, va a pasar a tener otras prestaciones y allí la tecnología será central. También nos vemos exportando muchos servicios porque se acelera la transformación digital.  Vemos un futuro muy positivo en lo que estamos haciendo. Estamos en un “sweet spot” para desarrollar la compañía hacia un mercado más ampliado y con mayor demanda.