sábado 12 de junio de 2021
ECONOMIA Buscan evitar el pago de u$S2.400 millones en mayo
29-03-2021 13:00

Guzmán ultima detalles de su viaje a Europa para renegociar con el Club de París

La deuda con los organismos y entidades del exterior han generado un clima tenso en las conversaciones. Redoblan las conversaciones políticas y técnicas para conseguir más plazo.

29-03-2021 13:00

Tras las árduas gestiones que realizó durante la semana pasada en Washington con el FMI, el ministro de Economía, Martín Guzmán, ultima los detalles de su viaje a Europa, en donde mantendrá reuniones cruciales con los representantes del Club de París y postergar el vencimiento de 2.400 millones de dólares que tiene la Argentina con ese grupo acreedor, además de mantener reuniones con funcionarios y ejecutivos del viejo continente.

Según comentaron a Perfil en el Gobierno, el ministro viajará a Europa a mediados de abril, en un gira que durará casi una semana y que tendrá como escenario principal París, pero también se va a incluir otras ciudades importantes como Roma, Berlín y no se descarta una breve agenda en Londres.

En medio de un clima de cierta tensión que ha generado en las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional, el ministro Guzmán llevará a las reuniones de la capital francesa el mismo mensaje: “Argentina viene mal desde el Gobierno anterior y no puede pagar”.

El FMI descartó que pueda darle a la Argentina un plazo mayor a 10 años para repagar deuda

En el Ejecutivo comentan que con esta premisa, el ministro “redoblará” el esfuerzo para que los integrantes del Club de París le den un período de gracia a la Argentina para el pago de los vencimientos.

Si bien aún las conversaciones han sido preliminares, Guzmán solicitaría un período similar al negociado con los acreedores de la deuda privada, por la cual, Argentina comenzará a cancelar montos hacia fines de 2023.

 

En busca de más plazo para pagar

 

Justamente, para “allanar” el difícil camino de convencimiento que tendrá que hacer Guzmán en el viejo continente, el presidente Alberto Fernández mantuvo conversaciones con algunos de los principales líderes europeos.

Fueron conversaciones telefónicas que se vinieron desarrollando durante este mes y en las mismas el presidente habría insistido en la necesidad de reformular el acuerdo suscripto en mayo de 2014.

El punto que resulta casi paradójico es que ese acuerdo, firmado entre la Argentina y el Club de París, se alcanzó en mayo de 2014, y quien condujo ese controvertido convenio fue el entonces ministro de Economía y actual gobernador bonaerense, Axel Kicillof.

En realidad el acuerdo fue criticado, ya que en su momento se cuestionó que había sido una negociación “mal encarada y cerrada”, ya que la Argentina pasó de tener una deuda con ese grupo acreedor de 6.700 millones a reconocer un monto final de casi 10.000 millones de dólares.

La renegociación con el Club de París se da en un momento donde las conversaciones del Gobierno con el FMI pasan una situación “álgida”, especialmente durante la semana pasada.

Precisamente, el 24 de marzo la vicepresidenta Cristina Fernández se mostró contundente al asegurar que “la Argentina no puede pagar porque no tiene plata”, frase que pegó mal en la cotización de los bonos y acciones argentinas en el exterior.

Tras el discurso de Cristina Kirchner sobre la deuda, caen bonos y acciones y sube el riesgo país

 

Sin embargo, claramente la frase no fue expresada al azar. Dentro del Gobierno admiten que el Ejecutivo busca un acuerdo “especial” con el FMI, algo que la cúpula del organismo por ahora no acepta.

“Si el Fondo Monetario se salió del estatuto y le hizo semejante préstamo al gobierno anterior, claramente ahora tiene que asumir su error y hacer también alguna concesión para que la Argentina pueda pagar”, enfatizó un funcionario del Ejecutivo.

Según se comenta en el mercado, el ministro habría “sondeado” con los técnicos del FMI la posibilidad de realizar un acuerdo “light” con Argentina, otorgándole más plazo del que estipula el convenio de facilidades extendidas, algo que finalmente el organismo aclaró con un comunicado la semana pasada, asegurando que los acuerdos tienen un plazo máximo de 10 años.

Las diferencias entre ambas partes se trataron de “mimetizar” en un comunicado que emitió el FMI y que luego destacó Economía, con relación a las “conversaciones constructivas” entre ambas partes, cuando en realidad no hubo ningún avance sustancial y todo indica que será difícil cerrar un convenio con el Fondo este año.

El aspecto quizás más positivo y que le otorga cierto aire a la Argentina es la decisión de la cúpula del organismo de recomendar una ampliación de las líneas de créditos globales, medidas en DEG, por lo cual a nuestro país le corresponderán 4.400 millones de dólares.

Con esa ampliación de la cuota parte, la Argentina podrá pagar los vencimientos que tiene con el FMI este año y de allí comenzará a negociar un acuerdo, pero sin la presión de tener que cerrar aspectos “controvertidos” en un año electoral.

Por otra parte, el presidente Alberto Fernández enfatizó en las últimas horas que  "no existe una contradicción" entre lo que plantean la vicepresidenta Cristina Fernández y el ministro de Economía Martín Guzmán respecto a la negociación con el FMI.

"No existe la contradicción entre Guzmán y Cristina. Es una contradicción que nos quieren imponer por el deseo de dividirnos. A lo sumo hay un modo diferente de decir las cosas. ¿Qué posibilidad tenemos nosotros de pagar U$S 18 mil millones de dólares el año que viene? Ninguna. Lo que estamos diciendo todos es que la deuda que heredamos en los términos en los que está es impagable", agregó el presidente.

LR