ECONOMIA
BUSCAN ASEGURAR DIVISAS

Kicillof dará beneficios a empresas de los países del Club de París

Apuesta a seducir a las compañías que inviertan: las liberarán de restricciones para las divisas. No descartó renegociar el Boden 2015. Fondos buitre, la agenda que sigue.

Anoche. Satisfecho por el arregló, el funcionario reunió en su casa de Parque Chas a periodistas.
| Gza. ministerio de economia

Conseguir divisas para aliviar la situación económica es un mandato de la Presidenta, y no sólo implica resolver cuanto antes la agenda financiera, como el reciente arreglo con el Club de París, sino que incluye hasta levantar restricciones en las importaciones y el giro de utilidades a las empresas de los países con los que se llegó al  acuerdo. Así lo afirmó anoche el ministro de Economía, Axel Kicillof, en una inusual rueda con periodistas en su domicilio, donde resaltó el logro de haber solucionado una deuda impaga de US$ 9.700 millones, “sin la participación del Fondo Monetario Internacional, ni como observador”, y a tasas más bajas que en otras oportunidades.
“Si llegan divisas por inversión extranjera directa, se soluciona lo que pueda aparecer como una restricción de divisas, dado que se está generando una fuente de divisas”, expresó el funcionario al cerrar una de sus mejores semanas en el Palacio de Hacienda. “No es un compromiso, pero en la medida en que entren divisas habrá una ecuación más holgada”, dijo.
Sin ocultar su enojo por los que siempre le “buscan el pelo al huevo”, y en el mismo sentido de apuntalar reservas para mejorar la economía, Kicillof reveló que, ante una situación determinada, no descarta renegociar el Boden 2015, un título público que incluye pagos por US$ 5.800 millones el año que viene. “Hay que ver los escenarios, porque nosotros tenemos un objetivo y los instrumentos no son ni de izquierda ni de derecha”, explicó ante una pregunta puntual de PERFIL acerca de la posibilidad de renegociar esa deuda en vez de, como hasta ahora, pagarla con reservas. “No se vive al contado”, había dicho días atrás.
Sobre una colocación de bonos tradicional con bancos de inversión, el ministro evitó dar definiciones, aunque reconoce que, “ahora que Brasil es mal alumno, hay apetito por la Argentina, como dicen en su jerga”. Sin embargo, dio pistas sobre la búsqueda de fondos que se viene:
◆  “Esto seguro cayó bien” en los países que votan en contra del país para otorgarle nuevos créditos.
◆  “Estamos implementando búsqueda de financiamiento para obras que requieren divisas”, como el Belgrano Cargas y las represas Kirchner-Cepernic en Santa Cruz.
Ahora, el funcionario no fue tajante sobre un impacto positivo en una tasa más baja para las provincias (Buenos Aires quizo colocar US$ 500 millones y le pidieron 12%, cuando YPF pagó 8% y otros países, 4%), aunque da la sensación de que es conciente de esa meta. Para entender el costo del crédito, sugirió a este diario leer “el capítulo 16, 17 y 18 de la Teoría General de Keynes”, que reposaba en su biblioteca. “La velocidad con la que hemos avanzado en estos acuerdos (N.del R.: Ciadi, Club de París y Repsol) surge de la decisión de la Presidenta de resolver la agenda financiera”, explicó. En su mirada, los arreglos externos forman parte de un paquete más amplio (con créditos y aliento a la demanda) para busca reactivar la economía en un año donde en el primer trimestre el PBI ya no creció. Kicillof habló en medio del vendaval que azotó al Gobierno tras el llamado a indagatoria al vicepresidente Amado Boudou: “Los jueces en la Argentina tienen mucha precisión, porque el juicio tiene dos años y justo el llamado sale hoy”.
Kicillof llegó ayer a la madrugada desde París, luego de una negociación donde el país se comprometió a pagar US$ 1.150 millones más intereses hasta mayo 2015, y luego hasta US$ 2.250 millones por año. “El impacto en las reservas es menor”, dijo, y negó créditos con el Banco de Francia para el primer pago. En la agenda del funcionario resalta ahora el 12 de junio, día que la Corte Suprema de Justicia de EE.UU. dirá si toma o no el caso argentino, aunque evitó dar precisiones.

¿Nació el cupón de Axel?
El acuerdo firmado con el Club de París incluye la posibilidad de un pago extra a los acreedores en caso de que lleguen inversiones desde los países miembro. El ministro Axel Kicillof reveló que el dato para determinar si  se paga o no surgirá de la medición de inversión extranjera directa (IED) del Banco Central. Y se apuró a diferenciarlo del “cupón del PBI”, el plus que en su momento el ministro Roberto Lavagna sumó a la restructuración de bonos y que hoy es un dolor de cabeza para las reservas. “Tenemos vía de escape, por si no se puede pagar, pero nuestro espíritu es hacerlo, hacer socios nuestros a los países”. El funcionario, además, aseguró que espera que “puede haber un flujo de inversiones que alivie las reservas” y traiga paz cambiaria, pero igualmente acusó de la suba del dólar blue a movimientos especulativos y no a la política económica.

Esto no les gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite