viernes 01 de julio de 2022
ECONOMIA TRABAJO 2022

La generación de empleo es una de las claves para poner en marcha la economía

El ausentismo que generan los contagios por covid en las empresas también preocupa por los nuevos puestos de trabajo. Referentes de la CGT y la UIA debaten cómo crearlo.

09-01-2022 03:11

El impacto inesperado que está tendiendo la variante ómicron en el ausentismo de las empresas y su impacto en el nivel de recuperación de la economía este año podría golpear también de lleno  en la generación de empleo.

De hecho en el sector privado insisten en que no se generan nuevos puestos de trabajo desde 2011 y que en los últimos siete años no creció el nivel adquisitivo salarial.

En el Gobierno lo miran de otro modo. Creen que en el 2022 existe una oportunidad de aumentar los puestos de trabajo y de ir pasando a los trabajadores informales a la formalidad. Se basan en los datos de recuperación de puestos de trabajo durante el 2021 en relación a los que se perdieron durante el tramo duro de la pandemia.

Los datos de la nueva Encuesta de Indicadores Labores octubre/noviembre 2021 abonan esa hipótesis que, además, alienta al ministro de Trabajo, Claudio Moroni, a considerar que la paritarias que se iniciarán en dos meses tendrán chances de que el salario ésta vez sí le gane a la inflación.

Desde la cartera laboral estiman que tendrá un protagonismo troncal las paritarias 2022, a las que apuestan con un formato similar a las del año pasado; es decir con revisiones frecuentes. Este esquema debería convivir con una pauta de inflación aún incierta; ya que para el equipo económico representará un 33% de aumento en todo el año, pero por ejemplo, la reciente encuesta de espectativas que realiza  el Banco Central (REM) entre las consultoras más importantes acaba de señalar que se proyecta una suba de 55,8% entre enero y diciembre de 2022.

Pero, por supuesto, todo esto está atado a que la economía crezca para que, de su mano, también pueda aumentar el empleo.

De hecho en esta mismas páginas dos referentes de la CGT y de la Unión Industrial como son Jorge Sola (vocero de la central sindical y titular del gremio de Seguros) y el economista Pablo Dragún, director del CEU-UIA y miembro del Consejo de Administración de la OIT debaten sobre cómo generar empleo en la Argentina pospandemia.

Por ejemplo Sola propone la inversión en formación profesional y el traspaso de los trabajadores informales a la formalidad como una de las recetas troncales para generar empleo en este flamante año.

Dragún, desde la mirada de la UIA observó que tener una macroeconomía ordenada es una de las claves para garantizar la generación de empleo de calidad. Además, esa posibilidad, generaría mejores condiciones para que la Argentina mejore el perfil de sus exportaciones, que son una entrada genuina de divisas.

De acuerdo con la encuesta mensual del Trabajo Registrado, que coordina Diego Schleser, subsecretario de Estudios y Estadísticas, el número de trabajadoras y trabajadores con empleo asalariado registrado del sector privado acumula 12 meses consecutivos de crecimiento. El nivel de empleo asalariado registrado en empresas de más de diez personas creció un 0,4%, en noviembre de 2021.

En octubre de 2021 se registraron 146 mil personas más en el segmento ocupacional del empleo asalariado registrado privado que el mismo período del 2020 y se recuperó el 78% de los puestos perdidos durante los primeros meses de pandemia.

Las ramas de actividad que mostraron mayor dinamismo mensual fueron:

Hoteles y restaurantes 1,9%; ️ Construcción 1,3% ; explotación de minas y canteras 0,6%;  Comercio y reparaciones 0,3% y enseñanza 0,3%.

Del mismo modo, la tasa de empleo (la relación entre el empleo y la población total) presenta el mayor valor desde el año 2013. Y la cantidad de mujeres ocupadas se incrementó un 16,4%. Entre los varones el crecimiento de ocupación fue del 14,5%.

De acuerdo con una radigrafía de la CGT, el mercado de trabajo en Argentina comprende a 12 millones de ocupados sobre una población de 45,8 millones de personas.

De esos 12 millones de trabajadores, el 72,6% son asalariados. Es decir, comprenden un universo de casi nueve millones de personas.

Pero ese mapeo también advierte que sobre màs de 15 millones de personas que componen la poblaciòn económicamente activa, hay casi 3,5 millones de que no son asalariados; es decir que trabajan facturando o sin los beneficios de una relaciòn de dependencia. Eso pone el acento espepecialmte en la situación de los profesionales, pero también de las poblaciones más vulnerables que se emplean en negro y por lo tanto tiene menos acceso a la formalidad.

 


 

Cinco propuestas de la CGT para crear trabajo

Jorge Sola *

La solución a la crisis del empleo mundial, una gran preocupación en nuestro país, puede comenzar a encontrar soluciones en un contexto que va desde lo inmediato a lo mediato. La esperable respuesta que con inversión productiva se genera empleo registrado, no siempre genere ese objetivo de un modo pleno y genuino. A continuación, sucintamente, propongo algunos aspectos a tener en cuenta para ir sorteando a la crisis y generar las políticas de Estado necesarias para el mantenimiento. No pretende ni ser definitivo, y muchísimos menos, abarcativo de la complejidad social, cultural y económica del trabajo.

Componentes claves de un plan de creación de empleo. Fortalecimiento de las políticas industriales para apoyar a la inversión nacional, con especial énfasis en las Pymes. Inversión Pública en obras de infraestructura para vialidad, educación, salud, educación, medio ambiente y energía sustentable. Promoción del trabajo decente a través de prácticas de regulación, incentivos fiscales y tributarios, adquisición de nuevas habilidades y contrataciones a largo plazo. Formalización de la economía informal mediante medidas de promoción de la regularización de nuevas modalidades del trabajo. Inversión en formación y desarrollo de nuevas habilidades y competencias en el trabajo para ayudar a adaptarse a nuevos puestos de trabajo en la economía del futuro. Participación plena de los sindicatos en la elaboración de los planes de empleo, con incidencia en las actividades que representan

Elementos que no deben figurar en un plan de creacion de empleo. Utilizar niveles salariales bajo y normas laborales insuficientes como medios para atraer la inversión extranjera directa.

Desregulación y debilitamiento de los derechos de los trabajadores. Reducción de los costes del trabajo en lo concerniente a salarios y cotizaciones a la seguridad social. Debilitamiento de la negociación colectiva. Proporcionar recorte/subsidios fiscales sin condición alguna a empresas que no tengan como contraprestación, no solo la inversión, sino la creación y retención de empleo.

Cinco politicas de Estado para generar empleo. 1. Inversión en Programas Públicos Productivos de empleo.

2. Estimulación de empleos de calidad.

3. Transición de la economía informal a la economía formal.

4. Inversión en la formación y capacitación profesional.

5. Políticas fiscales, legales y administrativas para el desarrollo de industrias nacionales.

* Vocero de la CGT.

 


 

Desde la UIA aportan ideas para generar empleo de calidad

Pablo Dragún *

Desde hace una década, la generación de empleo formal privado industrial se encuentra estancada. Aún tomando en cuenta la recuperación del último bienio, los indicadores muestra que estamos 150 mil puestos de trabajo por debajo del récord de 2013. Para avanzar sobre la agenda que genere empleo formal, Argentina necesita diseñar políticas de Estado basadas en el diálogo social tripartito.

Tres dimensiones de esta agenda son prioritarias. La primera de ellas, una macroeconomía previsible que promueva el crédito y el crecimiento, impulsando la demanda.

En segundo lugar, consolidar la oferta laboral con programas de formación profesional orientados a desarrollar las capacidades que requiere la Industria 4.0 y que mejoran la productividad. Por otro lado, también es prioritario trabajar sobre la demanda. La industria y los servicios basados en conocimiento son sectores transables que requieren mejoras en las condiciones de costos –tanto para ser competitivos como para generar empleo de calidad–. La tercera dimensión que resulta necesario abordar es la de los costos laborales no salariales que impactan de manera negativa en las decisiones para ampliar la nómina de trabajadores, así como las dificultades burocráticas y administrativas derivadas de ellos.

*Director del CEU-UIA.

En esta Nota